Unknown column 'a.client_id' in 'where clause'
  • 1

Gran parte de la agenda que trazaron las comunidades rurales, por la que están dispuestas a un nuevo paro nacional agrario y popular, es la misma que el gobierno se niega a discutir en los diálogos de paz en la Habana, y que enarbola un alto significado patriótico y democrático. Para el gobierno una reforma estructural agraria no debe contemplar el reordenamiento territorial, la liquidación del latifundio improductivo, la democratización institucional que permita a las comunidades intervenir en la política agraria y se niega a suprimir los TLCs, la extranjerización de la propiedad de la tierra, las depredadoras concesiones de los territorios a las multinacionales mineroenergéticas y la militarización de la vida rural, entre otras medidas necesarias.

A propósito  del cuarto punto del Acuerdo General para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera, y en él, “la solución al problema de las drogas ilícitas”,  que se está desgranando poco a poco en la mesa de conversaciones en la Habana, vale la pena  repasar el reciente pasado sobre lo poco o lo mucho,  hecho por las FARC EP a lo largo de su historia, alrededor de la escogencia hecha por los campesinos colombianos, en algún momento, para sobrevivir: cultivando coca (principalmente), marihuana y amapola.

Mientras los aspirantes a la Presidencia no modifiquen sus programas electorales, los colombianos se mantendrán de espaldas a sus ofertas. Síntoma de que esto es cierto, es que el voto en blanco se mantiene en la delantera de la intención de los votantes, muy por encima de los candidatos que ven bajar los guarismos tras cada nueva encuesta. El 27 por ciento que atribuyen a Santos  es falso y así lo determina el descenso de estos días.

Lo que más impresiona de este hombre de obras tan grandes es su sencillez, su fuerza de carácter, su dulzura y su determinación, sus conocimientos teórico-políticos y un corazón enorme, que le permite crear una empatía positiva en quien lo escucha y se queda encantado para aprender de él. Jesús perdió la visión por culpa de una enfermedad crónica, pero como recuerda él, “basta la luz del alma para ver en las tinieblas”.

¡Cómo mitigar este punzante dolor por su ausencia! ¡Cómo no extrañar su dedicación absoluta a esta causa, su trabajo creador, su tesón, su sacrificio permanente, su convicción en un futuro distinto! Entre bromas solía especular acerca de nuestro trabajo al lograrse un acuerdo de paz.

Quizás sí sea necesario hacer una pausa en las conversaciones; abrir un compás de espera, que permita que el país nacional digiera la gravedad de lo que está pasando y dé tiempo al Presidente Santos para esclarecer los hechos, determinando también el grado de culpabilidad de la CIA en los mismos.

Con todo respeto

Independiente de la decepción dejada en el electorado por los representantes de la antidemocracia en Colombia, el voto en blanco no es la mejor opción para demostrar desacuerdo con la institucionalidad.

Hasta cierto punto puede ser comprensible la desazón, “En quién cree uno pues mija'' me decía una matrona por allá en un pueblo de Antioquia, ''si hasta eso que ahora llaman izquierda uno solo escucha las noticias que están metidos en corrupción, y peor aún, divididos…, otra cosa sería si todos se unieran y presentaran un solo candidato, como en la época de la UP”