• 1

Contrario a lo que plasman nuestras normas disciplinarias respecto del trato digno y humano que debemos dar a los prisioneros de guerra, lo más resaltante en las cárceles del régimen es el trato degradante y humillante que nos da el INPEC, y la manera en la que violan nuestros más elementales derechos de forma permanente, sistemática y voluntaria.

Todas las conductas propias del alzamiento en armas y que podían considerarse como actos de combate propios de la complejidad del delito de Rebelión, son tipificados como delitos no conexos, tratados como delitos comunes, crímenes de guerra y delitos de lesa humanidad. Es así como la mayor parte de los alzados en armas estamos procesados por delitos excluidos de amnistía e indulto: porte ilegal de armas, concierto para delinquir simple y agravado, secuestro simple y extorsivo, extorsión, homicidios en combate y fiera de éste, hurto simple, calificado y agravado, financiación de actividades terroristas, terrorismo, entrenamiento de grupos, reclutamiento de menores, desplazamiento, genocidio, desaparición y muchos más.

Queridos compañeros, camaradas,

Con la triste autoridad y el orgullo militante de haber estado 23 años encarcelado y dos veces condenado a muerte en la España de Franco, os envío el abrazo más entrañable y mi solidaridad política y humana. La SOLIDARIDAD no tiene fronteras ni distancias y todos conocemos vuestra existencia y estamos orgullosos de vuestra lucha y vuestros sacrificios. Salud hermanos y que nunca os turbe el desaliento.

Os arrancaremos de las sombras, os devolveremos la luz del día y la libertad que os arrebataron. Que hay cien pueblos que os llaman y que os buscan con sus lámparas rojas avanzando desde las cinco partes de la tierra.

No quiero terminar sin dedicar un saludo muy especial para vuestras familias, que son las que más sufren y que, como ocurrió en España, vivirán pegadas como enredaderas del dolor y la esperanza a las puertas de vuestras prisiones.

Salud, camaradas, no os olvidaremos.

Un fuerte abrazo para todos y cada uno de vosotros

Siempre en la lucha,

MARCOS ANA

La Cadena Radial Bolivariana publicará una serie de artículos que han sido enviados a las montañas de Colombia y escritos por Prisioneros Políticos y de Guerra de las FARC-EP, con el objetivo de mostrar a nuestros lectores, de primera mano, cómo el Estado colombiano viola permanente y sistemáticamente sus Derechos Fundamentales, convirtiéndolos en sujetos de una gravísima clase victimización, ya que la misma se presenta de manera constante y a nivel nacional en todos los centros penitenciarios. Por otro lado, a través de las historias de vida de algunos prisioneros podremos apreciar que la gran mayoría de ellos fueron victimizados por el Estado y sus grupos paramilitares, mucho antes de haber pertenecido a organización insurgente alguna. Por eso, si el gobierno colombiano quiere realmente la paz en Colombia debe dar muestras de voluntad para avanzar hacia la reconciliación nacional, y liberar a todos los Prisioneros Políticos y de Guerra, los cuales son víctimas del Estado colombiano y de la aplicación de su Terrorismo de forma sistemática.

La Penitenciaría de San Isidro Popayán, es conocida por la sistemática violación de los derechos humanos de los internos por parte del INPEC, como La Roca.
Los presos del país denunciamos ante la opinión pública, las atrocidades cometidas por cuadros de mando y dragoneantes del INPEC contra la población reclusa en esta penitenciaría, en especial, la saña con la cual son maltratados los presos políticos y prisioneros de guerra.