Unknown column 'a.client_id' in 'where clause'
  • 1

La captura del soldado Norteamericano Kevin Scott Sutay, pone de manifiesto la activa participación sobre el terreno, de militares y mercenarios norteamericanos en operaciones de contra insurgencia en las que aparecen bajo el eufemismo de contratistas.
A pesar del derecho que nos asiste para mantener al soldado Kevin Scott como prisionero de guerra, hemos tomado la decisión política de liberarlo como un gesto que se enmarca dentro del ambiente de las conversaciones que se adelantan en La Habana con el gobierno colombiano, en búsqueda de un acuerdo que ponga fin al conflicto social y armado en nuestro país.

 Por encima de las divergencias de opinión y enfoque, una ojeada a la prensa nacional permite formarse una idea del país en que vivimos. El 6 de julio, por ejemplo,  reviso la relación periodística del día anterior y no puedo menos que intentar un breve comentario al respecto. Por razones obvias, prefiero las noticias relacionadas con el conflicto colombiano y la paz.

Bajo el titular  Condenan a tres militares a 32 años de prisión por falso positivo, leo sobre el fallo de un Juzgado de Medellín contra el capitán John Alexander Sandoval Díaz, el subteniente Edwin Leonardo Tora Ramírez y el cabo Carlos Medardo Cuesta Pizarro. Por encima de la versión oficial sobre los hechos del 18 de mayo de 2004, primaron los testimonios en el sentido de que las víctimas fueron apartadas, golpeadas, acusadas de guerrilleros y acribilladas  en cercanías de la finca en la que trabajaban en Ituango, Antioquia.

 Declaración de las FARC-EP

En el Limbo se encuentran los diálogos de La Habana por cuenta del hombre que quiere pasar a la historia como el presidente que logró la paz en Colombia.

Los ecos de la justa protesta del gobierno de la República Bolivariana de Venezuela por la recepción de Santos al opositor Capriles en el Palacio de Nariño, se replican aún con un sonoro vibrato.

In english... in Deutsch

 La paz es la más noble, justa y legítima aspiración de nuestro pueblo. La guerra ha sido una imposición de las clases dominantes para perpetuarse en el poder y para sostener un régimen político elitista, intolerante, injusto, corrupto e incapaz de dar solución a las más sentidas necesidades de la nación.

El 2 de junio, varios medios nacionales reprodujeron declaraciones del presidente Juan Manuel Santos acusando a las FARC-EP de amenazar a Julio Roberto Gómez, presidente de la Confederación General del Trabajo (CGT) y a varios dirigentes de la misma central obrera. El presidente afirmó: “Donde llegue a ser cierto esto y lo ejecuten, podría poner en peligro el proceso de paz porque sería absolutamente inaceptable”. Rechazamos rotunda y enfáticamente tal acusación.
Siguen su accionar los enemigos ya no agazapados sino desembozados contra la paz.

{youtube}TinXM1gYF_E{/youtube}

Los máximos comandantes del Ejército de Liberación Nacional ELN y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia Ejército del Pueblo FARC-EP comunicamos a los integrantes de las dos organizaciones...

Preocupados, muy preocupados por la generación de hechos que sin duda afectan la extraordinaria atmósfera de paz que habíamos logrado construir en los diálogos de La Habana, queremos hacer las siguientes reflexiones:

Nadie pone en duda el importante rol que ha jugado y juega la República Bolivariana de Venezuela con su franco compromiso en la búsqueda de la paz para Colombia, como país acompañante y facilitador del proceso.