• 1


Cuál es la democracia que se promete a los alzados en armas, hoy en diálogo de paz, si en el desarrollo de la vida nacional, por un lado lo que se ha observado son acciones criminales de represión y muerte contra todos aquellos humildes que desarmados han salido a la calle a protestar contra las injusticias que imponen las políticas neoliberales del gobierno, y por otro, los abusos de poder de la extrema derecha arrasando a dirigentes políticos que han contado con el respaldo del voto luchando contra toda la corruptela que hoy carcome al sistema electoral colombiano. Estos son los casos del alcalde Gustavo Petro y de la Senadora Piedad Córdoba, condenados a la muerte política por la razón específica de que sus proyectos de país no coinciden con los del bipartidismo tradicional que ha mantenido a la mayoría de los colombianos en situación de miseria y de guerra.

La paciencia de los de abajo tiene su límite y los desafueros del bloque de poder de las castas oligárquicas están haciendo que se desborde.

Paralelo al discurso demagógico de paz, el régimen cada día perpetra hechos que robustecen el militarismo, que le cierran espacios a quienes han creído en la acción política y social dentro de los parámetros de la legalidad.

¿Entonces cómo entender esta contradicción? Solamente la sabiduría y la fuerza del pueblo en movilización y unidad, podrán establecer una salida, una alternativa de poder que abra las puertas de la verdadera democracia y la paz con justicia social en nuestra patria.

Esta es hora de determinaciones. Esta es hora de dignidad, esta es la hora en que el pueblo debe hacer sentir su voz.

Más allá de las posiciones políticas de grupo o de partido, más allá de las desencuentros circunstanciales, el Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, llama a juntar voluntades para frenar las pretensiones fascistas de la derecha.

Desde la clandestinidad.

MOVIMIENTO BOLIVARIANO POR LA NUEVA COLOMBIA

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Videos