• 1

 

Desde el municipio de la Plata en el Huila fue creciendo en medio de las desigualdades y el abandono estatal al que el régimen oligárquico colombiano condeno extensas zonas del país.  En medio de la exclusión y la privación absoluta de derechos se abrió paso el revolucionario, con espíritu inquebrantable y tenacidad que auguraba el alcance de gran conductor insurgente.


Tempranamente se incorporo a la lucha popular a través del Partido Comunista Colombiano, en esta escuela aprendió los valores de comunista incansable y dirigente obrero, liderando la lucha por la mejora de las condiciones laborales de los trabajadores y contra el capital transnacional encarnado en la empresa Suiza Nestle que históricamente ha estado comprometida con el terrorismo de Estado, patrocinando el paramilitarismo.  Por su destacada militancia y don de mando asciende al comité central del partido, ocupa cargos de elección popular como el de concejal del municipio de Doncello en el Caquetá.


Pero como es recurrente en la historia de Colombia, la represión del régimen no se hizo esperar, el terror que al inicio de la década de los 80s tenía el rostro del Estado de Sitio y el Estatuto de Seguridad terminó por cerrarle los espacios, dejándole como a muchas otras mentes brillantes de nuestra patria el único camino posible hacia la dignidad, en medio del  terror y el autoritarismo, la lucha armada.


A pesar del dolor de dejarlo todo atrás para seguir sus convicciones en la Nueva Colombia y el socialismo, por la única vía que el régimen le dejó, tuvo la suerte de compartir la experiencia y aprender el arte de la revolución de dos gigantes, Manuel Marulanda Vélez y Jacobo Arenas, dos de los más geniales guerrilleros que la revolución mundial ha acogido en su seno. Y a su lado, donde nadie es pequeño, se convirtió en un coloso, un líder político militar que llevó con orgullo y altura las convicciones farianas y la teoría revolucionaria hasta el final de su vida física.


Desde su llegada a las FARC-EP en 1982, se destacó como un constructor infatigable de la línea política revolucionaria. Perduran en la memoria de los camaradas que tuvieron el honor de conocerlo, sus valiosos aportes en Plenos y Conferencias guerrilleras. Desde su llegada a la organización ocupó importantes cargos de dirección político-militar, su primera responsabilidad en el secretariado fue como encargado nacional de finanzas, donde construyó la política de centralización y control de las finanzas que se mantiene vigente hasta hoy en la organización.


Fue comandante del ya para su momento más grande bloque de la organización, el Bloque oriental, que condujo aunque por un lapso breve de tiempo, con abnegación y disciplina, en coordinación con el camarada Jorge Briceño quien era su reemplazante. Fue responsable del Secretariado en el bloque Sur y desde la octava conferencia fue el encargado de la comisión internacional, en este papel se destacó como organizador solucionando problemas internos de este frente y conformando un equipo capaz que pudo consolidar un importante trabajo en Sur América, Centro América y Europa.


Su huella imborrable permanece en las convicciones de las unidades farianas, la línea política de la organización y el profundo amor que el pueblo Colombiano y el movimiento revolucionario internacional le profesaron. No pudieron los perros del imperio borrar el ejemplo y el amor al pueblo con sus bombas y mentiras. RAÚL REYES VIVE, en la movilización callejera, en el tropel estudiantil, en el paro popular, y en el fuego fariano. Su ejemplo nos acompaña y continúa atemorizando al enemigo, que intentó borrar todo rastro de humanidad del camarada porque veían en su figura, la rebeldía del pueblo colombiano y en la consecuencia de su decisión, la certeza en la victoria.
“Y como brujos asustados
los sargenticos de la deshonra,
y generalitos del crimen,
escondieron con eficacia
el cadáver del guerrillero
como si el muerto los quemara” 

Fragmento
Tristeza en la muerte de un héroe
Pablo Neruda.     


CAMARADA RAUL REYES, PRESENTE




Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar