• 1
Las delegaciones del Gobierno y las FARC- EP recibimos ayer una nueva delegación de víctimas que presentó ante la Mesa de Conversaciones sus testimonios de vida y sus propuestas. Todo el reconocimiento por su valor al compartir con nosotros sus historias.Sus voces son uno de los insumos fundamentales para la discusión del quinto punto del Acuerdo General, Víctimas.
Las FARC-EP, presentan las propuestas 8, 9 y 10 de las diez mínimas orientadas a garantizar los DERECHOS INTEGRALES DE LAS VÍCTIMAS PARA LA PAZ Y LA RECONCILIACIÓN NACIONAL:
 
8. Definición concertada de mecanismos e instrumentos de justicia para garantizar los derechos de las víctimas del conflicto
9. Provisión de garantías reales y materiales de no repetición
10. Perdón político y social para construir las bases de un proceso de reconciliación nacional 
Las delegaciones del Gobierno Nacional y las FARC- EP recibimos ayer la segunda delegación de víctimas en La Habana, a quienes les queremos agradecer que hayan compartido con nosotros sus historias y opiniones. Así como el testimonio de las primeras 12 víctimas que vinieron semanas atrás, esta segunda visita fue fundamental para enriquecer las discusiones del quinto punto de la Agenda, fortaleciendo este proceso y los acuerdos que podamos alcanzar al respecto.
Las Delegaciones del Gobierno Nacional y las FARC-EP damos a conocer hoy a los colombianos  la totalidad de los borradores conjuntos de lo acordado hasta el momento en la Mesa de Conversaciones, que se refieren a los puntos 1, 2 y 4 de  la Agenda del Acuerdo General de agosto de 2012: “Hacia un Nuevo Campo Colombiano: Reforma Rural Integral”, “Participación política: Apertura democrática para construir la paz” y “Solución al Problema de las drogas ilícitas”.
Las FARC-EP adoptamos como principio la no discriminación por razones de género y en especial el respeto, garantía y protección de todos los derechos humanos de las mujeres. Son la igualdad y la justicia, fundamentos principales de los objetivos de lucha de nuestra fuerza insurgente y parte imprescindible de los cimientos de la sociedad democrática que aspiramos alcanzar para la Nueva Colombia. En esa construcción, las mujeres guerrilleras juegan un papel insustituible de contribución a la lucha; reflejo de ello es que alrededor de un 40 por ciento del total de nuestra organización insurgente se compone de guerrilleras.