El pasado 28 de mayo el señor Uribe, posiblemente, haya cumplido con los requisitos legales exigidos por todos los teodolindos y la Corte Constitucional para su reelección, pero estuvo muy distante de la legitimidad que reclama. El 73% de los colombianos en capacidad de votar nada quiso saber de sus estrategias mesi! ánicas, elitistas, paramilitarizadas y anti patrióticas que han acrecentado la polarización nacional, atizando odios y alejado la solución política del conflicto social y armado.

En estas votaciones fue significativo también que el Partido Liberal haya salido golpeado como nunca antes porque una parte importante de sus jefes fue a parar al uribismo en busca de prebendas. Trascendente la votación obtenida por Carlos Gaviria que convirtió al Polo Democrático Alternativo en una fuerza política de importancia para el futuro de Colombia.

Conocidos los resultados electorales, ante el clamor nacional las FARC ratifican sus propuestas de canje de prisioneros y de salidas políticas al conflicto social y armado.

El gobierno deberá definir entre las afirmaciones de algunos de sus ministros sobre la necesidad de buscar caminos de acercamiento y las peroratas de altos mandos sobre mayor accionar militar y más guerra como forma de presionar una rendición, vieja, desgas! tada y fracasada estrategia gringa que solo ha generado increm! ento y e xtensión de la confrontación armada.

Hacemos un vehemente llamado patriótico a la oposición electoral, a quienes se abstuvieron, a los trabajadores sindicalizados, a los independientes, desempleados, desplazados, indígenas, negritudes, maestros, estudiantes, a todo el pueblo amante de la paz con justicia social y el canje de prisioneros, a impulsar y participar de la lucha organizada de las masas en campos, poblados y ciudades, las carreteras, barrios, fábricas, universidades y colegios en una gran cruzada para cerrarle el camino al Terrorismo de Estado del gobierno fascista, a las extradiciones, la violación de nuestra soberanía, al neoliberalismo, a la vulgar intromisión de Estados Unidos en nuestro conflicto, y por la conformación de un Nuevo Gobierno de Reconciliación Nacional, pluralista, patriótico y democrático, garante de los intereses mayoritarios de nuestro pueblo.

Secretariado del Estado Mayor Central de las FARC-EP
Montañas de Colombia, Junio 20 de 2006