• 1

Expresamos nuestra mayor disposición para continuar el diálogo con las Autoridades Yukpa. Las consecuencias de una toma en Tierra Grata serían gravísimas y por eso consideramos esta acción como una amenaza contra nuestra comunidad. El Gobierno tiene constancia de que si no atiende al pueblo Yukpa, éste se toma la Vereda Tierra Grata que sirvió de Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación en Manaure, Cesar.

Alertamos que en Tierra Grata no hay condiciones para una acción como esta: el agua llega a la Vereda en un carro tanque; somos 305 habitantes incluidos 67 menores y madres en gestación; ya se presenta hacinamiento y deterioro de los alojamientos temporales construidos para iniciar el tránsito a la vida civil; tenemos cortes diarios de energía; la alimentación es insuficiente y las condiciones de nuestra seguridad física tendrían graves vulneraciones.

El más interesado en esta toma es el gobierno que ha sido irresponsable en el diálogo con el Pueblo Yukpa. Nos ha querido chantajear con ello como el problema más serio para nuestro arraigo en el territorio pese a que no es Resguardo, no se ha declarado la anscestralidad y si así fuera, esta no anula nuestra propiedad sobre el predio. No ha logrado sacarnos de Tierra Grata a pesar de su marrullería jurídica y tecnocrática. Seguro una tragedia le conviene a un poder tan deteriorado como el del Estado colombiano. Lo menos que esperamos es un bombardeo de gases lacrimógenos presentes para respaldar la ilegitimidad.

Definitivamente no entendemos por qué generar tal situación en una comunidad tan pobre como la nuestra. Aún no nos imaginamos el escenario de declararnos perseguidos por los Gobernadores, Autoridades y asesores del Pueblo Yukpa. Aceptamos sin reproche su oposición a nuestra ubicación en el corregimiento Los Encantos del municipio La Paz. Ahora entonces nos amenazan con generar una acción que repetimos sería gravísima y consecuente con los objetivos del Estado en nuestra reincorporación: dispersarnos.

A nivel nacional y en el Cesar hay testigos de nuestra disposición e insistencia en conversar con el Pueblo Yukpa durante los últimos tres años. Incluso a través de algunos de sus Gobernadores, Autoridades y miembros de su comunidad. Nunca se abrieron las puertas hasta el pasado 17 de septiembre, acto en el cual aclaramos algunas de sus dudas y nos comprometimos con esclarecer un solo hecho victimizante que nos reclaman.

El Día de la Resistencia Indígena, la Mesa Étnica de Tierra Grata ratificó que no se ha planteado crear un Resguardo Indígena. La idea de nuestros integrantes Kankuamo, Kogui, Arhuaco, Yukpa, Wiwa, Barí y Wuayuu que viven en esta Vereda es mantener las buenas relaciones con sus comunidades de origen, promocionar sus valores, sus costumbres, su cosmovisión y gestionar sus proyectos productivos que faciliten la reincorporación social, económica y política.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Videos