Unknown column 'a.client_id' in 'where clause'
  • 1

PARTE PRIMERA: DE LA CAUCHA A LA NEVADA

(Ubicamos en esta parte del texto una apretada síntesis de un extenso relato lleno de valiosas anécdotas guerrilleras, el cual por motivo de espacio no desplegamos en todo su colorido. No obstante, reseñamos los elementos que alcanzan a enlazar la determinación del Secretariado Nacional de las FARC de crear el Frente 41, con la puesta en práctica de la misma).

 

Cuando el avión aterrizó en la capital del Magdalena todavía venía masticando los recuerdos de los fríos días que permanecí en La Caucha recibiendo las orientaciones del Secretariado del Estado Mayor Central de las FARC, sobre la tarea de instalar un nuevo Frente en la serranía de Perijá. Sería el mes de mayo de 1.988, época en que se había realizado la Tercera Cumbre de la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar, cuando una noche los camaradas Jacobo Arenas y Alfonso Cano me llamaron para hablarme de los últimos detalles de la misión y para, de una vez, despacharme rumbo hacia la Sierra Nevada de Santa Marta, que era el lugar donde se daría el paso fundamental para la creación del Frente Cacique Upar: el desdoblamiento del Frente 19. A mi me tocaba asistir al desdoblamiento y de una vez ponerme al frente de la nueva estructura creada.

Al llegar a Santa Marta, los contactos clandestinos del 19 Frente me recogieron y me condujeron hasta su área de operaciones en la sierra, donde de inmediato, luego de encontrarme con Adán Izquierdo, comandante del Frente José Prudencio Padilla en ese momento, y coordinar tareas con él, partí a hacer un reconocimiento del área donde operaría el nuevo Frente, y también a conocer a los combatientes. Estuve por Media Luna y Becerril.

Al volver donde Adán con una imagen clara de los futuros guerrilleros del 41 y con una idea fresca del terreno que años antes, en el 82, yo había ayudado a penetrar, tuve la grata sorpresa de encontrarme con Óscar Narvaez, ayudantía del Secretariado a quien había conocido en el año 1.981 haciendo un curso de inteligencia que dictaron Jacobo Arenas y Martín Villa. Con Óscar venía Pedro Jiménez, a quien habían designado para integrar, también, el Estado Mayor del nuevo Frente. Ellos dos como enviados de la Dirección Nacional, Adán Izquierdo y Jairo Quintero como miembros del Estado Mayor del 19 Frente y yo como comandante del nuevo Frente nos reunimos para trazar las pautas del desdoblamiento: partición del personal, armas y recursos. Se acordó que realizaríamos una operación de despedida y bautizo del 41 Frente que sería respuesta a la guerra sucia del Régimen. Entre Aracataca, San Pedro, Bonda y Minca, se escogió esta última población como objetivo militar para nuestra acción.

Luego de realizar preparativos, el 8 de septiembre de 1.988, unidades de los Frentes 19 y 41, ya estructurados cada uno con sus propios Estados mayores y combatientes, accionaron sobre la población elegida, mediante una operación exitosa y memorable que se denominó Operación Marcos Sánchez Castellón, en homenaje a ese gran dirigente de la Unión Patriótica que había sido asesinado por los militares en Santa Marta. En el calor del combate, un nuevo Frente nacía en el Caribe, el Frente 41 Cacique Upar.

 

 

-------------------------------------------------


PARTE SEGUNDA: LA TOMA DE MINCA

(Relato de Solís Almeida)

Acababa de producirse el desdoblamiento del 19 Frente para dar origen al 41, al Cacique Upar. Corría el mes de septiembre de 1.988 cuando tomamos la decisión final de entrar en acción. Los E.M. de ambos Frentes habían planificado realizar una operación militar en momentos en que la tregua y los acuerdos de paz con el gobierno habían entrado en una profunda crisis. La hostilidad del ejército y la insensatez gubernamental frente al proceso de paz eran evidentes. La guerra sucia contra el pueblo se había recrudecido y por lo tanto nos tocaba comenzar a dar una respuesta clara de inconformidad frente a las violaciones de lo acordado en la Uribe. Teníamos que comenzar a responder con fuerza a la violencia oficial desatada con saña contra quienes alentaban la consigna de la reconciliación nacional.

Echa la aproximación hasta el río Córdoba por trochas recién abiertas distribuimos la tropa en cuatro grupos.

- En el sitio La Enramada quedaría el grupo de salud y cuidado de equipos al mando de Salvador, el médico.

- En la base de La Tagua quedaría un grupo de seguridad al mando de Mario Beltrán. Esa era un base militar abandonada pero que tenía helipuerto y era posible que allí arribara ejército en el marco del operativo previsto. La base fue minada.

- Otra escuadra se ubicó en la Ye de la carretera que de Minca conduce a Cerro Kennedy, en el lugar que se bifurca hacia Los Galpones.

- Hacia Minca, por la misma carretera avanzaron cinco grupos más, uno de los cuales debía adelantarse a volar un puente.

- Otro grupo de seguridad iba al mando de Felipe.

- Una escuadra de contención, al mando de Pedro Jiménez.

- Un grupo de pintas y control de los pobladores fue integrado por Julio Gaviria, Sánchez y Simón.

- Un grupo de asalto, a su vez dividido subdividido en tres, dirigido por Jairo Quintero, Ciro y Cristo.

- Y el Puesto de Mando, donde íbamos Oscar Narváez, Adán Izquierdo y yo, con cinco guerrilleros más.

El operativo se desplegó a las 05:15, y en 45 minutos el puesto de policía fue demolido, rendidos los efectivos, capturados y tenidos como prisioneros de guerra por varios meses, y tomado el armamento, la intendencia y las municiones.

)Pero por qué semejante despliegue nuestro para un objetivo que tan sólo tenía 10 unidades enemigas? Pues sencillamente porque el problema no eran los policías sino la reacción del ejército que se preveía por lo que significaba Minca, como población relativamente cercana a Santa Marta, la guarida de la Primera División del Ejército. En efecto, la respuesta fue violenta, nunca habíamos visto tanta agresividad. Cansados y con sueño, pero con mucha moral, nos tocó sortear y combatir durante una semana un operativo enemigo por aire y tierra que abarcaba territorios de Parranda Seca, Corea, Cuatro Caminos, Siberia, etc. con descargue de tropas que pretendía taparnos todas las vías de retirada.

Pero cuando la guerrilla tiene el corazón del pueblo ganado, éste se convierte en la mejor montaña que la ampara y la auxilia. Con la ayuda de la gente de la Sierra combatimos, hicimos innumerables bajas y nos retiramos triunfantes con dos guerrilleros heridos.

Esta fue la toma de Minca..., una odisea a la que denominamos Operación Marcos Sánchez Castellón, En homenaje a ese gran dirigente samario asesinado el 4 de agosto de 1.987 por el ejército en su misma ciudad natal. en ella participaron decenas de combatientes, y fue el bautizo del 41 Frente cacique Upar de las FARC-EP.


------------------------------------------------

PARTE TERCERA: UN CITADINO EN LA MONTAÑA

(Entrevista con Simón Trinidad)

El lanzamiento de la Unión Patriótica durante el gobierno de Belisario Betancur, sin lugar a dudas, permitió que las FARC pudieran darse a conocer con mucha más amplitud que en tiempos anteriores. El tazón de la lucha popular buscando abrirle caminos a la democracia en Colombia le arrancó al régimen el derecho a que el ejército del pueblo presentara por los medios masivos de comunicación su proyecto político que apunta hacia la construcción de la justicia social. Dentro de esta circunstancia las FARC abrieron relaciones con muchas personas de espíritu progresista que decidieron vincularse al proyecto patriótico que se presentaba como alternativa de lucha y quimera de paz. No obstante, la guerra sucia desatada con más saña que nunca contra la oposición política, la cual desde el lanzamiento de la U. P. se centró en cabeza de dicho movimiento, obligó a las FARC a reactivar su accionar militar como respuesta al terrorismo, también, que el Estado decide implementar como soterrada política oficial cuando nota el repunte upecista. Muchos de los dirigentes principales, militantes activos y personas afectas a la Unión Patriótica perecieron bajo el fuego criminal de los sicarios y escuadrones de la muerte organizados por el Régimen a través de sus Fuerzas Armadas. Una cantidad considerable de upecistas y miembros de otras organizaciones democráticas, con el recrudecimiento de la guerra sucia, tuvieron que acudir al exilio y otros, los que se sintieron en condiciones de asumir la vida de sacrifico en las montañas, decidieron empuñar las armas en las filas de las FARC-EP. La historia de los Frentes guerrilleros del Caribe, como la de otros Frentes del país, tiene que ver mucho con la historia de estas personas, de profundas convicciones humanistas, a las que el terrorismo de Estado las lanzó a la lucha armada convirtiéndolas en combatientes de revolución o muerte.

Conversemos aquí, ahora, con uno de esas personas, a través de una entrevista en la que comenzaremos por tocar aspectos muy generales de lo que es el proyecto político, económico y social de las FARC, para luego adentrarnos en los motivos, causas, razones que condujeron a Simón a vincularse a la guerrilla, buscando encontrar - a través de esta especie de "historia de vida" -, la respuesta al por qué guarda vigencia y legitimidad la lucha guerrillera como opción de lucha para los colombianos.

 

La Entrevista
(Sierra Nevada de Santa Marta, Región de Agua Bendita. Inicio, julio 25 de 1.994).

J. S. )Camarada Simón Trinidad, comencemos por preguntarle sobre cuál es el proyecto político, económico y social de la FARC-EP. En palabras sencillas que aspectos resalta usted como los de más trascendencia?

S. T. El proyecto político, económico y social de las FARC-EP ha sido elaborado al lado del desarrollo de nuestra organización como estructura armada y a la luz de los cambios que se suscitan en la históricamente combulsionada realidad de nuestro país, y, naturalmente, a la luz de las transformaciones que se suceden en el mundo. En ello se han combinado la dialéctica de las palabras que interpreta la realidad circundante y los tiros del accionar militar guerrillero. Y recuerda que lo de los tiros no es por capricho, por que nos guste la guerra. No. La guerra no le gusta a nadie que tenga una concepción humanista como es el caso de los marxistas-leninistas, el caso de los farianos. pero es que las clases dominantes en Colombia, para sólo hablar de nuestro país, nos han impuesto ese camino.

Hecha esta claridad, retomo el hilo de la vaina: de la lucha en la década del 50 por preservar la vida y la tierra, unos campesinos del centro del país pasan a formular cambios en la vida política de la nación y a formular transformaciones en profundo de las relaciones económicas y sociales a mediados de la década del 60. Es así como días después de la agresión de la oligarquía y sus fuerzas armadas a Marquetalia, los combatientes marquetalianos conducidos por los camaradas Manuel Marulanda y Jacobo Arenas, redactan Programa Agrario de los Guerrilleros, que es como la idea primera de un proyecto de ley agraria revolucionaria que en esencia dice que la tierra en poder de los latifundistas y terratenientes será entregada en forma gratuita a los campesinos que la trabajen o deseen trabajarla, y que como la sola tierra no basta para redimir al trabajador del campo, esta medida se complementará con el crédito, la asistencia técnica, la maquinaria, la construcción de vías, escuelas y dotación de centros de salud para que el progreso llegue plenamente y así el campesino produzca no sólo para subsistir sino para generar excedentes agrícolas y pecuarios para contribuir con el desarrollo del mercado interno, la producción y la distribución del consumo nacional. se trata de un plan claro y sencillo de reforma agraria que se fundamenta en el origen agrarista fariano.

Por la influencia de las ideas comunistas, las FARC, posteriormente, hacen suyo el Programa del Partido Comunista Colombiano, programa que recoge en su conjunto el verdadero sentir del pueblo llano colombiano, los anhelos de sus trabajadores y de sus organizaciones democráticas, progresistas, patrióticas y que se va modificando, ajustando, a los cambios dialécticos de la sociedad colombiana.

A comienzos de los años 90, las FARC, en conjunto con las fuerzas que entraron a integrar la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar presentaron al país la propuesta de los 12 puntos para una estrategia de paz, la cual se convierte en material de discusión en el país y en las mesas de negociación con el gobierno en Caracas y en Tlaxcala. además, nuestra organización agitó ideas para revocar la vetusta constitución del 86 y propuso participar en la constituyente para lograr radicales cambios en la carta fundamental con el claro propósito de revolucionar el Estado Colombiano, sus instituciones políticas y los gobiernos que lo encarnan según lo proclamaba vehementemente Jacobo Arenas en los días previos a su muerte. toda Colombia conoce la respuesta que la oligarquía dio a esa justa propuesta: el cobarde ataque a Casa Verde el 9 de diciembre del 90, el mismo día que en Colombia realizaban los comicios para elegir a los constituyentes que tendrían la misión de reformar la Carta de 1.886. A más que no se posibilitó la participación de los verdaderos guerrilleros, de los combatientes no desmovilizados, en dicho proceso, se complementó con el aleve ataque.

Hoy, más exactamente desde abril de 1.993, las FARC han difundido y puesto en discusión por todo el país un documento aprobado por la Octava Conferencia Nacional de Guerrilleros de las FARC-EP titulado Plataforma para un Gobierno de Reconstrucción y Reconciliación Nacional, que sintetiza y profundiza nuestra propuesta política en 10 puntos.(*)

J. S. Hecha esta síntesis de lo que es el proyecto fariano como conjunto de propósitos de tipo económico, político y social que buscan hacer una trasformación del país para convertirlo en un escenario mejor para el pueblo, hablemos ahora de Simón Trinidad como persona, como guerrillero, que ha tenido sus motivos y vivencias..., razones para llegar a las FARC-EP, razones que se mantienen vivas aquí en la montaña.

Qué fue lo que te hizo llegar aquí, dar ese salto enorme de una vida civil relativamente cómoda en la ciudad, a una vida guerrillera rodeada de privaciones y dificultades en busca de un a meta que requiere de inmensos sacrificios.

S. T. Son varias, son múltiples las causas que se van sumando durante un período algo extenso de mi vida, las cuales me fueron trazando la ruta que hoy tránsito con indeclinables convicciones.

Yo llegué a la guerrilla a los 37 años, en un momento en que tal decisión esta suficientemente meditada y sopesada con otras alternativas que se me presentaban como eventuales caminos a seguir en el marco de las circunstancias adversas para la oposición política colombiana. Entonces eso viene no como algo espontaneo, poco meditado, sino como algo muy madurado cuyas raíces, incluso, hay que buscarlas en la niñez mía. Las familias de mi papá y de mi mamá son familias liberales ambas, y ligadas a la política, una en Santander y otra en el Cesar. Entonces, en las conversaciones de los mayores que uno como niño escuchaba especialmente en las horas del almuerzo y sena...; en la casa mía se reunía la familia para esas horas y surgían conversaciones de interés para ellos. no era sentarse sólo a digerir alimentos sino sentarse a meditar y a conversar. Mi papá es un gran conversador, y eso propiciaba que los mayores se reunieran al rededor de la mesa a dialogar. Los temas, muchas veces, eran sobre historia o política. Recuerdo mucho las charlas sobre las guerras civiles del siglo pasado, sobre las permanentes luchas entre liberales y conservadores, sobre el ejército y las batallas de Uribe Uribe..., sobre la paz que éste personaje hace aquí en la costa con los conservadores. se hablaba también sobre la vida de Jorge Eliecer Gaitán, de su muerte, del levantamiento popular que se produjo con ocasión de su asesinato. En fin, en aquel ritual de comedor se hacían charlas y más charlas sobre las banderas que cada uno de estos hombres enarbolaban en sus diferentes épocas. Esto influyó bastante, pues a mi me gustaba mucho la historia.

Luego, entonces, en la oficina de mi papa tropecé dos revistas que yo ojeaba mucho: una revista cubana que se llamaba Bohemia, en la que escribían los guerrilleros isleños ya en el poder. Ahí aparecían fotos de Camilo Cien Fuegos, Fidel Castro, el che Guevara, con sus relatos sobre el despliegue del ejército rebelde en la parte llana de Cuba..., y en fin, historias interesantes de los inicios del comunismo. A mi me gustaban esos relatos.

La otra revista era la Sputnik, no la que últimamente se conoció en el país sino una edición diferente donde venían, entre otras cosas, artículos científicos. Me llamó la atención un artículo..., lo recuerdo como si fuera hoy. Era un artículo sobre Yuri Gagarin cuando le dio por primera vez un hombre la vuelta a la circunferencia terrestre en el espacio. realmente eran acontecimientos sorprendentes que lo ponían a uno a pensar sobre todas las cosas tan importantes que se sucedían en esas otras partes del mundo. la lucha por superar ingentes retos de la humanidad o fenómenos como el analfabetismo. En el caso cubano, me llamó la atención algo que dijo alguna vez el primer canciller cubano de la época revolucionaria, Raúl Roa, quien decía en un discurso en la ONU, que derrotar el analfabetismo era tarea sencilla comparada con la tarea de derrotar la ignorancia. Y es que Cuba ya iba en busca de esta segunda meta, por que ya habían derrotado el analfabetismo. Entonces esas cosas se le van quedando a uno en la mente.

También hubo una obra que me regaló mi padre, la cual llevaba por titulo "Así se Templó el Acero". me lo regaló cuando yo tenía 13 0 14 años, y claro... yo me metí en esa novela y me convertí en un amante furibundo de la causa de los volcheviques. Todavía tengo fija en mi mente la imagen del joven Pavlova.

Otra novela que recuerdo es "La Madre". a todo esto se suma como algo fundamental a las enseñanzas de mis padres orientadas a mostrarnos con su ejemplo a no discriminar a la gente por su condición social, por su color de piel o por sus ideas políticas. recordemos que en la costa habían ciertos rezagos discriminativos que podían influir sobre uno, y eso trataban de evitarlo mis padres. Hacia allá se orientaban los concejos, las charlas, etc. Nos decía mi padre, por ejemplo, que al niño negro no había que rechazarlo, o mirarlo mal, en fin..., no discriminarlo. Que al hijo del mayordomo de la finca había que tratarlo bien, como si fuera alguien de la casa. Conceptos de este tipo, además de una formación dentro de la idea de desinterés por el dinero y la prioritaria ponderación de los valores humanos de las personas, hizo que jamás me interesara por las riquezas materiales. Yo en eso me diferenciaba de la mayoría de los amigos míos.

J. s. )Esas primeras bases son, entonces, de influencia estrictamente familiar. No hay nada por fuera de la familia?

S. T. Si, son de influencia solamente familiar. Ahí se gestó en mi conciencia mucho de lo que es propiamente el sentido humanista de ver las cosas, creo yo.

J. S. Ahora, veo que hay mucho interés por la lectura.

S. T. Claro, y era el producto de la enseñanza de mis padres; a nosotros, mi mamá, por ejemplo, los domingos os metía a la cama y nos leía cuentos. Sacados de donde?, pues de enciclopedias como el "Tesoro de la Juventud". recuerdo mucho esa colección. O nos leía libros que mostraban otros países del mundo, otras culturas, otros pueblos. así que la cultura jugó un papel importante; tanto la colectiva, que la hubo, como la individual. Esas cosas van influyendo en uno y lo llevan a formarse sus propias concepciones de las cosas, ... ideas independientes.

J. S. No había una orientación política, como presión, del padre o de la madre?

S. T. Nunca, jamás hubo eso. Por lo menos mi padre, que era el centro de la familia, nunca nos determinaba las cosas, hagan o no hagan esto o aquello. No. Mi padre siempre actuó como un hombre de pensamiento muy liberal, en el mejor sentido de la palabra.

J. S.  En esos momentos, cuando tú tienes 13 o 14 años, ya había alguna idea o sueño remoto con la lucha guerrillera; se conocía por parte tuya el caso colombiano?

S. T. Sí, sí se conocía a través de libros que hablaban sobre la violencia en Colombia, Se veían fotografías de escenas horribles que había generado la violencia, como el llamado "corte de franela", fotos de gente decapitada colgándole la lengua; gente quemada por acción de "los pájaros" de la época, de la policía y el ejército, quienes como haciendo gala de su poder con las armas, posaban con ínfulas con el pie puesto sobre la cabeza del quemado, o degollado, o asesinado de cualquier manera terrible. Esas imágenes verdaderamente espantosas lo llevaban a uno a rechazar eso y a preguntarse a quién defendía esa gente desalmada, a qué intereses respondía su barbarie, qué tipo de gobierno era ese que estaba en el poder. De pronto uno no preguntaba de esa forma, con estas palabras, pero era esa la idea que inquietaba persistente.

Por otro lado uno oía de la existencia de las guerrillas liberales, de Guadalupe Salcedo, de las primeras ideas de la guerrilla colombiana, etc. y como ya ene efecto era conocida la existencia de la guerrilla cubana, entonces uno comienza a hacer la relación de estos fenómenos y de los volcheviques, y del zarismo y todo lo demas. De esos temas surgían interrogantes, o también de otras situaciones como lo referente a la competencia espacial, o a las explosiones experimentales nucleares y el avance que se daba en uno u otro de los bandos cuya existencia se iba haciendo notoria, y uno resultaba tomando partido, se iba en favor de los soviéticos o de los gringos, de los guerrilleros o del gobierno.

J. S. )Te metiste en el debate desde muy temprano?

S. T. Sí, me metí en ese lío, a tomar partido por uno u otro sector, y la identificación se produce por que se llegaba hábido a encontrarse con noticias que hablaban de un gran avance o un gran éxito. Uno iba quedando cautivado, atraído.

J. S. )Entonces, tu identificación es temprana por cuál bando?

S. T. Mira, yo comienzo a escuchar cosas como que en la Unión Soviética no había desempleo y en otros países sí, que en la Unión Soviética no habían indigentes y en otros sí, que allá la educación era toda gratuita, etc., entonces mi identificación con el Unión Soviética me fue surgiendo por los lados de la sensibilidad social. Cuando me di cuenta estaba involucrado en lado que le apostaba a la URRSS y al comunismo.

Yo te cuento que el primer libro sobre marxismo que me leí fue ya muy mayor, por aya en 1.970, y fue El Manifiesto del Partido Comunista. Y resulta que cuando leo ese documento me encuentro con que dice cosas que yo estoy deseando: que hay que acabar con la explotación, con la desigualdad, con las clases sociales, que hay que acabar con la propiedad privada, etc.; es un encuentro con el marxismo como si esa obra la ubieran escrito pensando en lo que yo quería, (no joda!

J. S. )Esa lectura no te abrió el interés hacia otras de contenido o tendencia ideológica similar?

S. T. Claro, luego me leo otras obras de otros escritores de pensamiento comunista, como Mao, Ho Chi Min..., y veo que ya no sólo está Marx en Europa hablando del problema de las clases sociales y de la explotación de unos por otros, sino que en Asia hay personajes hablando de lo mismo y luchando por hacer realidad el sueño de la igualdad social. la China, por ejemplo, para mi era un país muy misterioso, por lo de la muralla, por ser un país aislado en lo más lejano del oriente. por lo de los míticos dragones..., la cultura, y en fin todo un escenario raro, diferente al que se vive en occidente. Y a pesar de eso, no joda, también hay un tipo diciendo que hay que cambiar el mundo, para que sean los pobres, los desamparados, los que entran a beneficiarse de la nueva sociedad.

De todas maneras sí yo veía que una cosa era lo que planteaba Marx, en torno a la sociedad en la que era explotada la clase obrera, y otra realidad era la que se vivía en Valledupar, donde lo que había era una comunidad muy aldeana en la que la clase obrera no se veía por ningún lado, a menos que uno se acercara por los lados de CICOLAC. Y ni así! Valledupar tenía una vida muy campesina, muy bucólica. Pero Mao como que hablaba más específicamente de la clase campesina..., pero, en fin, si había una división de clases, y había ricos y pobres y gente que explotaba a los ordeñadores y trabajadores de fincas utilizando procedimientos casi feudales. La discriminación de la aristocracia vallenata para con los sectores pobres era extrema; como te decía, caso una relación de basallaje, de señor y siervo de la gleba. No se si exagere, pero así me parecía y así me parece aún.

J. S. Bueno, dejemos un momento a Mao y discriminación de clase y toquemos otro tema.

S. T. (Eso(

J. S. )Por qué ese salto tan tardío a la vida guerrillera si el contacto con la ideología y las noticias revolucionarias fueron tan tempranos?

S. T. Hombre... (risas), es tardío por que la guerrilla no se encontraba por ninguna parte, era un misterio! Las noticias que se escuchaban por ahí era cuando se trataba de hechos muy notorios: que murió Camilo Torres, pero eso por allá por Santander, en un sitio muy lejano... Por la costa no veía uno eso, el fenómeno era como en otro mundo. Entonces uno se preguntaba: )pero cómo encontrar a la guerrilla? Eso era un misterio...

J. S. Más misterio que el de la lejana China? (risas).

S. T. Sí, (risas), más misterioso que la China oriental hermano.

Sí recuerdo que cuando bombardearon a Marquetalia, en Bogotá yo asistí a una campaña en rechazo a la acción y en solidaridad con los campesinos. Es más, yo di plata para lo de la solidaridad. Esa era una actividad de la JUCO. Pero ni ahí, ni en ninguna otra parte jamás me invitaron a vincularme pese a que yo asistía a los eventos de ellos.

J. S. )Nunca te hablaron de vincularte a alguna actividad ya formalmente como miembro de la organización juvenil?

S. T. No, nisiquiera lo intentaron, y quizás eso se debía a mi extracción de clase. nunca, ni el MOIR, ni los M-L, ni la JUCO, ni nadie se me acercó, pese a que yo en la universidad exteriorizaba mi pensamiento comunista. nadie me dijo "venga milite", y por eso yo no milité en ningún partido sino hasta ya bastante tarde. Yo era comunista de conciencia, sin estar vinculado a ningún partido, así como lo son muchos colombianos a los que aún hoy no hemos podido ganar para nuestras filas, quizás por incapacidad, por un poco de falta de creatividad nuestra, depronto, para hacer entender nuestro proyecto..

J. S. Bueno, pero cómo revientas la muralla esa del misterio guerrillero?

S. T. Cuando aparecen las FARC aquí en la Costa Atlántica con un boletinsito que denominaban El Llamador. Era el número uno, y el único por que no salió más. Ahí se hacía una referencia de lo que eran las FARC y la historia de su lucha. Comenzamos a ver, con certeza, que la guerrilla estaba en la Sierra Nevada de Santa Marta. antes había una discusión de si en verdad estaban o no ahí. luego, por contacto con algunos amigos y apoyos de la guerrilla hicimos una reunión con un guerrillero llamado Milton, que en ese momento era el segundo comandante del Frente José Prudencio Padilla.

Milton aparece y se produce la primera entrevista con él, y en el término de 10 o 15 días se produce la primera entrevista con Adán Izquierdo, quien había venido del interior del país a hacerse cargo del XIX Frente de las FARC. Adán llega a Valledupar disfrazado de ingeniero de vías, en un carro toyota blanco con rojo y un casco puesto. Él se reúne conmigo y con otros compañeros, y entonces lo llevamos al Club Valledupar, donde hacemos la primera reunión formal.

J. S. No fue un encuentro, entonces con el verde oliva del guerrillero, sino con un "ingeniero", montado en un carro, es decir con un atuendo que quizás nada tenía que ver con las montañas?

S. T. Sí, algo no común, un guerrillero con portafolios, casco y en carro..., y en el club Valledupar (risas). Nosotros nos reíamos de esa escena, en el club de la oligarquía vallenata, tomando trago, buena comida..., y hablando de subversión..., (conspirando!

Es la primera oportunidad que tuvimos de hablar con un comandante guerrillero sobre muchísimas inquietudes que teníamos, sobre por qué no se unían los movimientos guerrilleros, sobre qué eran las FARC y por qué estaban hablando por separado con el gobierno; por qué el ELN no dialogaba, etc. Eso fue el 16 de noviembre de 1.984. Al día siguiente fuimos a un paseo en una finca a la que invitamos a Adán. Ahí terminamos de presentarle nuestro cuadro de inquietudes y respuestas que iniciamos en el Club Valledupar. 14 días después se concretó la invitación para subir por primera vez a dialogar con la guerrilla en la Sierra Nevada. Subió un grupo de profesionales amigos en el que, naturalmente, también iba yo, y nos encontramos con una realidad que sorprendía: la guerrilla existía, no joda, como un ejército! Vimos la primera mujer guerrillera con su uniforme, con sus botas, su fusil..., unos pagando guardia, otros ranchando, pasando parte y haciendo todo lo que hace un ejército disciplinado.

Esto que e estoy narrando ocurrió el primero de diciembre de 1.984, día en que quedaba en vigencia la tregua, pues recordemos que primero lo que se dio entre el gobierno y las FARC fue la firma del cese al fuego, venía enseguida un período de un año y a continuación la firma de la tregua entre los contendientes; pero sucedió que el proceso marchó tan rápido que las FARC adelantaron la fecha en que debía entrar en rigor la tregua para el primero de diciembre de 1,984. Ese día, coinsidencialmente , por eso lo recuerdo tanto, me encuentro con esa imagen que me sorprendió de manera enorme: la mujer guerrillera, con la altivez de un verdadero partisano aguerrido, hombro a hombro haciendo las tareas de campamento con los guerrilleros. Ahí conozco a Julián Conrado, a Julio Gaviria, a Gilberto (guerrillero que hoy es comandante del 36 Frente), y a otros combatientes.

J. S. Tú habías tenido alguna idealización de lo que sería el primer encuentro con la guerrilla? Qué inquietudes tenías?

S. T. Yo si esperaba con ansiedad saber cómo era la guerrilla, pero por más que uno ponga a funcionar la imaginación, por más que uno haga abstracción de lo que puede ser un conjunto de hombres y mujeres alzados en armas, en presencia del fenómeno, ahí en el momento, la realidad te desborda. A mi me impresionaron fundamentalmente tres cosas: una es el arraigo que la guerrilla tiene en la población civil, que es algo que se ve a medida que vamos penetrando a la Sierra y nos aproximamos a diversas casas de campesinos, lugareños. ellos nos iban orientando por donde seguir y nos brindaban atenciones, en fin: Que sí..., que miren sigan por ahí, tómense un agüita de panela antes de continuar..., que ya casi van llegando compañeros..., es decir, una magnífica preocupación por que legáramos sin contratiempos. La población civil, notábamos, conocía de la existencia de la guerrilla, al sabernos como propios nos daban datos de ella, etc. Otra cosa que me impresionó fue, como ya te dije, fue la presencia de las mujeres guerrillearas. La otra fue ver a la gente uniformada; (ver un ejército!, por que eso es lo que muchos desconocen, la existencia de un ejército. Y yo pues lo veo ahí, real..., un ejército, el ejército del pueblo, la putería hermano. A mi todavía no se me ha quitado la impresión, más cuando se que mucha gente aún no alcanza a imaginar siquiera la dimensión que tiene esta organización. Y eso yo lo palpo ahí, de entrada, todo se hacía dentro de un orden, todo estaba diseñado dentro de un plan, entraba y salía gente sin congestión ni indisciplina; y no era una ni dos personas sino mucha gente , con adecuada indumentaria, con buenas armas, y sobre todo con mucha disciplina..., (con disciplina militar!

J. S. Simón , aparte de esa interesante impresión, ya tú como individuo cuál es la vivencia más memorable que conservas de aquella experiencia?

S. T. Sin lugar a dudas, ver al Estado Mayor de un Frente reunido escuchando todo lo que nosotros, los invitados, estábamos expresando de toda la situación económica, política, social, etc., del departamento del Cesar, y ellos como recibiendo una serie de informaciones, de datos, y elaborando sus propias conclusiones para desarrollar futuros trabajos. Ahí me di cuenta que estaba frente a una organización que contaba con mucha seriedad. Las preguntas que nos hacían buscaban racionalizar, sistematizar información en torno a cada tema planteado. Eso lo palpé yo. No se preguntaba por preguntar sino que en verdad había el deseo de conocer más una realidad que traíamos de afuera, para ajustarse a ella y a partir de ahí planificar nuevas actividades para la proyección del Frente guerrillero.

J. S. Desde ahí te vas empapando e involucrando en el misterio guerrillero..., en el proyecto?

S. T. Si, desde ahí, y decimos, (listo!, aquí estamos para trabajar, para luchar. Asumimos el compromiso con las FARC.

J. S. Pero este compromiso lo hacen ustedes como personas o como Organización?

S. T. La hacemos como personas, por que la verdad es que aunque éramos un grupo, aún no teníamos nada estructurado como organización. Éramos, sí, personas que veníamos con la intención de trabajar, y eso por que veíamos que en las ciudades había mucho por hacer, y que precisamente se podía complementar el trabajo en la guerrilla con el trabajo en las ciudades. Así que lo que buscábamos era eso, ponernos a disposición para continuar trabajando.

Ahora, hay algo que desde el principio me causó buena impresión y me alentó; y fue que Adán nos dijo: "si ustedes quieren trabajar con las FARC, listo. Digan en que pueden trabajar". No se nos impuso nada, no se nos dijo usted échese para acá u oblíguese por allá, sin tomar en cuenta nuestros criterios. No. Siempre nos preguntaron en que aspecto nos podíamos desempeñar mejor, y hasta donde nos queríamos comprometer.

J. S. Les presentaron varias opciones?

S. T. No sólo nos presentaron opciones sino que nos consultaron alternativas, y , y como los espacios de trabajo revolucionario son tan diversos, pues hubo manera de escoger: trabajar en las universidades, en los colegios, en los barrios, en la investigación, en la logística, en la organización de apoyos. etc.; yo me doy cuenta que en la medida en que se domina o se conoce un espacio de trabajo, las FARC nos dice pongan sus conocimientos y el mejor empeño al servicio de la lucha, al servicio de la revolución.

J. S. O sea, Simón, que en las FARC no encontraron un plano de acción restringido exclusivamente a la lucha armada..., a la toma del fusil sin más?

S. T. Exactamente, y eso lo palpamos apenas nos dice Adán Izquierdo, "bueno, entonces diga en qué quieren trabajar". cuando ya estuve entregado plenamente a las actividades me convencí aún más de que así era y así siempre será la metodología de trabajo fariano, por que es una metodología orientada a que en el proceso revolucionario se pueden embarcar todos los colombianos: ancianos, adultos, niños, hombres, mujeres, ricos con conciencia justa y patriótica, pobres, indios, negros, blancos..., pueblo y más pueblo. Ese es un propósito de las FARC en general, buscar que el pueblo sume voluntades para lograr los objetivos de la lucha. Así nos lo dejaron bien claro los camaradas Manuel Marulanda, Jacobo Arenas, Alfonso Cano, un año y medio después, en julio de 1.986, cuando nos dieron la oportunidad de ir hasta la sede del Secretariado.

J. S. Perdona te interrumpo, resulta que una de las características de las organizaciones guerrillearas es su accionar bélico, puesto que son organizaciones políticas de carácter militar. entonces, tú tuviste la intención, cuando recién te acercas a las FARC, de asumir las armas , o es algo posterior, de cuando ya tenías algún tiempo de estar en las filas?

S. T. En verdad yo nunca pensé que sería guerrillero. Depronto en algunos momentos de las discusiones de la vida de estudiantes uno manifestaba que, bueno..., yo me voy para la guerrilla, etc. pero esas eran más bien palabras de euforia juvenil no muy meditadas. Yo llego a la guerrilla es por la situación que vive el país y por la situación personal propia, cuando el espacio que da este sistema para el debate, para el discentimiento político civilizado se cierra completamente. Y para entender esto hay que ubicarse en la época y en los hechos; en los años 80 y en el surgimiento y traumatismos que sufre la Unión Patriótica: la guerrilla ha salido a hacer su trabajo abierto, directo, franco con la población, con las masas. La guerrilla sale a las ciudades, a los pueblos, a las veredas, a hablarle a la gente, a hacerle preguntas, a mostrarle alternativas de cambio social. nuestro compromiso se enroló en esa dinámica, en la de dar a conocer el pensamiento de las FARC-EP en torno a ese gran movimiento popular que era la Unión Patriótica, para en la lucha política legal disputarles el poder a las clases dominantes. pero entonces el juego político se fue tornando sucio por la falta de democracia que impera en el régimen, entonces comenzaron los señalamientos, los asesinatos, etc, contra quienes estaban adelantando el avance del proyecto popular upecista.

De tal manera que aquí se presenta una situación de hecho que terminó empujando a una gran cantidad de dirigentes a tener que enguerrillerarse. Por lo que a mi respecta yo nunca tuve en mente empuñar un arma por que sí, o venirme al monte para jugar una aventura. No, definitivamente no. Yo me vengo a la guerrilla por que había necesidad de continuar la lucha, y en la ciudad la vida que yo llevaba ya no se prestaba para eso ya que Valledupar se habían presentado asesinatos de gente que estaba trabajando en lo mismo que yo, buscando espacios de participación de organización popular, buscándole alternativas, nuevos rumbos que no necesariamente debían ser la revolución socialista y el comunismo para ya.

J. S. La decisión fue muy meditada.

S. T. Sí, sobre todo por que las obligaciones que se tenían eran grandes. Yo tenía mujer, hijos, responsabilidades profesionales y laborales, etc. Y la verdad es que hubo otras alternativas para sopesar, como la de salir hacia el exterior, o trasladarme a vivir a otra parte del país, etc. Pero de verdad pensaba que irme para el exterior era una idea absurda y loca, por que allá me podría convertir en un gran fracasado. trasladarme a otro lugar tampoco resolvía nada puesto que los asesinatos eran una práctica difundida en todo el país y que según lo que se deducía de la política de seguridad nacional del régimen, tendía a agravarse. así que la mejor opción era la de ingresar. La otra era la muerte en cualquier calle asesinado por la espalda. Y esta no era una posibilidad remota: ya habían asesinado a Leonardo Posada a quien conocí; habían asesinado a Jaime Pardo Leal, a quien no conocí personalmente, pero lo admiraba mucho. habían dado muerte a José Francisca Ramírez en Valledupar, a marcos Sánchez en Santa Marta. La situación era muy grave.

J. S. desde que tú y tus amigos se ponen a disposición de las FARC adquieren un compromiso, el de desarrollar un trabajo organizativo revolucionario, y en efecto ustedes lo asumen dándole continuidad al trabajo que a iniciativa propia venían desarrollando en Valledupar. pero desde ese momento el trabajo es orientado por las FARC y se efectúan en función de los planes de las FARC?

S. T. Claro que sí. todo el trabajo se nutre de nuestras iniciativas y experiencias, pero como tú dices, bajo orientación de FARC y más que todo en función de la Unión Patriótica que era el proyecto que en ese momento desarrollaba. Nosotros entramos a impulsar el trabajo de U. P. a través de un movimiento cívico que se creó llamado Causa Común.

J. S. Causa Común se crea, entonces, después que ustedes se ponen en contacto con las FARC.

S. T. Hombre, mira, en verdad ya existía la idea, el inicio..., nosotros que habíamos pensado en una organización que implicara la constitución de un movimiento cívico, pero que al mismo tiempo tuviera organizados algunos núcleos clandestinos de trabajo, y en efecto eso se venía impulsando por parte nuestra en Valledupar. Nosotros no abandonamos esa idea, sino que se la expusimos como planteamiento organizativo a las FARC. la idea la veníamos desarrollando desde 1.981, unas 3 ó 4 personas que ahí en Valledupar pensábamos que en el proceso del trabajo organizativo de masas podíamos ir encontrando y seleccionando más personas preparadas, con capacidad, etc. que las podíamos vincular, incluso, a alguna estructura revolucionaria de tipo militar. de tal manera que cuando vienen los acuerdos de La Uribe en mayo de 1.984, nosotros estamos es en busca de la guerrilla, por que siempre estuvimos convencidos de la necesidad de buscarle respaldo armado a cualquier tipo de organización popular que se pretendiera crear. entonces nos encontramos con Adán Izquierdo, le planteamos la idea, a él le parece correcta y la echamos a andar. con las FARC cuaja la idea de Causa Común.

No obstante hay otro hecho importante a resaltar y es que en ese momento en que nosotros estamos pensando en crear un Movimiento cívico-popular, en otras partes de Colombia también se estaba dando la misma situación sin que para ello existiera ningún tipo de preacuerdo ni coordinación. es así como Marcos Sánchez Castellón con otros muchachos profesionales tenían en Santa Marta un Movimiento al que llamaban Camilo Torres Restrepo, el cual lo estaban tratando de proyectar, también, en los colegios, en la universidades, en los barrios, etc. para captar cuadros para la lucha. Y esto, Marcos lo estaba haciendo sin que existiera orientación de ninguna organización guerrillera.

En Cartagena también había un fenómeno similar llamado Movimiento Bolivariano, con las características de ser una organización amplia, popular..., que la dirigían algunos cartageneros que en épocas anteriores habían militado en la izquierda, así como ocurría con Marcos Sánchez y algunos de los amigos del futuro Causa Común. de tal manera que el fenómeno venía gastándose con varias cabezas, y Adán, por orientación del Secretariado Nacional, lo que hace es que logra sincronizarlos, engranarlos y ponerlos a funcionar dentro de la Unión Patriótica.

A este conjunto se suma, más adelante, también, otro Movimiento que surgió en Barranquilla denominado Causa Caribe, dirigido por unos muchachos progresistas del Atlántico. Esto sí fue posterior al surgimiento de la U. P. y de la salida de algunos guerrilleros al trabajo político en las ciudades.

J. S. Cuando ustedes presentan la idea al 19 Frente, en la charla con Adán que compromisos establecen?

S. T. El compromiso fue de trabajar solamente. Nosotros no pedimos apoyo financiero, ni gente para que nos ayudara, sino trabajo, orientación y respaldo, de tal forma que si se presentaban inconvenientes en el desarrollo de las tareas, lo cual era previsible, nosotros pudiéramos decirle a nuestra gente váyanse para arriba, para la sierra, para la guerrilla, tomen la alternativa de la lucha armada que ahí está el respaldo de la guerrilla.

Nosotros debíamos hacer el trabajo abierto, pero también el trabajo reservado de apoyo al Frente sin que ello implicara declararnos públicamente como marxistas o como comunistas.

El trabajo arrancó vinculando profesionales, estudiantes y gente de diversa extracción social. de ese colectivo salieron guerrilleros, ya cuando no hubo otra opción sino la de las armas, como Gabriel, Fausto, Lucas, Katerine, por ejemplo, que hoy en día son combatientes de amplia trayectoria en el 19 y 41 frentes.

J. S. La Unión Patriótica qué significado tuvo para el despliegue del trabajo de ustedes?

S. T. Jugó un importantísimo papel. La U. P. fue un fenómeno político nacioal que significó el despertar de una amplia franja popular marginada en sus aspiraciones y que encontró, por fin, un escernario donde conjugar esperanzas y proyectos. a nosotros ese fenómeno nos arrastró al igual que arrastró al resto de los movimientos que te mencioné anteriormente. luego, obligados por el accionar de la guerra sucia, muchos de sus dirigentes pasaron a la guerrilla, otros se retiraron aterrorizados, otros fueron asesinados por el paramilitarismo, como fue el caso de Miguel Ángel Arroyo que era un dirigente estudiantil de la Universidad Popular del Cesar. Incluso, algunos dirigentes amigos, cercanos a Causa Común, sucumbieron bajo las balas enemigas, como fue el caso de José Francisca Ramírez Torres, hecho al que siguió la desbandada de mucha gente del Movimiento cívico y el paso de otros a la lucha clandestina.

J. S. Podemos decir que el paso de muchos miembros de la U. P. de la lucha abierta a la lucha clandestina y conspirativa se produce como una necesidad?

S. T. Si claro, como una necesidad que incluso tomando en cuenta el historial, los antecedentes sanguinarios de la oligarquía colombiana- había sido prevista. por ello, precisamente, era que nosotros habíamos planteado crear estructuras clandestinas que nos sirviera de auxilio en el momento en que la oligarquía dejara de jugar por la punta izquierda con Belisario Betancur y comenzara a jugar por la punta derecha, o ultraderecha con otro gobierno o con el mismo.

En mi caso, yo no estaba propiamente haciendo el trabajo abierto; yo estaba en la responsabilidad de generar trabajo clandestino. Y de todas maneras, como los organismos de inteligencia comenzaron a vincular a Causa común con U. P. y esta con las FARC, para estigmatizar al movimiento popular y reprimirlo, esto cerró espacios a un nivel que realmente obligó a que nos enguerrilleráramos. La situación se agudizó sobre todo después que en Valledupar aconteció un fenómeno que marcó la historia de esta ciudad; y fue la marcha campesina del norte, sur y centro del Cesar (el llamado Paro del Nor-Oriente). Este fenómeno de masas que congregó entre 10 y 15 mil campesinos que se fueron a "vivir" a la Plaza Alfonso López asustó a la oligarquía vallenata más aún cuando notaron la combatividad de los campesinos y el apoyo de la población humilde. Ahí sí, entonces, la oligarquía se afanó a planificar e influir con todo el peso de su poder económico en las determinaciones de gobierno que se orientaron a reprimir, a golpear y asesinar a la gente. Digamos que el primer asesinato de ese período que comete el régimen en Valledupar fue el de José Francisca Ramírez, el 29 de junio de 1.987.

J. S. La marcha campesina quién la impulsa?

S. T. Esa marcha campesina o Paro del nor-Oriente, comienza a ser gestada por la UC-ELN. Las FARC se vinculan a la idea y destacan cuadros para esa tarea. lo mismo hacen la U. P y Causa común al lado de otras fuerzas y organizaciones revolucionarias como fue el caso de A LUCHAR. Ello hace que dicho movimiento adquiera una enorme dimensión en momentos en que ya se han dado graves casos de guerra sucia, lo cual luego del paro se recrudecen.

A José Ramírez lo asesinan a raíz de la movilización por orden del Comandante de la Segunda Brigada de aquella época.

Ya en Valledupar, en el manejo de la situación, tuvo mayor influencia las FARC puesto que dentro la movilización, había gente que seguía orientaciones nuestras; gente ganada por los guerrilleros que habían sido destacados para la organización de Unión Patriótica, como fue el caso de Julián Conrado y Julio Gaviria, por ejemplo. La gente ganada para el proyecto de U. P. se metió a la pelea y ayudó en la organización de la marcha campesina. De tal manera que en el grupo que posteriormente se reunió y discutió con el gobierno departamental la búsqueda de soluciones a los problemas de los campesinos, hubo mayor influencia fariana.

Tiempo después, gran parte de los líderes, sobre todo los dirigentes más notables del paro, fueron asesinados. Y aunque esto genera espanto, no extraña, pues esa ha sido la forma tradicional de responder la oligarquía a sus opositores políticos, asesinándolos, masacrándolos. En la envestida de exterminio desatada por los agentes del poder estatal cayeron aquí en la costa excelentes dirigentes, en una oleada de muerte que cubrió a todo el país. Entre estos dirigentes tenemos, por ejemplo, a Marcos Sánchez en Santa Marta, a quien no le perdonaron el haberse convertido en uno de los más grandes símbolos de rebeldía popular de la historia reciente del Caribe. Y como te decía, lo asesinaron en desarrollo de ese malévolo viejo método de la oligarquía de exterminar a sus opositores, lo que es tradición heredada de la práctica sanguinaria del poder español de la época de la colonia. Así lo hicieron con los gobernantes aborígenes; a muchos hasta los traicionaron para amanzarlos y luego asesinarlos. Así sucedió con Atahualpa y Moctezuma. Así lo hicieron con José Antonio Galán, a quien apresan, torturan, ahorcan y luego descuartizan por el pecado de haber luchado contra la injusticia que imponía el régimen colonial. A Bolívar también intentaron asesinarlo.

Esa tradición maldita se ha proyectado a través de los tiempos, y se reflejó también en el asesinato de Uribe Uribe, con el magnicidio del tribuno popular Jorge Eliécer Gaitán, con la muerte de Jaime Pardo Leal y de tantos otros miles de dirigentes cuyo "delito" ha sido disentir. Con Camilo Torres intentaron hacer lo mismo, pero él se fue para la guerrilla; ahí murió, pero pelando. La guerrilla, entonces, se ha convertido, tomando toda esta experiencia, en una alternativa que el pueblo colombiano ha asumido con decisión obteniendo buenos resultados para garantizar su futuro.

J. S. Ante esta realidad y ante el recrudecimiento de la guerra sucia, ustedes nunca pensaron en el exilio.

S. T. Sí se pensó, esta era una alternativa, una posibilidad; es más, es una opción a la que han acudido los revolucionarios en todos los tiempos. Lenin estuvo en el exilio, Martí también..., Bolívar acudió, incluso, a esa medida en más de una ocasión. Pero hay que tomar en cuenta que el pueblo colombiano tiene una intensa y firme tradición de lucha, y una guerrilla muy desarrollada que brinda la posibilidad de seguir aquí, dando la pelea dentro del país. Por eso yo particularmente no quise irme para el exterior pese a que muchos si lo hicieron.

A mi me pareció que irme era fracasar, era como claudicar en los ideales, entonces es claro que en el exilio se le hubiese podido dar continuidad al hogar, a la atención familiar; pero lo cierto fue que en mí primó más la idea de persistir en el trabajo revolucionario aquí, en Colombia. Así que varios de nosotros tomamos la decisión de venirnos para la guerrilla a sabiendas de que era una vida difícil, de sacrificio. Esto para nadie ni fue ni es fácil, a pesar de que para nuestro caso ya había compenetración con los guerrilleros del 19 Frente, conocíamos de sus actividades cotidianas, de la dureza de la vida y de la lucha guerrilera. Pero pese a todo, la decisión fue la de no darle la espalda a las ideas, no salirnos al exterior, sino afrontar aquí las dificultades en la vida guerrillera, con la convicción de que hay que echar esto para adelante. esa convicción es lo que hace a uno vencer las dificultades.

J. S. Ya como guerrillero qué aspectos consideras como los más importantes en el desenvolvimiento de tu vida?

S. T. Uno muy importante sería el haber vivido desde muy temprano el desarrollo de la guerrilla en la costa, con el respaldo de las clases sociales populares; ver cómo en 10 años aquí se generaron condiciones para el despliegue no sólo del 19 Frente sino de muchos otros Frentes.

Ver cómo respondió y va respondiendo el pueblo costeño a la construcción de su propio ejército, y eso es muy importante, sobre todo si recordamos que la oligarquía costeña se jactaba diciendo que aquí no había abono para que prendiera la semilla insurgente.

Otro aspecto es el sentir que en medio de las dificultades seguimos siendo consecuentes con las ideas y con la lucha revolucionaria por sobre cualquier adversidad.

J. S. Simón tú señalas como aspecto importante de tu vida guerrillera el haber asistido al desarrollo de las FARC aquí en la costa. En Colombia se conoce la historia de nuestra organización de manera muy limitada; fundamentalmente se tienen noticias de los hechos ligados a la epopeya marquetaliana y al desenvolvimiento insurgente que gira alrededor - con mucha razón- de los comandantes Manuel Marulanda Vélez y Jacobo Arenas, preclaros conductores del movimiento armado. Poco se sabe de la dinámica que van teniendo los núcleos armados en las localidades de las diferentes altitudes del país. Si se tratara de aportar elementos para la elaboración de la historia política del Caribe colombiano, qué periodización harías tú del despliegue del Movimiento fariano en la región?

S. T . Bueno, en primer lugar hay que señalar que es a partir de la Séptima Conferencia de las FARC, fundamentalmente, cuando se arranca de manera decidida con la organización de este Movimiento insurgente en la Costa.

Este evento se da en el año de 1.982. A partir de ahí salen comisiones a realizar el trabajo de penetración del área. Por ejemplo, el Cuarto Frente proyecta unidades en la Serranía del Perijá; y esto, en continuidad de una lucha que inició hace muchos años las FARC con la idea de los marquetalianos con Manuel Marulanda y Jacobo Arenas a la cabeza.

La Séptima Conferencia determina que los 16 Frentes que habían en el momento en gran parte del país había que desdoblarlos para continuar creando más Frentes y copando todo el país. Es así, como van surgiendo nuevas estructuras multiplicantes de la guerrilla. La comisión que proyecta el Cuarto Frente al Perijá, en la que iba Solís Almeida, llevaba la misión de crear condiciones para formar otro Frente. Por otro lado, el Secretariado Nacional destaca a Adán Izquierdo, quien estaba en el Décimo Frente, a generar condiciones para fundar, también, un Frente en la Sierra Nevada. Esto fue en el mismo año 1.982; él y una comisión del décimo entran por Pueblo Bello, y por esa parte inician los primeros contactos con gente de dicho lugar. Con Adán iban Oliverio y Carolina. Ellos hacen un parcial reconocimiento de la zona caminando la ruta de Pueblo Bello a Nuevo Colón. Salen del área..., luego recorren el área de Minca y ven que sí hay condiciones para crear un Frente guerrillero. Entonces el Décimo Frente saca varias unidades, a raíz del informe positivo de Adán, a desarrollar ya la tarea de construcción de un nuevo Frente.

En esa labor de reconocimiento y penetración del área por parte del Cuarto y Décimo Frentes, inicialmente participan guerrilleros entre los que estaban Jairo Quintero, Rafita, Oliverio..., más tarde Leonardo, Joseito, Estrellita Guevara, Felipe, etc. Ellos, digamos, darían el arranque decisivo de la primera etapa que abre paso al nacimiento de la guerrilla fariana en la Costa.

Después viene otra etapa, la del surgimiento y desarrollo de la Unión Patriótica, que abre un mayor espacio a las FARC, en general , y al Diecinueve Frente en particular. Esto sería hacia 1984 cuando Adán regresa a revisar cómo continuaba el trabajo de las Comisiones que habían quedado en la Sierra Nevada. El estuvo al principio, pero no continuó; partió para el Secretariado, de donde vuelve como ayudantía a revisar las cosas comisionado por la Dirección Nacional. Cuando él llega en esa segunda ocasión, con el proceso de tregua hay un espacio político abierto que es muy bien aprovechado por él y por el Estado Mayor del 19 Frente para hacer una gran cantidad de relaciones públicas que permitieron un magnífico lanzamiento de la U. P. en 1.985.

J. S. Cómo se dio el proceso de construcción de la U. P.? hablemos de ésta segunda parte de la historia del Frente al que tú ingresas.

S. T. Adán había vuelto al Secretariado en diciembre de 1.984, y regresa a la Costa en febrero de 1.985. Inmediatamente se presenta en Valledupar, y en una finca nos reunimos con él y entonces nos da a conocer la determinación que se tomó en el Pleno del Estado Mayor Central de llevar a la práctica lo expuesto en el documento de los acuerdos de La Uribe, en los que se afirmaba que las FARC se constituiría en plataforma de lanzamiento de un gran movimiento político de cobertura nacional: la Unión Patriótica. Y es en esa reunión donde nace el plan para realizar un acto político de masas en el Departamento Cesar, en el cual se explicarían los puntos esenciales del programa político de la U. P.

Ello requirió de mucho trabajo y de una estrategia detallada; queríamos encontrar una personalidad vallenata que nos pudiera "abrir puertas" para llegar a los dirigentes políticos no solo

del Cesar sino de la Costa, y en particular del gobernador del Cesar, por aquello del lanzamiento de la U. P. en ése Departamento. Y ahora, recuerdo que una posibilidad que barajamos fue la de hacerlo en la Plaza Alfonso López de Valledupar...; imagínate, en el corazón de la oligarquía violinista. Y claro, no lo logramos.

Descartamos nombres, personalidades, miramos y analizamos entre varias opciones y nos decidimos, sin que ella tuviera idea, por Consuelo Araujo, periodista y folkloróloga de la música violinista. Dimos un "rodeo" para llegar a ella, ya que llamamos por teléfono a Bogotá a Margarita Vidal, quien había jugado un importante papel en la Comisión Nacional de Diálogo que trabajó con el secretariado Nacional de las FARC-EP en los acuerdos de la Uribe.

Margarita Vidal vio con agrado nuestra idea. Conocía a Consuelo, movió sus hilos, se comprometió a llamarla y, finalmente, ésta aceptó de manera complacida hacer el primer contacto con Adán Izquierdo en Valledupar.

En la reunión de Consuelo con Adán éste le dijo que si lo podía poner en contacto con otras personas influyentes en Valledupar, y ella inmediatamente se puso en contacto con dirigentes políticos, gremiales, profesionales y sindicalistas. Al día siguiente (trabajaba yo en la Gerencia del banco del Comercio), recibí la llamada de Consuelo y me invitó a su casa a un almuerzo para que conociera unos comandantes de la FARC que estaban dispuestos a lanzarse a la vida política abierta. Yo no aguantaba la risa y, claro, di mi aceptación a la invitación. Cuando llegué a la casa de Consuelo, ya estaban ahí unas 15 personas, todas conocidas, y la mayoría ya vinculadas al trabajo político del 19 Frente de las FARC. Fue muy gracioso vernos ahí, preguntándonos güevonadas y tratando de disimular las carcajadas que el momento divertido nos producía. Además muy cumplidos, por que a la hora acordada todos estaban allí. Hoy, la mayoría de los compañeros asistentes están bajo tierra; fueron asesinados por los organismos de seguridad del Estado: José David López, René Costa Gutiérrez, José Francisco Ramírez, Miguel Ángel Arroyo. Otros están en el exilio: Imelda Daza Cotes, Rodolfo Quintero, Raquel Medina. Otros estamos en las FARC: Gabriel, Lucas, Catherine, Alicia, yo, etc.

Bien..., te decía que Consuelo fue importante en ese período, ya que no sólo logró que el Gobernador del Cesar Doctor Luis Rodríguez Valera -Ya fallecido- Se reuniera en su apartamento con Adán, sino que se fue en carro a visitar a uno por uno de los gobernadores de la Costa Atlántica y logra que en Barranquilla se reúnan todos con Adán y otros comandantes farianos en un acto público en la Asamblea Departamental del Atlántico. De ahí sale la propuesta de lanzar a la U. P. de la región Costa Atlántica, en el corregimiento de Pueblo Bello, en junio de 1.985. Previo a este evento, el 19 Frente se tomó pacíficamente la población de Santa Clara en el Magdalena, y así se completa el plan concebido para dar a conocer a nivel nacional la existencia de las FARC en la Sierra Nevada de Santa Marta.

Los medios de comunicación dieron gran despliegue a todos estos hechos con lo cual quedó preparado el acto de Pueblo Bello. Días antes del mes de junio, los guerrilleros del 19 Frente se trasladaron a os alrededores de Pueblo Bello. lo mismo hace el ejército, y esto creó un clima difícil e incierto..., pero al final todo resultó. Adán le habló a miles de personas que se trasladaron de todas las latitudes del Caribe colombiano; Julián Conrado interpretó sus canciones revolucionarias farianas; Lucas Iguarán, quien hasta ese momento aún era miembro de Causa Común y de la U. P., hizo lo propio, y los asistentes logramos ver a la guerrilla desde otro de sus matices: la lucha política y también sus creaciones culturales; la difusión de las ideas de cambio en discursos y canciones, las ideas del progreso en un país donde las clases dominantes históricamente han luchado por acallar las ideas de los inconformes, de los revolucionarios, de los guerrilleros.

Sí, de ahí en adelante la U. P. y las FARC se riegan como verdolaga en playa: La Jagua de Ibirico, Becerril, San Alberto, El Copey, Valledupar, Fundación, Ciénaga, Santa Marta, Barranquilla, Cartagena..., las esperanzas de las masas por constituirse en fuerza de poder, de nuevo poder, de poder popular, para la transformación profunda de la sociedad Colombiana.

El Estado Mayor del 19 Frente destaca a Julio Gaviria, Julián Conrado, etc. a impulsar en ciudades y pueblos el Movimiento Unión Patriótica. La guerrilla volcada de las montañas a las ciudades, la creación en barrios, fábricas, colegios y universidades de juntas patrióticas, las siglas de las FARC en murales, pancartas, bayas inmensas, fotos de Manuel Marulanda y Jacobo Arenas, actos políticos por doquiera; las grandes marchas campesinas y movilizaciones de masas; y finalmente, la candidatura de Jaime Pardo Leal a la presidencia de la República, acompañado de Braulio Herrera, José Antequera..., etc. Valledupar, por ejemplo, dio la más grande manifestación de la izquierda en la plaza principal, la Alfonso López, llena de gente que gritaba a todo momento (FARC, Ejército del Pueblo!, (FARC, Ejército del Pueblo! Era demasiado para una oligarquía ruin, timorata y mezquina, para con los anhelos y esperanzas de los trabajadores, de los desposeídos, de los humildes. Y vino, entonces, la respuesta que siempre han dado a los inconformes: el asesinato, la s masacres, las desapariciones, la calumnia política, la guerra contra todo o que huela a pueblo, a cambio real y a transformación de la desigualdad y privilegios en favor de unos pocos que explotan este país.

Nos quedó el trabajo clandestino, el conspirativo, la organización de núcleos farianos y la experiencia de lo que sería en un futuro no muy lejano el método más adecuado para impulsar la insurrección popular y revolucionaria. Nos quedó la firme convicción de que la manera más adecuada de adelantar la lucha revolucionaria en Colombia en la de la clandestinidad.

También todo el trabajo de penetración guerrillera en el norte del Cesar fue positivo, ya que para el siguiente semestre de 1.986, la Dirección del 19 Frente determina enviar una pequeña comisión guerrillera a desarrollar el trabajo en la Serranía del Perijá, en los municipios de Manaure, La Paz y San Diego, para que en el futuro se encontrara con las comisiones del 24 Frente que años atrás venían subiendo por los municipio de La Jagua, Becerril y Codazzi.

Oliverio, antiguo guerrillero del 10 Frente y uno de los fundadores del 19 Frente José Prudencio Padilla, y Susana, guerrillera que venía de las filas de la Juventud Comunista de Barranquilla (extraordinaria organizadora de masas) se colocan al frente de este trabajo y crean las condiciones para que meses después un grupo mayor de guerrilleros opere militar y políticamente en esa área. Hacen un trabajo paciente día a día y vereda por vereda ampliando la influencia fariana hasta lograr los requisitos mínimos que permiten que el Estado Mayor del 19 Frente ubique una guerrilla permanente en el área. recuerdo que algunos de los muchachos que iban conduciendo esa unidad eran Ciro, Luis, Fidel, Ramón y Tilzon, quienes se desplazaron al Perijá tratando de reconocer la mayor extención del área posible. Un mes más tarde se sumó Julio Gaviria que venía de hacer el trabajo abierto de U. P. en Barranquilla Todas las armas, munición, granadas, uniformes, radios de comunicación y otros implementos se trasladaron en carros particulares desde la Sierra Nevada hasta la Sierra de Perijá, por colaboradores de las FARC. Estas actividades generaban en nuestros militantes un ritmo de trabajo impresionante, y la gente se sintió satisfecha, plena, pues éramos conscientes de la importancia de las tareas. Hoy, vemos los resultados de ese esfuerzo representado, materializado, en el tamaño y la influencia que las FARC tienen en toda esa región.

Pocos meses después, el 24 Frente entregó el trabajo y el área consolidada al 19 Frente, y dos años más tarde, en diciembre de 1.988, el Cacique Upar o Frente 41 se posesionó definitivamente del trabajo en la Serranía de Perijá.

J. S. Este aspecto que acabas de tocar, la entrega del área de Perijá al 19 Frente por parte del 24 Frente, la ubicas aún dentro de la segunda etapa de la periodización de la historia de la guerrilla fariana en el Caribe colombiano?

S. T. Antes de continuar, voy a precisar algo. Pareciera que te estoy narrando una periodización de la historia del 19 Frente; pero la verdad es que se trata de la periodización de la historia del las FARC en el Caribe colombiano, con la característica de que esta historia en su primera etapa está muy ligada al surgimiento y desarrollo del Frente José Prudencio Padilla, que es -en mi concepto- la estructura que da a conocer, en los años ochenta, como con más fuerza, aquí en la Costa Atlántica, lo que son las FARC.

Y respecto a la pregunta, lo del tránsito del control del área de Perijá corresponde a un tercer período cuyo hecho inicial de mayor trascendencia vendría a ser el primer desdoblamiento del 19 Frente en el año de 1.988. Este Frente había crecido en el número de combatientes y en su influencia de todo tipo en la Sierra Nevada, en la Serranía de Perijá y en gran parte de las ciudades y poblaciones del Magdalena, Atlántico, Guajira y Cesar a partir del trabajo de U. P. y de la actividad misma guerrillera. Esto brindó las condiciones para el desdoblamiento del Frente. Anotando, además, que otras organizaciones revolucionarias también venían teniendo un amplio repunte que evidenciaba un desarrollo enorme de la izquierda en esta parte del país.

J. S. A qué crees tú que obedecía ese desarrollo inusitado de la izquierda en el Caribe?

S. T. Es un desarrollo rápido y sólido, pero no repentino. Digamos que su rapidez la tomamos en el sentido de que el surgimiento de estructuras en torno a las propuestas surgidas en el momento, como la de U. P., la de FARC, la de E.L.N, etc. y otras fuerzas, se dispara; estaba ahí, en gestación, pero la propuesta de U. P. por parte de FARC, especialmente, sirve de catalizador de la explosión de esa fuerza rebelde que estaba acumulada como esperando el momento para exteriorizarce. Lo cual viene a demostrar que la respuesta obedece no a una reacción emotiva ni de aventura sino a la existencia aquí, al igual que en todo el país, de las patologías sociales que empujan a la población a empuñar las armas para no sucumbir en medio de las circunstancias de injusticia social que imperan sin otra alternativa de solución que la lucha. En la Costa Atlántica sucedió lo acontecido en todo el país.

J. S. En medio de las perspectivas positivas de desarrollo que tiene la guerrilla en la Costa Atlántica, qué nuevas metas se plantean las FARC-EP?

S. T. L a meta fundamental es poner a la Costa en un lugar importante de vanguardia en la lucha por la paz..., en la búsqueda de una solución negociada al conflicto político-social y armado. Nosotros más que señalar las rutas de la guerra, mostramos, como lo ha hecho las FARC en general desde el momento de surgimiento, la senda de la paz. Pero si no es posible seguir ese camino por que los gobernantes se obstinan en colocar obstáculos insalvables, sabemos ya que el pueblo costeño estará siempre dispuesto a empuñar las armas para luchar por sus derechos. Eso ya lo han demostrado prestando su apoyo para la construcción, sin condiciones, del ejército del pueblo.

J. S. Teniendo la experiencia de la masacre del proyecto pacificador que fue la U. P., y conociendo la persistencia del Régimen en la aplicación de la guerra sucia contra el pueblo en todo el país, las FARC consideran aún posible que las clases dominantes abran un espacio para el diálogo y la reconciliación?

S. T. Sinceramente no se cree que las clases dominantes de por si solas abran el espacio acudiendo a una buena voluntad que jamás han tenido. Abría que obligarlas, arrinconarlas e imponerles esa salida. Ahí es donde, entonces, las FARC consideran que sí es posible que la gran mayoría de este país que anhela la paz y el progreso nacional, organizándose y luchando de manera arrojada y audaz, haga que la oligarquía abandone su renuencia a posibilitar la reconciliación en condiciones de justicia social.

Si uno se pone a revisar los planteamientos de las FARC en sus documentos de todas las épocas se nota que lo que ha imperado es el propósito de solucionar los problemas del país siguiendo una vía política, dialogada, concertada. Este fue el discurso de siempre de Jacobo Arenas; más que en el discurso de la guerra, insistió en el discurso de la paz.

----------------------

(*) Sobre la propuesta de Los 12 Puntos presentada en Caracas y Tlaxcala, lo mismo que sobre la Plataforma para un Gobierno de Reconstrucción y Reconciliación Nacional, ver textos completos de los mismos y comentarios en el capítulo final de ANEXOS.

---------------------- 

(Sierra Nevada de Santa Marta, región de Casa Blanca, junio 28 de 1,994)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar