• 1


Pasan los días, se acerca el Mundial y el sistema vuelve a relucir las cosas más horribles del fútbol. Los empresarios, los dirigentes y los futbolistas-estrella se vuelven materia diaria de cubrimiento mediático en esta suerte de “circo del rock and roll” que es el fútbol-negocio. ¿Alguien habla de innovaciones técnicas, de cambios en la táctica y en la forma de jugar? ¿alguien resalta aquella jugada hermosa, aquel sacrificio heroico, este regate espectacular, la atrapada de dicho arquero? Nada, un enorme silencio en torno al juego en sí, y una bullaranga en torno a lo que lo rodea: cuánto podrá ganar este jugador, qué jeque compró qué nuevo club, la nueva camiseta de Adidas o los nuevos guayos de Puma.

En 2005 los paramilitares abandonaron la Comuna 13 en sus vehículos para desmovilizarse. Unos días después volvieron en los mismos vehículos, vestidos de civiles, para seguir controlando el barrio. Toda la ciudad ha vivido el mismo fenómeno –lo mismo que numerosas regiones del país donde ya actúan, con los mismos modos operativos que en el pasado, las «bandas criminales emergentes» (BACRIM)-. En el corazón de Medellín, en las calles peatonales, centros comerciales y espacios públicos, pululan guardias uniformados de compañías privadas de seguridad: la mayoría son paramilitares «reinsertados».

Tengo el privilegio de participar en este evento gracias a la invitación personal que me ha hecho mi dilecto amigo Miguel Ángel Beltrán, lo cual para mí es un honor y una responsabilidad solidaria. Un honor que yo pueda dirigir unas palabras sobre su nuevo libro, y una responsabilidad, porque los profesores de la universidad pública estamos siendo amenazados y es un deber y una obligación oponernos a los designios de quienes representan a los pregoneros de la guerra y el odio. En esta ocasión quiero referirme de manera breve y panorámica a tres cuestiones: al autor, a la obra, y a la cárcel.

Sobrepasar los distintos planes contrainsurgente frente a la alta tecnología de punta  en el aspecto militar, ha servido a la creación de otra generación de combatientes, altamente cualificados en el terreno militar. Resultado que el alto mando colombiano no esperaba, introduciendo  dentro del seno del enemigo una multiplicidad de planteamientos no solo en el orden táctico y estratégico; pues concomitantemente se ha sumado el auge de la protesta con alcance de organicidad en todo el territorio con un pliego programático.

Desde La Habana, Cuba, sede de los diálogos de paz con el gobierno colombiano, la Delegación de Paz de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo, FARC-EP, les hace llegar un cordial, fraternal y revolucionario saludo a todos los camaradas y asistentes a la fiesta Ogiditis de los Jóvenes Comunistas Griegos.

Videos