• 1

JORGE BRICEÑO VIVE

Las Fuerzas Armadas Revolucionaras de Colombia, Ejercito del Pueblo, con profunda emoción, agradecemos las más diversas demostraciones de amor y solidaridad expresadas por amigos, camaradas, trabajadores y organizaciones revolucionarias, jefes de Estado y de gobierno, con ocasión del cobarde asesinato de nuestro camarada y comandante Jorge Briceño.
Contrario a la rabiosa pretensión de la oligarquía colombiana y del imperio norteamericano de destruir con calumnias y groseras comparaciones el nombre y el ejemplo de heroísmo de nuestro inolvidable camarada, los sentimientos y manifestaciones surgidas desde las mas diversas latitudes expresan el reconocimiento y la admiración al hombre que sin ningún interés personal entregó su vida a la causa de su pueblo, que es la causa por la independencia y la paz con justicia social.

Con profundo dolor, con el puño cerrado y el pecho oprimido de sentimiento, informamos a nuestro pueblo colombiano y hermanos latinoamericanos, que el comandante Jorge Briceño, nuestro bravo, altivo y héroe de mil batallas, comandante desde las épocas gloriosas de la fundación de las FARC-EP, ha caído, en su puesto de combate, al lado de sus hombres y al frente de sus responsabilidades revolucionarias, como resultado de un cobarde bombardeo al estilo de las blitzkrieg del ejército Nazi. Junto a él cayeron otros 9 camaradas a quienes también rendimos nuestro sentido homenaje.

Comunicado del Bloque Iván Ríos de las FARC-EP
La construcción de la hidroeléctrica Pescadero - Ituango evidencia una vez más la injusticia social, el desequilibrio regional en Colombia y la rapiña de sectores económicos regionales, nacionales y extranjeros por apropiarse de las riquezas naturales.

"Aquí no habrá tiranos ni anarquía mientras yo respire
con la espada en la mano."

SIMÓN BOLÍVAR.

Estamos en marcha por la dignidad de la patria. La batalla por la independencia no ha terminado, ha entrado en su fase decisiva.

No podemos proclamarnos libres cuando la política de dominación de un imperio nos subyuga y nos somete con la complicidad apátrida de las oligarquías, y nos aprisiona la inhumanidad de las cadenas de la esclavitud neoliberal.

Hace cuarenta y seis años que la oligarquía más reaccionaria, sanguinaria, terrorista y sumisa a la estrategia imperialista de los Estados Unidos en Colombia, decidió empujar a la nación por el pavoroso camino de la guerra, haciendo oídos sordos a las miles de voces que clamaban por el imperativo del  dialogo y las salidas políticas por encima de las agresiones militares contra  los campesinos de Marquetalia. Y el poder de la violencia y el terror, agitados en la biliosa y provocadora palabra del senador Álvaro Gómez Hurtado quien nunca iría a la guerra, y que obnubilado por el terror de las falanges franquista en España, ambientó, sobre la mentira, la nueva justificación del nuevo ciclo de violencia como metodología para arrasar al opositor político.

Con el triunfo ilegítimo del continuismo, repudiado por la abstención ciudadana, el país ha entrado en un proceso de radicalización de la lucha política, en el que el pueblo será protagonista de primera línea.

Toda la maquinaria del Estado, todos los recursos mafiosos del gobierno, sus mañas delictivas de fraude y corrupción, de chantaje e intimidación, fueron puestos al servicio de la victoria del continuismo buscando desesperadamente por esa vía un escudo que proteja a Uribe de la inminente acusación del pueblo y la justicia, frente a una gestión criminal y de lesa patria.

Frente a la sindicación gratuita, fabricada y sin ninguna prueba y los rumores esparcidos por los especialistas de la guerra sucia al interior del estado y mencionadas por el candidato del Polo Democrático Gustavo Petro, sobre un supuesto atentado contra su vida, por parte de las FARC EP,

Videos