• 1

Muchos de los niños que en estos 50 años de lucha llegaron a las filas guerrilleras fueron rescatados por la insurgencia de la indigencia, la drogadicción y la descomposición social del capitalismo. Mientras estuvieron deambulando por las calles de ciudades o en veredas nunca supieron qué era que el Estado se preocupara por ellos, o hiciera algo para aliviar su situación ¿Por qué sí se preocupa cuando esos niños llegan a las filas de la guerrilla?

La posición geográfica y la riqueza natural hacen de La Guajira una de las regiones más importantes para el neoliberalismo en la Cuenca del Caribe. El Estado capitalista complementa esas ventajas comparativas con políticas de competitividad que incluyen la infraestructura, exenciones tributarias, reglamentación en zonas francas y seguridad militar favorable al saqueo extractivista y multinacional.

El control estatal del territorio, la paz territorial y el desarrollo desde las regiones aluden a territorios que el Estado considera periféricos, rurales y baldíos. Así se justifica la presencia del Estado que llegará a imponer el orden. “Hay que llenar el espacio, hay que institucionalizar el territorio”, sostiene Sergio Jaramillo, el Alto Comisionado de Paz. Santos considera que los puede resolver con policías rurales.

Colombianos y colombianas de extracción campesina y urbana asisten a la escuela guerrillera Efraín Guzmán. conscientes de qué de su preparación como revolucionarios dependerá alcanzar la paz para el pueblo Colombiano y la mayor suma de felicidad para las, hasta ahora, grandes mayorías empobrecidas y excluidas.