• 1

Es la utopía esencia de los marxistas, como es esencia también la búsqueda selectiva de las "estructuras significativas", el rescate para la ciencia social y para la práctica revolucionaria del vigor de la visión del conjunto, en el trán-sito de su imponderable destino de renovación constante; como método y guía para la acción, su búsqueda deberá indagar en el fenómeno, en la lógica de su movimiento, entendiendo que ninguna categoría, incluso ninguna ley del desarrollo social, es evidente por si misma; ninguna verdad de ninguna categoría está propiamente en la cabeza de cada hombre por genial que sea, sino en las profundidades, en la superficialidad y en la exteriorización del fe-nómeno como conjunto, mirándolo de manera dialéctica; es decir, con el examen de las relaciones humanas, por ejemplo, en la sociedad como totalidad que evoluciona en el ritmo de las contradicciones. Deben tener los marxistas en la utopía un componente esencial de la conciencia, impulsando la acción de las masas, con el convencimiento de que un movimiento revolucionario, donde quiera se geste, no puede llamarse tal, no puede actuar como tal, si carece de ese componente que se traduce en el esfuerzo imbatible hacia el cambio que se muestra como imposible. 

Pero es desde la base de la realidad de donde deberá seguir alzando su vuelo la utopía, el deber ser de la humanidad, el mundo que querríamos como otro mundo posible; es decir, precisamente, parafraseando a Bolívar, la búsqueda de lo imposible mientras de lo posible se encarguen los demás todos los días. Posibilitar lo imposible hasta siempre, sin pretender jamás que se ha de detener la historia., sin pretender jamás que habría un fin perfecto., por que es que el hombre ha de estar infinitamente buscando nuevos y mejores horizontes terrenales.

{mosimage}

En el compromiso con la utopía está precisamente uno de los valores fundamentales de Bolívar como sujeto revolucionario anterior al marxismo, y del bolivarismo como compendio actual de su ideario. Es de la esencia de la gesta bolivariana la persistencia en la guerra total contra los opresores españoles, contra los opresores en general; en su conducción de la emancipación: física e intelec-tualmente, teórica y prácticamente, Bolívar fue no solo un combatiente por la autonomía política, como lo fueron muchos de sus contemporáneos; fue además, un adalid de la revolución anticolonial y un genitor de idearios que ahora son más que nunca necesarios pos-tulados no realizados. Es decir, utopía: la realización de la Patria Grande, la realización de la república hemisférica, la concreción del equilibrio del universo. Padre de nuestra nacionalidad colombiana, el Bolívar revolucionario, el Bolívar insurgente y visionario, buscaba la destrucción de todo colonialismo, advirtiendo más allá de lo realmente posible en su tiempo, las posibilidades de lo imposible hacia la construcción de una sociedad global en condiciones de igualdad, justicia y verdadera democracia. En esa perspectiva, nos previno además, de la peligrosidad del imperialismo yanqui.

Conciente del proceso histórico del que participaba, al tiempo que sabía de la necesidad de actuar con determinación transformadora, sin voluntarismo, analizaba Bolívar, sobre la marcha, las condiciones concretas y las posibilidades inmediatas que sobre tales circunstancias podían lograr materialidad, siempre tomando presente que era el pueblo el verdadero protagonista de la historia y él, Bolívar, tan sólo una "débil paja" arrebatada por el huracán revolucionario. Con visión continental, incluso universal, sin estrecharse en los límites de la parcela de cada pequeña "republiquita", para el Libertador, mientras los españoles pudieran seguir oprimiendo a cualquier pueblo en el continente, la obra de su ideario estaría inconclusa; y es ese el sentido de su colombianidad. La dimensión de su sueño Colombiano llegaba hasta más allá del propósito de ir a descabezar en Europa a los ladrones que subordinan el universo. La utopía del Libertador, en fin, como toda verdadera utopía, en el plano de la praxis, se plantea lo imposible para materializar los ideales desde la base real de las circunstancias.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Videos