Unknown column 'a.client_id' in 'where clause'
  • 1

 

1. ¿Cómo definirías tu último trabajo titulado Desenterrando Memorias?


Es algo que todos deben conocer. Es un relato pictórico que habla de Colombia, la historia de nuestras luchas, del recuerdo de nuestros héroes, es también una denuncia sobre todo lo que ha pasado y han pretendido que olvidemos o ignoremos.


Es una secuencia de momentos de la violencia ejercida desde arriba y de la resistencia desde abajo, en la que vamos viendo cómo van cambiando las fechas, los escenarios, las circunstancias, pero donde los actores y las contradicciones son las mismas.


Es la cruda versión que no le puede faltar a quien quiera conocer la verdad de este país, es sobre la alianza de los opresores, oligarcas, sectores retrógrados de la iglesia, los militares y los industriales, la clase política corrupta que ejercen la violencia en todas sus formas y donde por el otro lado los de abajo, los campesinos, los indígenas, los pobres, se rebelan, se organizan, resisten, se enguerrillan, tienen triunfos y derrotas, pero no se rinden.


Desenterrando Memorias es uno de los argumentos que tenemos para cuando se intente enjuiciarnos como violentos, ese argumento es nuestra historia, ese argumento es la verdad.


2. Explícanos cómo está organizado Desenterrando Memorias


Son 12 dibujos, cada uno de un tamaño de 28 x 40 centímetros, están hechos con lápices de colores, cada uno representa una década, todos ellos se unen en una secuencia y forman un dibujo más grande que en el fondo es un  mural que tocó hacerlo aquí en la selva en pequeñas láminas.


3. Te escuché que seguías trabajando en la obra, ¿cómo es eso?


Para más adelante quiero pintarla en un mural, en alguna pared de algún pueblo, de pronto para entonces se desentierren nuevas memorias y la gente me ayude a pintar sus historias, además quiero anexarle los nuevos acontecimientos que surjan de los diálogos en La Habana, donde están concentradas las esperanzas de todos.


En Chiribiquete en la región amazónica colombiana, descubrieron miles de obras rupestres que testimonian la necesidad del ser humano de expresar; después de tantos años de estar ocultas, apenas se están desenterrando, pero todavía hay más cosas, los historiadores saben que en Colombia hay muchas más historias y evidencias que son necesarias desenterrar y esas son las memorias que quiero que queden allí en Desenterrando memorias.


4. ¿Cómo te surgió la idea de elaborar esta obra?


Nació la idea de realizar nuestra historia en un dibujo, y al intentar responder a este reto donde había tanto que decir, comprendí que un solo dibujo no era suficiente, que debía hacer varios y que tenía que trabajar bastante.

 


5. ¿Por qué desenterrar memorias?


Pues, para rescatar nuestras raíces, para desenterrar viejas luchas para adecuarlas a nuevos momentos, desenterrar la historia para sembrar esperanzas y construir futuro, desenterrar memorias para el auto reconocimiento, para que las mentiras sean sepultadas por la verdad, para que los poderosos y el olvido no nos lleven de la mano a donde no debemos volver más.

6. ¿Qué tiene de especial Desenterrando Memorias dentro de toda tu elaboración artística?


En el conjunto de mis obras busco mostrar una historia, resaltar un personaje, reflejar la cotidianidad guerrillera, narrar dolorosos y violentos acontecimientos a través de denuncias;  la vida, la naturaleza y el color siempre han estado allí presentes. Desenterrando memorias tiene todo esto, es la unión de todo lo que siempre he plasmado en mis dibujos, pero lo diferente en esta obra es que tuve la necesidad de leer muuuchos libros de historia, hablar con viejos luchadores, apoyarme en fotografías de periódicos y revistas de las diferentes épocas; esto marcó en mi vida un antes y un después, mis raíces crecieron y se hicieron más fuertes.


7. ¿Por qué elegiste comenzar en la década de los años 20?


En esta década hay un acontecimiento especial que fue muy importante en la historia colombiana, me refiero a la masacre de las bananeras, allí se evidencia el tejido de la agresión y de la resistencia en nuestro suelo y todos los elementos del drama nacional. Las masacres han sido la constante de la oligarquía y el imperio, lo cual terminaría originando a las FARC-EP como una necesidad histórica de resistencia del pueblo.


8. ¿Por qué seguir plasmando y pintando la violencia, estando ante las puertas de un posible Acuerdo de paz?


El Acuerdo de Paz es para construir futuro, pero no podemos olvidar nuestra memoria histórica. La historia de Colombia está llena de violencia impuesta, de engaños y manipulación al pueblo; pero igualmente está llena de conmovedores ejemplos de valor, sacrificio y dignidad en la respuesta al invasor, al opresor, al agresor. Para la construcción de una paz, es necesario que los jóvenes y las próximas generaciones conozcan lo ocurrido, para que no queden en el olvido, no podemos sembrar futuro sin tener las bases del pasado.

 


9. Dentro de la vida guerrillera hay múltiples labores y especialidades como francotirador, comunicaciones, explosivistas, enfermería… ¿qué lugar tiene el arte en la vida guerrillera?


Las FARC-EP es una organización donde el pueblo se une, aquí encontramos campesinos, indígenas, estudiantes, maestros, obreros, sindicalistas y un sin número de personas que han llegado para transformar este país, por estas razones aquí también hay artistas del pueblo. Antes de ingresar a las filas guerrilleras yo ya me dedicaba al arte y es obvio que al ingresar iba a continuar siendo amante de la cultura y como mis sueños, mis mensajes al pueblo los hago a través de dibujos, continúo haciendo esta labor. Soy una mujer, artista, amante y luchadora de sueños para las grandes transformaciones en Colombia, ser guerrillera me ha ayudado a ver la gran necesidad del arte en las luchas de los pueblos.


10. Cuál es tu mensaje a los artistas y jóvenes de Colombia


Para dar un paso hacia el futuro y que este paso no sea en falso, tiene que pasar por la verdad, quien mejor que los artistas y los estudiantes para construir y dejar testimonios en la música, el teatro, la plástica, las danzas, la literatura, el relato, los carnavales, la poesía, eso es lo que da la fuerza popular para construir sueños y esperanzas.


Conocida la verdad, entonces, que la imaginación se desborde y que las semillas de los sueños germinen, porque de la mentira y la manipulación solo saldrá más dolor, lágrimas y desengaños, pero sobre la verdad sí es posible construir paz, futuro y patria para los de ahora y para los que vengan.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar