• 1

En la tarde del domingo 6 de octubre, en el ETCR de Pondores, la Guajira, se llevó a cabo un evento muy especial. Con el apoyo del British Council y la Agencia Nacional de Reincorporación, decenas de hombres y mujeres disfrutaron una chocolatada y conversatorio sobre las nuevas masculinidades insurgentes. Varias compañeras del comité de género del ETCR habían preparado la actividad con mucho detalle. Explicaron al público interesado las diferencias entre las masculinidades tradicionales y las nuevas masculinidades. Tradicionalmente, los hombres solían asumir posiciones de control y autoridad en sus familias, sin asumir la corresponsabilidad del cuidado y las tareas domesticas con sus compañeras. Las nuevas masculinidades rompen con esa costumbre poca equitativa, al crear relaciones de más igualdad y de trabajo compartido entre hombres y mujeres. Las nuevas masculinidades conllevan elementos como la solidaridad, la empatía, la no violencia y la no discriminación. Esto no solo es beneficioso para las mujeres, cuyos esfuerzos por mucho tiempo no se han valorado suficientemente, sino también para los hombres, que de esta manera construirán mejores relaciones con sus familias.

Cabe destacar que las nuevas masculinidades insurgentes se refieren al hecho que estas en realidad se originaron en el tiempo del conflicto, ya que en la guerrilla se vivían unas relaciones de género bastante igualitarias. Hombres y mujeres compartían las mismas tareas: cocinaban, lavaban, buscaban leña y hacían la guardia sin importar si uno era hombre o mujer. A varios hombres que asistieron al evento les parecía que esta experiencia previa es algo que hay que destacar y reforzar, y compartir con las comunidades civiles. Comentaron que en esta sociedad tan machista, las mujeres frecuentemente terminan siendo esclavas del hogar, sin que sus compañeros muevan un dedo para compartir las tareas. En el tiempo del conflicto, los estatutos de la guerrilla identificaron que no podía haber una guerrilla sin la participación de la mujer. Por ello, los compañeros insistieron que hoy en día, para cambiar el mundo también se necesita fortalecer la participación de la mujer, y esto pasa también por procesos de educación y formación de los hombres. Como hombres nuevos que comparten su vida, familia y lucha de forma igualitaria con las mujeres, se puede construir un mundo mejor. No hay justicia sin igualdad!

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Videos