• 1
  • Aprehensiones y desconfianzas justificadas

Marulanda y los comandantes de las FARC tenían muchas razones para desconfiar de la reales intenciones de Pastrana, pese a éste mostrarse aparentemente muy interesado en dialogar, negociar y llegar a acuerdos sinceros.


¿Pro-sovietismo de las FARC?

Es cierto que le Partido Comunista Colombiano (PCC) fue un partido pro-soviético y que tuvo mucho que ver con el origen y el desarrollo de las FARC. Pero las cosas no se quedan ahí ni siquiera tiempo atrás, mucho menos ahora.

El PCC fue también un partido inmerso en formas de lucha no tan afines a la visión soviética, impregnado el PCUS de esos tiempos de la concepción que exaltaba la llamada “vía pacifica” al socialismo.

El secuestro del integrante de la Comisión Internacional de las FARC-EP, Rodrigo Granda, tiene que marcar un antes y un después en la concepción política de la izquierda. No basta con la condena, más o menos firme, y el rechazo de una acción que recuerda lo acontecido con el Plan Cóndor en los años 70, sino que obliga, ineludiblemente, a dar un paso delante de las organizaciones progresistas y revolucionarias: es el momento de que en los foros que se van a celebrar a lo largo del año 2005, el primero el próximo 26 de enero en Porto Alegre, se adopte como resolución el reconocimiento de la guerrilla colombiana (tanto a las FARC-EP como al ELN) como fuerza beligerante y, de esta forma, intentar presionar a los diferentes gobiernos para que ese reconocimiento, que ya es de facto, sea de iure, acorde al derecho internacional.
Creo muy importante que el comandante Fidel Castro haya escrito y publicado su reciente libro “La Paz en Colombia”, revelador no solo de valiosas informaciones sobre relaciones cubano-colombianas de diferentes índoles y sobre ese y otros procesos, sino –y sobre todo- de aspectos muy singulares e importantes de sus convicciones, concepciones e iniciativas como estadista y líder político sobresaliente de nuestra América y el mundo.
El accidentado siglo XX, considerado por Hobswann como un siglo corto, se caracterizó por el vertiginoso y en no pocas ocasiones encarnizado decursar de los acontecimientos. El acelerado desarrollo de la ciencia y la técnica, por un lado, acercó al hombre a parámetros insospechados anteriormente en el largo proceso de humanización y control sobre las fuerzas ciegas de la naturaleza, mientras que por otro ha acentuado las dicotomías y disparidades existentes entre las naciones Así, ha llevado al mundo al borde del colapso ecológico, ha promovido de manera creciente la crueldad de la guerra y alcanzado niveles de bestialidad y exterminio masivo desconocidos en siglos anteriores.
Al hacer la presentación de mi reciente libro Bolívar, el hombre de América, y al anunciarles hoy la publicación de la segunda edición del mismo, quiero tomar como punto de partida para la tertulia de hoy las palabras del Libertador Simón Bolívar, pronunciadas en Bucaramanga en 1828 cuando se reunía la Convención de Ocaña:
Política : es el arte o traza con que se conduce un asunto o se emplean los medios para alcanzar un fin determinado, lo cual requiere de habilidad, diplomacia, estrategia, ideales y poder de convencimiento.

Videos