Su rescate, adaptación y reutilización de los saberes ancestrales en los predios es esencial en la agroecología, pues esta manera se cierran ciclos naturales, se conserva la salud del suelo y el agua, además del mantenimiento óptimo de rubros agrícolas para su comercialización. Con los saberes ancestrales también se trabaja en la sustitución de insumos, y la conservación de la biodiversidad, aspectos fundamentales en la Agroecología y en la lucha por la seguridad y la soberanía agroalimentaria, fase básica para cualquier movimiento social o proceso revolucionario.

 

El concepto de Soberanía Alimentaria proviene de La Vía Campesina, que la define como "la organización de la producción y el consumo de alimentos de acuerdo a las necesidades de las comunidades locales otorgando prioridad a la producción y el consumo locales domésticos". Fue desarrollado principalmente para contrarrestar el discurso oficial en las negociaciones comerciales globales, que supone que una mayor tecnologización de la agricultura y la liberalización del comercio agrario van a librar al mundo del hambre. La Vía Campesina es una organización compuesta por 148 organizaciones de campesinos e indígenas que agrupan a 200 millones de personas, con implantación en 69 países, que se opone frontalmente a este discurso del imperio.

 

Esta organización aglutina en muchas partes del mundo al movimiento campesino que es continuamente golpeado por el agronegocio y el capital. Es importante resaltar que esta organización respeta todas  las formas de lucha, pues son los campesinos, indígenas y afro-descendientes quienes para defender sus espacios, hábitat y tradiciones en ocasiones toman las armas contra el imperialismo, de la misma manera como lo hizo el movimiento campesino en Colombia en un grupo de pobladores en 1964  y lo continúan haciendo ya en un ejército popular llamado FARC-EP.

 

Observamos como este rescate ancestral de diferentes técnicas agrarias son utilizadas día a día por los combatientes farianos que se nutren del campo  por la dignificación de los campesinos, la conservación del medio ambiente  y la soberanía agroalimentaria para así construir un camino de paz en Colombia y en la Patria Grande. Estos combatientes luchan hombro con hombro con el movimiento campesino colombiano por la búsqueda de una nueva Colombia socialista y dentro de la plataforma Bolivariana por la Nueva Colombia encontramos estos cambios en los puntos 3, 7 y 10 para así llegar a una reforma agraria que realmente  sea para los campesinos, pensando en la conservación del ambiente y los recursos naturales. De esta manera, podríamos sinceramente respetar los saberes ancestrales en el campo colombiano.