Unknown column 'a.client_id' in 'where clause'
  • 1

Para 1999 el Valle del Cauca sufrió la llegada del Bloque Calima de las AUC a la región. Con la connivencia de la burguesía azucarera y de la III División del ejército, centenares de paramilitares proveniente de Urabá y Córdoba empezaron a operar en las veredas y barrios del departamento. Aún se recuerdan en Tuluá y Buga los horrores de las masacres de Monteloro, Barragán, Santa Lucía, La Alaska y La Habana. En Cali, Palmira, Candelaria y Pradera sigue conservándose el rumor de los horrores de la “limpieza social” de los paracos en parques públicos, esquinas de barrio y asentamientos urbanos.

 La consigna  unificada de los gobiernos neoliberales es: No más lucha armada. Sus argumentos, forman parte de un compilado de disuasiones demagógicas, aparentemente fundadas en el respeto a la voluntad general. Alegan que en las sociedades modernas lo único permisible es el debate de ideas, la confrontación política abierta en virtud de que se encuentran dadas todas las garantías para controvertir y disentir.

Los pueblos del Estado español viven una situación dramática, una crisis humanitaria comparable en algunos aspectos con las décadas de dictadura que siguieron a la sublevación militar y la guerra civil. El levantamiento militar del General Franco llevó a 40 años de feroz dictadura militar, destinada a eliminar de la faz del país cualquier organización, persona o idea relacionada con la República, la libertad, la solidaridad o la igualdad. Antes de morir, el Generalísimo pronunció la famosa frase: “Lo dejo todo atado y bien atado”. Y así fue; como sucesor nombró al rey Juan Carlos I, encargado de liderar las ideas del Movimiento Nacional en ausencia de Francisco Franco.

17 de diciembre de 2011. En una tanda de penales, Patriotas envía al América de Cali a la segunda división. El pueblo caleño, prendido en rojas banderas, es protagonista de una nueva insurrección, no ya carnavalesca sino rabiosa, desesperada...

La Nueva Colombia, esa que construimos día a día todos los luchadores de esta nación multicolor, contará con sus fanáticos futboleros, con los barristas que luchamos contra la opresión económica, social y cultural. El camino nos lo enseñó Esteban Ramírez, fanático futbolero, barrista y mártir fariano; y como Esteban, asumimos el combate con la altura que se requiere.

Mientras en el occidente europeo se habla de rescate, ajustes, inversión, aumento de impuestos, para que los países no caigan en el hoyo negro de la pobreza, en el extremo oriental siguen nadando para salir del hueco en el que han caído hace 20 años. Para este caso, hablaremos del reciente “rescate económico” de la Unión Europea.