• 1

Quizás sí sea necesario hacer una pausa en las conversaciones; abrir un compás de espera, que permita que el país nacional digiera la gravedad de lo que está pasando y dé tiempo al Presidente Santos para esclarecer los hechos, determinando también el grado de culpabilidad de la CIA en los mismos.

Mientras los aspirantes a la Presidencia no modifiquen sus programas electorales, los colombianos se mantendrán de espaldas a sus ofertas. Síntoma de que esto es cierto, es que el voto en blanco se mantiene en la delantera de la intención de los votantes, muy por encima de los candidatos que ven bajar los guarismos tras cada nueva encuesta. El 27 por ciento que atribuyen a Santos  es falso y así lo determina el descenso de estos días.


Proclaman a los cuatro vientos que somos una "narcoguerrilla" y pretenden que la gente crea que el problema real detrás del narcotráfico somos las FARC, tercamente negando que la problemática del narcotráfico es un problema social. Y lo es, tanto para los campesinos pobres que cultivan la hoja de coca, como para los -igualmente pobres- pequeños vendedores de drogas que viven en las calles de Chicago o Amsterdam. Mientras tratan a los productores de coca, amapola y marihuana  y sus consumidores como criminales, las instituciones del Estado son cómplices de las actividades de los grandes cárteles de la droga, cuya existencia depende de la connivencia de las autoridades.


¡Cómo mitigar este punzante dolor por su ausencia! ¡Cómo no extrañar su dedicación absoluta a esta causa, su trabajo creador, su tesón, su sacrificio permanente, su convicción en un futuro distinto! Entre bromas solía especular acerca de nuestro trabajo al lograrse un acuerdo de paz.

En las últimas semanas la opinión pública ha conocido importantes revelaciones de medios internacionales sobre la injerencia directa de la comunidad de inteligencia del gobierno de los Estados Unidos en nuestros asuntos internos, con gravísimas repercusiones dentro del marco de las relaciones del gobierno colombiano con países vecinos, así como en el desarrollo del conflicto social y armado que vive Colombia.

Confirman estos documentos la gran cantidad de pronunciamientos de las FARC-EP respecto a la transnacionalización del conflicto colombiano y la creciente dependencia y servilismo de las fuerzas armadas del Estado colombiano al aparato militar estadounidense.

Con todo respeto

Independiente de la decepción dejada en el electorado por los representantes de la antidemocracia en Colombia, el voto en blanco no es la mejor opción para demostrar desacuerdo con la institucionalidad.

Hasta cierto punto puede ser comprensible la desazón, “En quién cree uno pues mija'' me decía una matrona por allá en un pueblo de Antioquia, ''si hasta eso que ahora llaman izquierda uno solo escucha las noticias que están metidos en corrupción, y peor aún, divididos…, otra cosa sería si todos se unieran y presentaran un solo candidato, como en la época de la UP”

Escribe el señor León Valencia una columna en la revista Semana, con fecha 21 de diciembre, en la que me confiere el dudoso honor, más ambiguo todavía por compartirlo con el Presidente Juan Manuel Santos, de personaje del año. El solo hecho de que el nombre de un revolucionario sea insinuado como objeto de reconocimiento por parte de los grandes medios de comunicación, es indiciario de que alguna trama oscura se está tejiendo en torno a él por los poderes dominantes.