• 1

 

 Afirmaciones como las del embajador Whitaker merecen nuestro rechazo, las consideramos tendenciosas y con evidentes propósitos de reposicionar la fracasada política de interdicción y aspersión aérea. También advertimos en ellas la intención de argumentar una supuesta violación del acuerdo por nuestra parte a fin de colocarnos por fuera de la normatividad y presionar indebidamente a que se de un trato por fuera de la convenido. En este campo son evidentes las coincidencias entre la labor de la Fiscalía y el trabajo de la Embajada de los Estados Unidos, con cuentos sobre listados, disidencias, reincidencias y deserciones, como si la regulación de todo ello no estuviese diseñada y concebida en el Acuerdo Final y en la Jurisdicción Especial para la Paz.

 

Si el señor Rivera opina que cada nombre en estudio en la Comisión Técnica o por las partes es un “colado”, la conclusión lógica es que es mejor disolver la citada comisión de trabajo y recurrir a otros métodos de verificación exentos de polémicas y reproches, como por ejemplo la constitución de una comisión independiente que analice las alegaciones de cada parte sobre la inclusión o exclusión de una persona en el listado y resuelva en equidad. Esta propuesta ya ha sido formulada por las FARC-EP en distintas ocasiones a la OACP sin que haya sido aceptada a fecha de hoy. 

 

 

Los colombianos deben ser conscientes que el proceso de paz entre las FARC-EP y el gobierno de Santos es uno de sus mayores logros, que ha traído consigo momentos históricos e inimaginables hace unos años (firma del cese al fuego y hostilidades bilateral y definitivo, X  conferencia guerrillera fuera de la clandestinidad, firma del Acuerdo Final de Paz, actos de constricción  y reconciliación entre las FARC-EP y las víctimas del conflicto, el desplazamiento de las FARC  a las ZVTN Y PTN, la participación de las FARC en la feria del libro en Bogotá, entre otros) el proceso de dejación de armas por parte de las FARC-EP que se inició el primer semestre del presente año a pesar de los incumplimientos por parte del Gobierno Nacional es muestra del compromiso indeclinable que tienen las FARC en la construcción de una paz estable y duradera

 

 

Afuera también asesinaron a muchísima gente. Exterminaron a la UP y otros movimientos políticos y sociales. La simbiosis entre narcotráfico y clases dominantes tradicionales alcanzó figuras prominentes de estas últimas, como Luis Carlos Galán y Álvaro Gómez Hurtado. El paramilitarismo gozó de todas las libertades estatales, para bañar en sangre el país y facilitar la apropiación de tierras por parte de empresarios, latifundistas e incluso compañías extranjeras.

 

 

Veinte años después, cuando más arreciaba la guerra en el país en el marco del llamado Plan Colombia, financiado y asesorado por los E-U, el expresidente y hoy senador Álvaro Uribe Vélez aseguraba agitadamente, que en Colombia no existía conflicto armado.

Videos