Unknown column 'a.client_id' in 'where clause'
  • 1

A donde iría la humanidad si no se entiende por fin que hay que coexistir con el bosque y con las rocas, a dónde sin la esperanza de las históricas razones que tenemos en nuestra mestiza y nuestra indiana hechura bolivariana. América y el mundo no tendrán futuro sin volver la cara hacia el respeto de la naturaleza; sin el fuego del Popol Vuh y del Quetzalcóatl en la mente; sin el Olmeca fuego mesoamericano…, sin el hombre de mandioca y de maíz, de greda y otomanque palabra, de códices, de jade y de turquesas, el hombre de las raíces hundidas en ese concepto de la tierra como madre y del amor a la vida hoy envenenada por el dólar, los transgénicos y el consumismo. No tendrá destino la humanidad sin las sabias espirituales de los pueblos avasallados por los imperios.

La democracia colombiana es tan intolerante y violenta, que trabajar de manera consecuente por la paz y la reconciliación ha sido elevado a oprobio, linda con las páginas del código penal. Por eso fue privada de sus derechos políticos la senadora Piedad Córdoba. Y por eso, pese a sus más de treinta años de lucha por hacer posible una solución política al conflicto colombiano, se pone en la picota pública al doctor Álvaro Leiva. Creí escuchar que la politóloga y periodista Claudia López salió a toda prisa del país. ¿Imagina por qué?

Reflexiones van y vienen sobre las causas del estallido social que inicialmente se originó con movilizaciones campesinas, y que luego se trasladó a pueblos y ciudades que reaccionaron indignados por las represivas acciones del gobierno; quien quiso deslegitimar acciones tan legítimas e importantes en la actual coyuntura del país, que en la realidad objetiva, apenas anuncian  el comienzo de futuras y potentes acciones de masas.

Por eso asesinaron a Gaitan y a más de 300 mil colombianos. Al campesino no le quedó otra opción: El alzamiento armado en defensa de la vida. Entonces el grito del pueblo se fue moldeando y organizando, se fue trasladando a la montaña, para preservarse del enemigo, mostrando su impulso transformador; forjando en la lucha dirigentes como Manuel Marulanda, Jacobo Prías Alape, Jacobo Arenas y Hernando Gonzáles Acosta. Y adoptó la forma de FARC- EP, hija del partido comunista, integrada por hombres y mujeres quienes decidieron asumir la forma más elevada de lucha política, por una Colombia sin explotados ni explotadores.

Sencillas reflexiones sobre el problema agrario y rural en Colombia quinta parte (final)

“En 1984 las fincas menores de 5 ha correspondían al 65.7% de los propietarios y controlaban el 5% de la superficie (…); en 2001, las fincas menores de 3 ha, pertenecían al 57.3% de los propietarios y controlaban el 1.7% de la superficie. Igualmente, para 1984 las fincas con más de 500 ha correspondían al 0.5% de los propietarios y controlaban el 32.7% de la superficie; (…)

Leer También:
Sencillas reflexiones sobre el problema agrario y rural en Colombia
parte 1
El problema no resuelto...parte 2
La gran mentira... parte 3
Latifundio en concreto parte 4

Entre las frases más “profundas y célebres” del Minpinzón está aquella en la que dijo que “aunque el mono se vista de seda mono se queda”. Y la certeza de esto está en que con seguridad lo expresó mirándose al espejo, o reflexionando en el hecho de que a un hombre como Lizarralde lo nombren de Ministro de Agricultura, no le quita su mentalidad latifundista mezquina, totalmente opuesta a que los campesinos establezcan sus zonas de reserva.

Sencillas reflexiones sobre el problema agrario y rural en Colombia, cuarta parte (de 5)

Para hablar de la existencia del latifundio en Colombia, actualmente podemos decir en una cifra que el 41% de la tierra tiene menos de 100 mil dueños.
 
Existe hoy el Gran Atlas de la Distribución de la Propiedad Rural en Colombia...

Leer Tambien:
Sencillas reflexiones sobre el problema agrario y rural en Colombia
parte 1
El problema no resuelto...parte 2
LA GRAN MENTIRA... parte 3
Otra vez las cifras de la desigualdad... parte 5