• 1
Las políticas perversas del fascismo neoliberal del actual gobierno colombiano, necesariamente se contradicen con la realidad, es imposible que haya coherencia entre el decir y el hacer. Sólo le interesa servir los intereses del amo de Washington, asegurando sus migajas; poco o nada le interesa la problemática nacional que afecta a las mayorías.
A Valledupar, capital del departamento del Cesar, llegó el 8 de agosto de 2002, un día después de posesionarse como Presidente de la República , Álvaro Uribe Vélez. Era la primera ciudad que visitaba. El dudoso honor, pronto se convirtió en horror, la había elegido como ciudad piloto donde se llevaría a cabo, en todo su rigor, el plan de seguridad democrática; según sus propias palabras, traería paz a toda Colombia.

2001 -Abril 29- 2006

Al arribar al sexto año del lanzamiento de nuestro movimiento y por encima de las dificultades propias de la clandestinidad consignamos importantes avances en la difusión de nuestros planteamientos, en la reivindicación del ideario libertario de Bolívar, en el rescate de nuestra identidad y su entrelazamiento con el desarrollo de las luchas antiimperialistas y anticapitalista que libramos en Latinoamérica. 

Nuestra suerte está echada en el camino del combate por los pobres de la tierra. En ese sendero, como diría el Che, "la muerte es un concepto mil veces presente y la victoria el mito que sólo un revolucionario puede soñar". Los combatientes farianos lo saben y con ese convencimiento afrontan el camino de la búsqueda de la patria diferente;
La Jagua de Ibirico, rico municipio del Cesar que en los últimos siete años ha recibido más de 130 millones de pesos en regalías del carbón, pero a pesar de tanto dinero no tiene ni acueducto, ni alcantarillado y en algunos sectores ni calles. Para colmo de males y por su riqueza es centro del accionar criminal del narcoparamilitarismo que lo azota sin compasión.