• 1

 

El Establecimiento, por su parte, seguirá haciendo lo imposible por destruirnos y desanimarnos. No podemos ignorar que en cierta forma lo ha conseguido con sus incumplimientos programados. Claro que debemos exigir del gobierno  cumplimiento en todo lo pactado, pero también debemos autogestionar nuestros proyectos económicos  con organizaciones sociales y solidarias. No hay camino más esperanzador que el que abre el esfuerzo colectivo.

 

Exigimos al Gobierno Nacional garantizar el derecho a las manifestaciones campesinas y a dar cabal cumplimiento al Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso ilícito y garantizar su funcionamiento, así como a los demás mecanismos dispuestos en el Acuerdo de Paz.

 La Paz no se puede construir sobre supuestos "informes verificados" por los medios de Comunicación.

 

 

 Es el momento de la decisiones. De actuar resueltamente y de manera colectiva si queremos patria para todos, porque repito, tenemos ya en nuestras manos las elementos que nos hacían falta para construir, desde el sistema y la institucionalidad, un nuevo orden social que abrace a todos los hijos de Colombia, sin privilegios indignantes y sin violencia, y que restaure la dignidad de la gente.

 

 Resuena entonces las preguntas ¿Por qué le temen a la JEP? ¿Qué es aquello que el país no puede conocer? ¿A quién se protege? y otros tantos interrogantes que se formulan en un intento por descifrar el interés de partidos como Cambio Radical, hoy buscando pista en la mezquina agenda del Centro Democrático, quienes hacen lobby en los pasillos del Congreso para intentar hundir esta Ley.

Videos