Unknown column 'a.client_id' in 'where clause'
  • 1
Mientras el tiempo pasa y la confrontación se agudiza en toda Colombia, donde soldados y guerrilleros son las principales víctimas de la guerra, así como las ONG y la población civil padecen calumnias y masivas detenciones arbitrarias por supuestos vínculos con la guerrilla.
Mi llamado es a que se nieguen de servir de verdugos de su propio pueblo. El futuro de Colombia no puede ser de guerra indefinida, porque esta solo beneficia los intereses de los gobernantes y ustedes y nosotros estamos retardados en dirimir nuestras diferencias mediante diálogos hacia la solución de la problemática nacional para bien de las futuras generaciones de compatriotas.
Como integrantes del nuevo ejército del pueblo que habrá de garantizar en el futuro próximo la paz de la patria, nos dirigimos a ustedes para enviarles, desde las montañas, nuestro cálido saludo de hermanos.

Cuando en el día de hoy, vosotros alumnos de los Colegios Militares, habéis jurado bandera, tenéis la opción de trascender los límites de una ceremonia formal para convertir este acto en una convocatoria histórica que reúna -como vanguardia y sin exclusiones- a los jóvenes de Colombia, hombro a hombro con los mayores que, aquí presentes o en cualquier rincón de la Patria, quieran acompañarnos para encaminarnos hacia la redención de nuestra Patria por vías que nuestros dirigentes tradicionales no han sabido o mejor, no han querido trazarnos.

Única alternativa seria para eliminar el narcotráfico

Con el desarrollo a ultranza del capitalismo en su etapa imperialista, que en esta fase de la globalización hunde en la miseria a la mayoría de la población mundial, muchos pueblos de importante economía agraria, optan por los cultivos de coca, amapola y marihuana como única alternativa de sobrevivencia.