• 1

Los criterios de unidad que poco a poco van estableciendo las organizaciones del pueblo han permitido vislumbrar opciones importantes aunque insuficientes si se reducen a la contienda electoral; es por ello que le apuestan a la construcción de una Nueva Colombia, que sólo será posible con el concurso de las grandes mayorías conscientes y organizadas enfrentando las fuerzas de la oligarquía y la burguesía.

Barranquilla por su ubicación geográfica privilegiada y por otras características que explicamos más adelante, aparece en el centro de los planes del capital financiero internacional. La publicidad engañosa ha vendido la idea de que la ciudad se erigirá en la capital del TLC, lo que en realidad no debe ser motivo de orgullo sino de gran preocupación para sus habitantes por las devastadoras consecuencias que ese hecho encierra.

El futuro no puede ser que millones de personas alumbren con velas y cocinen con leña mientras se encienden 50 millones de bombillas para que se vean bonitas. En últimas la agenda la agenda del Pueblo es la agenda de las FARC, como queda demostrado al comparar las propuestas en la mesa de conversaciones y los planes de desarrollo de la oligarquía.    

La propaganda de la Defensa del Estado entonces, promociona la idea según la cual los ingenieros militares serán los protagonistas del posconflicto y no solo en Colombia. Entienden que en la paz burguesa se abren nuevos negocios con oportunidad de expansión, lo cual le interesa también al Estado urgido de ingresos financieros para las FFMM y amenazado por el déficit fiscal.

El presupuesto público para la investigación, aunque pírrico, siempre ha estado al servicio de la empresa privada. Pero en medio de la crisis capitalista y su alternativa militarista no queda duda de que el sector a fortalecer es el de Defensa. Así tiene un doble impacto: además de sostener el régimen en la guerra contra el Pueblo, la industria militar colombiana sirve para aminorar las debilidades económicas que ya comienzan a profundizarse.

Pero si bien la política de control territorial fracasó, eso no niega su participación directa en la victimización masiva de la población. Es más: la victimización es una muestra del fracaso. Dicho de otra manera, el correlato de la ejecución de estos planes fue el crecimiento cuantitativo de las víctimas.