• 1

2001 -Abril 29- 2006

Al arribar al sexto año del lanzamiento de nuestro movimiento y por encima de las dificultades propias de la clandestinidad consignamos importantes avances en la difusión de nuestros planteamientos, en la reivindicación del ideario libertario de Bolívar, en el rescate de nuestra identidad y su entrelazamiento con el desarrollo de las luchas antiimperialistas y anticapitalista que libramos en Latinoamérica. 

La Jagua de Ibirico, rico municipio del Cesar que en los últimos siete años ha recibido más de 130 millones de pesos en regalías del carbón, pero a pesar de tanto dinero no tiene ni acueducto, ni alcantarillado y en algunos sectores ni calles. Para colmo de males y por su riqueza es centro del accionar criminal del narcoparamilitarismo que lo azota sin compasión.
Los Montes de Maria, entre los departamentos de Bolívar y Sucre, del norte de Colombia, es una de las regiones más olvidadas y diezmadas por la violencia paramilitar.
La siguiente denuncia recopila muchos casos de violaciones graves a los derechos humanos, cometidos en la región por los paramilitares.

El discurso de la senadora Piedad Córdoba en el marco del Seminario ideológico del PT en México DF denunciando al ilegítimo gobierno del señor Uribe, gobierno mafioso y narco-paramilitar, es la voz del decoro de la mayoría de los colombianos que se resiste a ser acallada y que reclama una conducción distinta para el país.

En estos momentos en que se hace más posible la firma de los acuerdos para buscar la paz y reconciliación de los colombianos, los miembros del gobierno y los altos mandos han ordenado operativos militares en todo el país, arriesgando la vida de los soldados y amenazando la posibilidad de alcanzar la paz. Mientras unos pregonan e insisten en el arte de ahorrar vidas, los otros atizan la hoguera de la muerte.