Unknown column 'a.client_id' in 'where clause'
  • 1

Mis primeras palabras, tras la firma de este Acuerdo Final, van dirigidas al pueblo de Colombia, pueblo bondadoso que siempre soñó con este día, pueblo bendito que nunca abandonó la esperanza de poder construir la patria del futuro, donde las nuevas generaciones, es decir, nuestros hijos y nuestros nietos, nuestras mujeres y hombres, puedan vivir en paz, democracia y dignidad, por los siglos de los siglos.

La paz de Colombia debe tener rostro de mujer. Los acuerdos construidos en la Mesa, y el aporte invaluable de la Comisión de Género tiene ese propósito. En todos y cada uno de los puntos están presentes las reivindicaciones de las mujeres colombianas frente a la reforma rural integral, la participación política, la solución al problema de drogas ilícitas, la reparación a las víctimas, y el fin del conflicto.

El Gobierno Nacional y las FARC-EP, al término del ciclo 34 de conversaciones, informamos que:

1. Durante la reunión del grupo técnico para la coordinación de la primera operación de la limpieza y descontaminación de Minas Antipersonal (MAP), Artefactos Explosivos Improvisados (AEI) y Municiones sin Explotar (MUSE) o Restos Explosivos de Guerra (REG), recibimos la visita de la Agencia Popular Noruega (APN) y acordamos:

“El guerrillero inclaudicable, el internacionalista que dispara

y también recibe disparos, el que venció las prisiones del averno,
y sigue ahí, firme en su trinchera de combate...”

Nació en la ciudad de La Habana, sí; sucedió en el año 1943. Eso lo hace cubano, y de los mejores; pero Paul viajó a la edad de dos años con sus padres hacia la tierra del Libertador Simón Bolívar, donde se radicó su familia definitivamente.

Al cierre del ciclo 34 de las conversaciones de paz de La Habana, queremos precisar cuatro temas que consideramos de la mayor importancia para alcanzar un acuerdo final de paz.

El primero, es el relativo a la responsabilidad del Estado. No en vano el informe entregado por la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas a la Mesa, apunta a que el Estado es el gran responsable de lo ocurrido durante más de seis décadas de conflicto social y armado en Colombia.