• 1

Histórica conversación de tres guerreros que respaldaron sus asertos con la propia vida en los campos de batalla, impartieron órdenes y participaron de su concreción, diálogo despojado de retorica, directo como debe ser entre combatientes, pero alejado de odios y recriminaciones sin pullas ni altisonancias, que exploraron, en esta ocasión, nuevos caminos en procura de la reconciliación de nuestra sociedad. Una vez más quedaba claro que el objetivo de la paz rebasa las individualidades, exige voluntad política colectiva de muy amplia cobertura y que dadas las profundas raíces del conflicto, la reflexión sobre salidas incruentas debe ser juiciosa y objetiva.

Sustentar cualquier propuesta en la imagen que vende la propaganda oficial de unas FARC derrotadas, atosigadas de impúberes, sin apoyo de masas, sin comunicaciones, etc., no es serio. El general Valencia debe recordar cómo la mentirosa campaña mediática del gobierno de los Estados Unidos con ocasión de su agresión a Vietnam, finalmente le rebotó en contra.

Hemos golpeado y sufrido reveses como en toda guerra aunque aquí se pretenda que no hay muertos y heridos sino en uno de los bandos, se silencien los centenares de combates diarios, se le tuerza el cuello a los hechos y como en la Alemania de Hitler se ejecuten actos terroristas para endilgárselos al adversario mientras la violencia institucional y para institucional, la corrupción en la cúpula de la administración, la intimidación irrigada desde Palacio, el hondo calado del narcotráfico en el Estado, la impunidad, el desproporcionado abismo social, el desplazamiento forzado y el despojo de tierras reclaman una profunda transformación del régimen político

Superar tal situación incruentamente continúa siendo prioridad para las FARC por encima de los burdos engaños oficiales. No hace mucho el ex presidente Pastrana, reconoció en una revista semanal que el diálogo en el Caguán fue solo una distracción para ganar tiempo ante la creciente fortaleza de las FARC. La referida conversación con el general Matallana se hizo en el marco del lanzamiento de la Unión Patriótica cuyo prometedor destino, todos lo sabemos, lo acribilló el terrorismo del Estado.

Por encima de las dificultades nuestro compromiso por construir una Nueva Colombia es irreversible como lo es nuestra decisión de luchar por el triunfo y alcanzar la paz democrática, es decir la justicia social.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar