Unknown column 'a.client_id' in 'where clause'
  • 1

Quisiera dejarles presente que cada día que pasa en estas montañas, se sienten los pasos agigantados de nuestro pueblo avanzando hacia la felicidad y en esos pasos que retumban, entre los árboles, están los suyos; pasos que han dejado una huella indeleble en las conciencias, y en los corazones de todo aquellos que sufrimos con ustedes, en esta situación donde el enemigo pretende acallarlos, sin poder conseguirlo…

Desde estas montañas que reclaman tus pasos, hay una inmensidad de hombres y mujeres que al igual que tú, daremos la vida si fuera necesario por ver  florecer una  Colombia Nueva,  justa, y libre, donde nuestros hijos no corran peligro de ser maltratados, perseguidos y asesinados.

Te envío un fuerte, revolucionario, y marulandiano saludo deseándote que te encuentres bien de salud, aun en medio de las precarias condiciones en las que te tienen prisionero. Me siento muy orgullosa de ti, por la fortaleza que has tenido en esa otra trinchera de combate y muy contenta porque te pude escribir (desde hacía mucho tiempo quería hacerlo, pero no se me había presentado la oportunidad).

Los guerrilleros los admiramos por su temple ante ese momento tan difícil donde el régimen carcelario los somete; desde las montañas hacemos todos los esfuerzos para que ustedes regresen con nosotros y seguir la senda trazada por nuestros comandantes Manuel Marulanda y Jacobo Arenas.

Desde las montañas Guerrilleras les mandamos una luz de esperanza y ánimos a que sigan luchando. La cárcel no será para los que se atrevieron a  luchar por la dignidad y la liberación delos pueblos sino que será para todos los que siguen saqueando nuestras riquezas.