• 1

 

El nombre de Oscar se suma a la larga lista de mártires del fanatismo futbolero colombiano. Una lista tenebrosa que incluye a víctimas del paramilitarismo y de la brutalidad policial, a los caídos en la Guerra de Colores, a quienes murieron haciendo la vida de carretera, y a otros a quienes los excesos del amor a un cuadro destruyeron sus frágiles cuerpos de jóvenes latinoamericanos.

Mientras tanto dolor invade los corazones futboleros –sean estos azules, rojos, verdes, blancos, tricolores…- un empresario de apellido Ángel facturó una nueva millonada, cierto jeque lavó una buena cantidad de dólares transfiriendo a Falcao de Madrid a Mónaco, y mucha gente traficó con el sentimiento de los hinchas, de quienes queremos al fútbol, de quienes nos hacemos matar por los colores.

¿No será acaso la hora de reflexionar que el enemigo no es ese otro que viste la camiseta odiada? ¿No será la hora de pensar en que la lucha es contra el fútbol moderno, con quienes se enriquecen con la pasión de multitudes, con quienes esquilman nuestros bolsillos cada domingo?

Hay que pensarlo. Y muy bien. Por Oscar Sandino. Y por Omitar. Por Juan Manuel. Por Jenny. Por la Chinga. Por Misterio. También por Charles. Por Juan David. Por Vanessa. Por todos y todas.

Unidad en las Tribunas, por la Nueva Colombia

Hinchas Bolivarianos desde la Clandestinidad

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Videos