• 1
¿Debe quién no es un experto en cuestiones económicas y sociales opinar sobre el socialismo? Por una serie de razones creo que si.
Permítasenos primero considerar la cuestión desde el punto de vista del conocimiento científico. Puede parecer que no hay diferencias metodológicas esenciales entre la astronomía y la economía:

Hoy todo está más claro. Cuando el Che Guevara advertía, hace ya varias décadas, que por el callejón sin salida mercado y las “armas melladas” del cálculo económico lospaíses del Este europeo terminarían regresando al capitalismo, el asunto no era tanevidente. Había que invertir una dosis tremenda de pensamiento crítico para comprenderlo y asimilarlo. Cuarenta años después, aquellos juicios premonitorios se han vuelto más que transparentes para quien no tenga anteojeras. 

Siendo Bolívar un guerrero colosal por su naturaleza y por sus estudios en las memorias y biografías de los mejores guerreros de la historia, no hay duda de que es superior su Gloria de Libertador, de creador de seis naciones, de “Alfarero de Repúblicas”, de soñador y guía de sus pueblos, de integrador de Estados, de transformador de la sociedad americana.
Como Santander es un falso héroe nacional, el propósito de éste libro es destaparlo. Colombia, guiada por él y sus hijos, que hoy nos gobiernan, va por torcido y oscuro camino que conduce a la enajenación de almas y tierra, cielo, mar y subsuelo. Un instinto poderoso, atracción por la verdad, nos guía en esta obra. Ella sería antipatriótica si realmente el Mayor Santander fuera representativo de los nueve millones de colombianos que poblamos este territorio. Pero no lo es, y una voz nos ordena destaparlo, para que la juventud le evite.
Simón Bolívar, libertador de pueblos y arquitecto de naciones, viene a ser así efecto de tres poderosas circunstancias: la guerra como único camino de engendrar una patria, el ocaso de un imperio que crea la coyuntura excepcional para que el volcán de su alma hiciese erupción a través de la lucha armada y su propio genio cuya dimensión se hace posible sobre condición dominante: la voluntad de acero que ha de encontrar aliento en los desastres repetidos, hasta escalar las cumbres solitarias de la grandeza.

Videos