Unknown column 'a.client_id' in 'where clause'
  • 1
DESBROZANDO IDEAS
 
El domingo 15 de junio tendrá lugar la segunda vuelta de las elecciones a la Presidencia de la República, la cual se definirá entre el candidato del Centro Democrático, Oscar Iván Zuluaga y el candidato de la Unidad Nacional, el actual Presidente Juan Manuel Santos. Diversos medios y analistas coinciden en que ese día los colombianos se encargarán de elegir entre la guerra y la paz.

En este aniversario del surgimiento de las FARC en Marquetalia, va nuestro más afectuoso abrazo a los hermanos que en Caracas, cuna del Libertador Simón Bolívar rememoran, en emocionante gesto de solidaridad, el nacimiento de una esperanza en las laderas del nevado del Huila.

La actual campaña por la presidencia indigna y produce asco. Los colombianos queríamos ver banderas programáticas desplegadas, pero sólo vemos flamear las banderas de la ruindad y la miseria política.
Siempre hemos querido conocer de los candidatos a la Presidencia, argumentos políticos y sociales, opciones y proyectos de estadistas para sacar adelante la patria, la visión de un país sin desigualdades, pero solo escuchamos la diatriba colérica y la incitación al odio, trinos que no son trinos, sino chillidos de “pájaro” de la violencia, que se replican con argumentos andrajosos.

El presidente de Colombia, que adelanta un proceso de paz con las FARC en La Habana, afirmó en reciente teleconferencia con los jefes militares y policiales, que: “Hay que mantener la ofensiva; aquí no vamos a dejar de ser contundentes en todo el accionar de nuestras fuerzas armadas frente a la guerrilla, sino hasta el momento en que firmemos los acuerdos”.

Después de una ensordecedora campaña propagandística y psicológica sobre la existencia de Repúblicas Independiente dentro del territorio colombiano; que estarían dirigidas por comunistas y amenazaban la integridad y soberanía nacional; todos los poderes del Estado, las élites y sus organizaciones, se pusieron en pie de guerra. El enemigo a aniquilar se encontraba, principalmente y para entonces en la Región de Marquetalia.