• 1
La DELEGACION DE PAZ DE LAS FARC EP, emite denuncia pública ante los organismos de derechos humanos y ante la comunidad nacional e internacional contra el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario de Colombia (INPEC), por la muerte del prisionero político de las FARC-EP Pedro Rosas Pérez, seudónimo DIOMER MARTINEZ, con TD 11672, quien se encontraba recluido en el establecimiento penitenciario de Acacias (Meta) y quien a pesar de las constantes solicitudes para que se le atendiera de manera urgente e inmediata, falleció el día de viernes 14 de febrero en la ciudad de Bogotá, debido a omisión médica, según denuncian los demás prisioneros.
A diario se escuchan noticias de capturas de toda índole en las regiones, ciudades, pueblos y campos colombianos. Estas capturas indiscriminadas y masivas se constituyen en “triunfo” para las autoridades que a toda costa buscan marcar “positivos”, como si ese fuera el rasero para definir los beneficios que pueden o no entregar a la sociedad. ¿Pero a quién se captura?, pues no se trata solamente de personas que cometen delitos comunes por cualquier motivo - incluyendo el principal el de pobreza - sino también de campesinos, indígenas, estudiantes, dirigentes populares, etc. que participan de protestas por legítimas reivindicaciones.
Los Presos Políticos y Prisioneros de Guerra de las FARC EP, recluidos en las diferentes cárceles y penitenciarias del país, denunciamos ante la opinión pública, entes de Control y Disciplinarios, Fiscalía General de la Nación, y ante la comunidad internacional, NUEVAS VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS en contra nuestra por parte del Estado colombiano en su institución INPEC, así como en contra de la población social reclusa en general, en colusión con los llamados Caciques, como en el caso denunciado en la cárcel la Modelo Bogotá.
ESTIMADAS COMPAÑERAS PRISIONERAS POLÍTICAS DEL COMPLEJO PENITENCIARIO Y CARCELARIO DE JAMUNDÍ (VALLE DEL CAUCA).
 
La Delegación de Paz de las FARC-EP ha recibido el día 25 de enero, la carta que ustedes dirigen a la Mesa de Conversaciones de La Habana en la que reflexionan de manera clara y justa sobre las nefastas condiciones de reclusión del conjunto de la población carcelaria, pero especialmente las que padecen los prisioneros y las prisioneras políticas, cuyos padecimientos se extreman por la vindicta que por tal condición de rebeldía desbocan sobre ellos los carceleros y las autoridades del régimen de terror que impera en Colombia.

A los guerrilleros y las guerrilleras que se encuentran en las mazmorras del régimen colombiano.

Camaradas, va mi abrazo Revolucionario,

Les escribo desde las la Montañas de Colombia, tan lejos, pero a la vez tan cerca de ustedes, para decirles que nunca olvidamos a los nuestros; que siempre serán motivo de orgullo, nuestros guerrilleros y guerrilleras que enfrentan con dignidad y firmeza las humillaciones y ultrajes que reciben a diario en esos centros de castigo que son las cárceles colombianas.