Unknown column 'a.client_id' in 'where clause'
  • 1
(Reflexiones sobre cómo alcanzar la paz verdadera)
 
Las expresiones políticas del bloque de poder dominante, conservadoras o liberales, santistas o uribistas, en últimas neoliberales fascistas unos y más fascistas otros, seguirán bendiciendo con elecciones y politiquería clientelar de la más barata, esa que se hace con mermelada y feria de cargos, su reparto del poder, sin resolver  por las buenas las causas de una confrontación de clases de más de medio siglo. De contera, según se ve parece que siguen pensando que en La Habana lo que cabe es el sometimiento de la insurgencia y su posterior encarcelamiento, mientras a gran parte de la izquierda o de los sectores democráticos se los trata de meter en el redil del oportunismo o del miedo y, en últimas, en el sofisma de definirse por la paz o por la guerra, representando estas opciones dentro del falso dilema maniqueo en el que el uribismo es la guerra y el santismo es la paz. Se pretende que pasemos por alto que ambas cabezas de estos sectores del bloque de poder dominante son la encarnación, con matices, del militarismo, la plutocracia y la entrega a Washington.
Nunca conocí al cura Manuel Pérez, pero tengo de él la imagen afable, fraterna y carismática, descrita por los guerrilleros y guerrilleras de las FARC-EP que compartieron con él en Casa Verde, en la época de la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar. Tampoco conocí al cura Camilo Torres, pero me llegan los ecos de su espíritu de combate, su amor por el pueblo y por las luchas populares, y la consecuencia de su pensar con su accionar, por lo que entregó su vida.

El día 26 de junio el Señor Álvaro Uribe manifestó por diversos medios que en las anteriores elecciones presidenciales las FARC-EP exigieron “con fusil en el cuello” a los pobladores de las regiones rurales de Colombia “que tenían que votar por el presidente Santos”.  Se trata sin lugar a dudas de un nuevo episodio de calumnia y delirios de este reconocido enemigo de la paz y de la reconciliación de los colombianos.
La propaganda como estrategia hegemónica de poder ya no es secreto, mucho menos en Colombia. La continua difamación, la desinformación y la guerra mediática directa contra sectores sociales críticos del sistema - y en especial contra la insurgencia - son el pan de cada día.
DESBROZANDO IDEAS
 
El domingo 15 de junio tendrá lugar la segunda vuelta de las elecciones a la Presidencia de la República, la cual se definirá entre el candidato del Centro Democrático, Oscar Iván Zuluaga y el candidato de la Unidad Nacional, el actual Presidente Juan Manuel Santos. Diversos medios y analistas coinciden en que ese día los colombianos se encargarán de elegir entre la guerra y la paz.