• 1
Con conocimiento de causa, nuestro duro rechazo a la represiónde la que son víctimas y nuestro mayor esfuerzo por visibilizar sus luchas y resistencias compartidas por noso tros, al tiempo que denunciamos la aguda crisis judicial y humanitaria que sufrimos los procesados políticos colombianos, nuestras familias, nuestros defensores y colectivos solidarios hacia quienes se ha hecho extensiva la persecución. Desde las más diversas latitudes los invitamos también a acompañarnos en nuestra exigencia de reconocimiento y libertad, así como aupar la lucha por una Colombia nueva, anhelo que jamás podrá ser apresado.
Sin duda alguna, todos aquellos que logramos salir vivos y cuerdos de esa máquina de destrucción que es el sistema penitenciario, lo hacemos con el inmenso compromiso de luchar día a día por buscar la libertad de los miles de hombres y mujeres reducidos en su humanidad por la insania del régimen jurídico colombiano vigente. Adeudaba empezar a rubricar este deber para con mis compañeros retenidos por el Estado, así como saludar la ingente solidaridad nacional e internacional recibida para con mi caso, que tomo ante todo como un grito acompañante de los espíritus libres para con los prisioneros políticos colombianos, de apoyo a la Marcha Patriótica como opción política por la transformación, y como clamor por la auténtica democratización de nuestro país, que incluye necesariamente el replanteamiento de fondo de todo el sistema judicial y carcelario.

Como parte del trabajo para desarrollar y madurar el Movimiento Nacional Carcelario, como motor de la lucha contra el sistema penitenciario colombiano, caracterizado por sus tratos crueles,degradantes e inhumanos; nos hemos puesto en la tarea de acercarnos a las demás expresiones de lucha organizada de la sociedad colombiana, en el entendido que, primero, los lazos de solidaridad y hermandad entre los sectoresatropellados, oprimidos y excluidos no son una capricho sino un imperativo para la construcción de nuevas, diversas y creativas formas de lucha que nos permitan actuar mancomunadamente en la construcción de una sociedad distinta a la actual.

Ponencia presentada en el FORO NACIONAL  DE VICTIMAS -CALI    
 
A los prisioneros políticos y de guerra, no solamente se le viola el derecho de defensa,  el debido proceso y al conocimiento de sus derechos, también sus derechos consagrados en los marcos legales nacionales e internacionales. 

Así pues, la invitación a todos los prisioneros, familiares, academia, organizaciones y movimientos, sociedad civiles en general, a unir fuerzas que decanten en lo ya planteado. Los prisioneros debemos ser actores, sujetos activos en la transformación que el país y el mundo necesita.