• 1

El capitalismo europeo muere de éxito.
El desarrollo del neoliberalismo necesitó de tres características esenciales: el uso de las nuevas tecnologías, la predominancia del capitalismo financiero sobre el productivo y gobiernos sumisos a los poderes económicos. El volumen de operaciones financieras pasó de ser 25 veces el PIB mundial a mediados de los noventa, a representar en 2012 70 veces la riqueza del planeta. Eso significa que ese dinero no está asociado a ninguna actividad productiva, por lo tanto es volátil, no es “real” si se quiere. Sin embargo, el capitalismo, por muy financiero que sea, necesita producir mercancías, porque al final es de donde sale la verdadera riqueza, de la plusvalía, del trabajo.

Las campesinas y los campesinos son culturalmente diversos y demandan mecanismos especiales para declarar, o negar su aprobación a favor de los proyectos que pretendan intervenir sus territorios. Frente a la posibilidad de convertirlos en una cantera de energía, las campesinas y campesinos exigen priorizar la producción de alimentos, como clave de soberanía, seguridad y autonomía alimentarias para el pueblo colombiano

El impacto de las fumigaciones aéreas en Colombia es multi-dimensional y afecta la integridad de las poblaciones que las han sufrido y sufren después de más de diez años de un proceso de erradicación forzosa.

Los trabajadores de El Cerrejón, afiliados a Sintracarbón, aseguran que su operación dejó utilidades por un billón siete mil millones de pesos al consorcio Carbones de El Cerrejón, conformado por la anglo-australiana BHP Billiton, la suiza Glencore y la sudafricana Angloamerican, concesionarias de esa explotación carbonífera.

Ante semejante realidad no hay futuro. La explotación a cielo abierto facilitará la extracción del oro, pero destruirá las casitas, las construcciones coloniales y los caminos empedrados: cambiará el paisaje y borrará la cultura. ¡El oro huye y se queda la escoria!

Videos