• 1

La triste realidad de esos muchachos soldados es ejemplarizante para los colombianos. Un ejército que es capaz de torturar a sus propias unidades carece por completo de valores morales y principios éticos para representar un pueblo y hablar en nombre de él. Máxime cuando la práctica de la tortura por parte de los militares es consustancial al abrazamiento de las doctrinas foráneas de que están imbuídos: Doctrina de Seguridad Nacional, Doctrina del Conflicto de baja Intensidad y sus sucedáneos.

Estas doctrinas creadas por el Pentágono ha criminalizado la mente de los mandos de las fuerzas militares colombianas. Un civil no es un civil, sino un enemigo potencial. Una campesina no es una mujer, sino "algo" que se puede usar sexualmente y castigar porque "quizá es guerrillera". Un niño no es un niño, sino un "espía" o "mensajero" de la guerrilla. Por ello abusan de las mujeres del campo y las indígenas, en utilización del otro fusil de que los dotan la oficialidad de las fuerzas militares. Por ello asesinan niños y en demostración de su sevicia machetean el vientre embarazado para "acabar" la semilla subversiva antes de que nazca.

En sus entrenamientos hasta estribillos tienen: "Este no es mi fusil, es mi pene, y con él barriré a todo enemigo", "mi pene es mi otro fusil para acabar con las guerrilleras h.p.". De igual manera, en sus entrenamientos buscan insensibilizarlos ante el sufrimiento de la gente, los convierten en seres sociópatas, perversos, sin sentimientos ante el sufrimiento del "enemigo".

Desde siempre el generalato de las Fuerzas Militares ha sido torturador. Desde siempre han sido criminales que no respetan el sagrado derecho a la vida. Desde siempre han utilizado enfermos mentales para adelantar sus tareas sucias. Citemos no más los casos de los pájaros durante la violencia de los años cincuenta y su famoso "corte de franela", o los narcoparamilitares de hoy y sus monstruosas criaturas de los "asesinos de la  MotoSierra" y los "Mochacabezas", que sienten placer sexual cuando juegan con las cabezas de sus víctimas.

También los asesinos y depravados sexuales de los organismos de seguridad como el DAS, el F-2, el B-2, y otras siglas, que utilizaban -y utilizan- como una más en su arsenal de torturas la violación de hombres y mujeres para "marcarlos" sicológicamente de por vida, cobrándoles el ser "luchadores populares", y quienes experimentaban -y experimentan- el síndrome de abstinencia cuando no han torturado o asesinado a alguna persona durante una semana.
La criminalidad de la oligarquía

Pero no todo es culpa del generalato. Los responsables máximos son los representantes de la oligarquía que los elevan a esa categoría. Son los Guillermo León Valencias, los Alfonso López, los Virgilio Barco, los Gaviria Trujillos, los Samper Pizano, los Pastranas y, no podía faltar, el Uribe Vélez. Son ellos los que han enseñado y ordenado a los militares asesinar, son ellos los que los envían a las escuelas de asesinos como la "Escuela de las Américas".

Uribe Vélez es un caso especial en la criminalidad de la oligarquía ya que su propio hermano y sus primos conforman grupos narcoparamilitares para asesinar y masacrar más de 50 colombianos. La razón del involucramiento directo en el asesinato de campesinos está en la mentalidad mafiosa y perversa del actual presidente. En su haber está la persecución de los campesinos que invadieron sus propiedades y el posterior asesinato de muchos de ellos.

Ese grupo "excelso" de expresidentes representan a una clase, la oligarquía, sea tradicional o narcoparamilitar -los Santodomingo, los Ardilla Lulle, los Echavarría, los del Sindicato Antioqueño, los del secor financiero- que utiliza el estado como el aparato de defensa de sus intereses mezquinos, y, claro, formando parte de ese estado están las fuerzas militares-narcoparamilitares.

Mejor en la guerrilla

{mosimage}Por lo que hemos podido saber, el entrenamiento de los jóvenes que ingresan a la guerrilla toma un rumbo diametralmente opuesto al que le dan a los soldados de las fuerzas militares oficiales. La formación político-militar impartida a los jóvenes y las jóvenes que ingresan a la guerrilla tiene como base la formación ideológico-política en los principios revolucionarios y humanitaristas  del marxismo-leninismo y el bolivarismo.

Aspectos tales como la formación moral y ética, la vigilancia permanente para que la guerra no llegue a insensibilizar a los guerrilleros y guerrilleras es una tarea diaria de todos los mandos de la guerrilla y de toda la guerrillerada. Su énfasis está puesto en el "ser humano", en el camarada, el compañero, que acaba de tomar una decisión de entregar su vida por la liberación de su pueblo.

{mosimage}En la base de tal visión, está el amor, un profundo amor por toda la gente, por el pueblo. Por los pobres. Quiero tomar fragmentos de la publicación de ANNCOL en la cual reseña la premier de la película "Guerrillera Girl" para darle una base real a mis planteamientos:

"Isabel, una joven militante de una organización de izquierda se ve obligada a enguerrillerarse para poner a salvo su vida y este paso le significa conflictos emocionales, sentimentales, al dejar a sus padres, su vida cómoda de la ciudad y comenzar a transitar su formación y cualificación como guerrillera, en un proceso de adaptación con enormes dificultades.

.En la vida de la montaña todo significa esfuerzo físico a lo cual no está acostumbrado el "citadino". Ello es palpable desde el inicio de la película cuando los "ingresos" van llegando al campamento guerrillero. Caminar entre el barro, en el agua, sobre piedras lisas, son vivencias extrañas a los de la ciudad. Así comienza Isabel a transitar su cambio de vida.

.Todo es nuevo para ella. Incluso una de las escenas crudas de la película, el sacrificio de una res para el consumo de la guerrillerada, se convierte en enorme sufrimiento para Isabel, que sufre también al ver el sufrimiento de la res. Este sufrimiento se eleva infinitesimalmente cuando comprueban al destazar la vaca que ésta estaba preñada. La metáfora de la situación que viven los colombianos está patente en esta escena: derramamiento de sangre -inocente- por culpa de una guerra impuesta, la sangre derramada de los casi de 180 mil víctimas que desde 1964 se reporta como simple dato estadístico, pero que el desangramiento de la vaca nos recuerda cada caso individual.

.Nadie queda impasible ante estos sufrimientos. Nadie queda impasible ante la película. La capacidad artística del Director se evidencia cuando cada espectador reacciona de muy diferentes y variadas maneras ante la historia narrada. Solidaridad, dolor, sensibilización, asco, aprobación, y quizá la más importante acompañamiento de la decisión de isabel. Incluso algunos jóvenes se preguntan: En las mismas o parecidas condiciones, hubiera yo tomado la misma decisión? Ante la dura vida guerrillera, que exige sacrificios las 24 horas del día, mi determinación sería continaur en la vida guerrillera?

..Es de resaltar que la historia de Isabel se entrelaza con la de otros jóvenes, con la del director de la Escuela de Reclutas de la guerrilla, Santrich, personaje que sin pretenderlo nos muestra algo que está muchas veces oculto, no evidente a los ojos del público. La enorme sensibilidad de los guerrilleros, su solidaridad fraternal, su acompañamiento al proceso de asimilación de los guerrilleros nuevos; así como la enorme formación político-ideológica de este guerrillero, así como la de los demás.

.Resalta en la película el deseo de vivir de los guerrilleros, su enorme alegría, y una forma super conocida para enfrentar con éxito los sacrificios, el "mamagallismo". Siempre las sonrisas están a flor de labios, siempre esa sonrisa cómplice cuando Isabel duda ante ciertas órdenes y cómo, Santrich y el comandante de guardia, discuten el avance de la formación de los guerrilleros. Significa que para la dirección de esta organización guerrillera es supremamente importante darle un seguimiento a la formación de sus combatientes, en todos los aspectos, físico, ideológico, moral y ético. En este aspecto es de resaltar cómo los guerrilleros discuten entre ellos temas difíciles, espinosos, de las actividades de las Farc, como las retenciones, el narcotráfico, etc, y cómo con claridad meridiana todos van conociendo y asimilando el bagaje político-militar de la organización insurgente.

.El adentro guerrillero es mostrado sin cortapisas y vemos cómo los guerrilleros celebran el 24 de diciembre, bailan contentos y se toman sus tragos, y cómo el día en que ya aprueban el curso introductorio, el festejo y la alegría de saberse cualificados como guerrilleros enciende de orgullo la mirada de estos jóvenes. También muestra cómo se realiza la guardia, los ejércicios, la rancha, y cómo entronan el Himno de las Farc, un himno de verdad hermoso viéndolo desde el punto de vista artístico-musical.

.De igual manera, la crudeza de la guerra queda plasmada en la escenas finales que reproducen los ataques que la guerrilla de las Farc adelanta contra las tropas de las fuerzas militares oficiales".

Mirar dos procesos de asimilación de dos organizaciones militares, el primero de las fuerzas oligárquicas, con deformación de la mentalidad del joven incentivando el odio a sus semejantes, en el cual se utiliza hasta la tortura para satisfacer los bajos instintos de los responsables de la formación de los reclutas, y el segundo, de las fuerzas guerrilleras populares, con formación política-ideológica-ética y militar, que enfatiza en el ser humano, en la camaradería, la solidaridad, el amor; nos lleva a concluir que para los jóvenes colombianos es mejor estar en la guerrilla, el verdadero ejército del pueblo.

Como me dijo un viejo amigo: " En la guerrilla es mejor ".

21.02.2006

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Videos