• 1

 Este 26 de julio, por iniciativa de los congresistas Victoria Sandino, Aida Avella y Antonio Sanguino, se realizará la Audiencia Pública por la defensa del territorio de Taganga y sus comunidades y en resistencia a la construcción del mega proyecto “Puerto de Las Américas”, en la que participarán comunidades indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta, por el impacto negativo del proyecto en el Parque Tairona.

 

El puerto se proyecta construir en Taganga, por iniciativa privada del grupo económico DAABON, propiedad de las familias Dávila Abondano y su especialidad seria el movimiento de carga liquida, líquidos a gráneles como lo son el petróleo crudo, nafta, soda cáustica, aceite de palma, entre otros.

 

La comunidad de Taganga, habitada por más de 6000 personas, ha manifestado públicamente su rechazo a la construcción de la obra, porque sabe que además de la pesca y el turismo, esta afectaría las costumbres, la vida marina, los ecosistemas de los parques naturales y pondría a la población en riesgo de desplazamiento.

La comunidad de Taganga tiene razones para sentirse en riesgo de seguridad con la construcción del puerto; sabe que El Grupo Económico DAABON está involucrado en el desplazamiento de los habitantes de la hacienda Las Pavas, municipio de El Peñón, sur de Bolívar, donde en el año 2006 fueron desplazadas por paramilitares 123 familias y meses después de los hechos los DAABON bajo la figura de compradores de buena fe, aparecieron adquiriendo las tierras.

 

Aunque el grupo económico DAABON en sus informes dice que ha realizado más de 70 socializaciones, estas no llenan los requisitos y objetivos de la Consulta Previa. El desconocimiento del derecho de las comunidades a su autodeterminación, y la de sus territorios es una constante de este tipo de megaproyectos que finalmente destruyen el tejido social y el arraigo de las comunidades, si se tiene en cuenta que el Puerto Américas ocupa un área territorial de 5000 hectáreas.

 

El principio uribista de la Confianza inversionista que viene impulsando el gobierno Duque como “emprendimiento” y las gabelas establecidas para los inversionistas en el Plan Nacional de Desarrollo en lo ambiental, muestran un panorama desalentador. Sólo la movilización y la protesta, así como una acción parlamentaria comprometida con las comunidades, podrán frenar la política de despojo violento y destrucción del territorio.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Videos