• 1

BARRANQUILLA: ¿CAPITAL DEL TLC?


PCCC, Radio Manuelita Sáenz -BMC


Barranquilla por su ubicación geográfica privilegiada y por otras características que explicamos más adelante, aparece en el centro de los planes del capital financiero internacional. La publicidad engañosa ha vendido la idea de que la ciudad se erigirá en la capital del TLC, lo que en realidad no debe ser motivo de orgullo sino de gran preocupación para sus habitantes por las devastadoras consecuencias que ese hecho encierra.


“La Arenosa”, con una población de 1.386.865 habitantes (según censo del 2005) es fundamental para los planes económicos y comerciales de implementación del TLC. Cuenta con puerto fluvial y marítimo; 8 parques y tres corredores industriales (la Calle 30, vía 40 y “Barranquillita”).


Su actividad económica está centrada en el comercio, con un 45,2%, seguido por los servicios con un 41,3%; quedando la industria rezagada con solo el 12%.


EL PAPEL DE BARRANQUILLA EN ESTE PACTO
Barranquilla (Distrito Especial, Industrial y Portuario del país) es una ciudad clave en los planes del capital financiero internacional que ambicionan convertir a Colombia en plaza de mercado de sus productos agrícolas y mercancías chatarras. Los planes de gobierno de la alcaldesa Elsa Noguera, prometen convertir la ciudad en capital del TLC. En desarrollo de este propósito, administraciones anteriores y la actual, han destinado grandes inversiones en obras de infraestructuras que no benefician a la población sino a los grandes inversionistas nacionales y extranjeros.


Varias obras y proyectos se han puesto en marcha en función del TLC. Además de la vieja Zona Franca situada cerca de la Terminal Portuaria con 90 empresas instaladas, hoy se proyectan tres nuevas, situadas en Galapa, “Barranquillita” y corregimiento de Juan Mina. En los últimos años se puso en marcha El Transmetro, negocio que monopoliza el transporte urbano, desplazando y arruinando a pequeños y medianos propietarios de buses urbanos, además de encarecer las tarifas.
El gobierno para cumplirle al imperio, ha comprometido, en el presupuesto 2014, recursos por 40 Billones de pesos en adecuación del río Magdalena para recuperar la navegabilidad con grandes embarcaciones, la construcción del nuevo Puerto de Aguas Profundas de Barranquilla cedido a la Sociedad Portuaria de Bocas de Ceniza; y la ruta entre Puerto Salgar-Cundinamarca y Barranquilla, adjudicada al consorcio Navelena.


Como podemos ver, esta ciudad se prepara, no para el progreso de sus habitantes, sino para constituirse en paraíso fiscal y aduanero, a la vez que ofrece mano de obra barata y abundante para que las grandes empresas reduzcan los costos de producción y aumenten las ganancias, de las cuales una importante tajada irá a los bolsillos de unas pocas familias como los Chard, Cepeda, Name, Lacouture, Gerlein y otros, que desde hace varias décadas se han venido enriqueciendo a costa de los barranquilleros.


¿QUÉ ES UN TLC?
Un Tratado de Libre Comercio es un acuerdo entre dos o varios países para ampliar sus mercados, pero no en beneficio de las economías nacionales, sino de los grandes empresarios y las multinacionales. Funciona eliminando impuestos y controles a las mercancías importadas, para que estas puedan competir con mayores ventajas con los frutos que con tanto esfuerzo cosecha el campesino o con los productos de las pequeñas fábricas y microempresas. Colombia ha firmado TLC´s con 14 países, entre esos los Estados Unidos, Canadá, México, Chile, los países de la EFTA (Islandia, Liechtenstein, Suiza y Noruega) y la CAN (Comunidad Andina de Naciones).


LAS CONSECUENCIAS
a) El cierre de industrias nacionales por no contar con la capacidad y garantías para competir en igualdad de condiciones con las de otros países. Como ejemplo está la intención del fondeo en el Puerto de Barranquilla, la que sin duda abarata bienes en el mercado, pero a beneficio de grandes cadenas, generando quiebras a los nacionales.


b) Los inversionistas extranjeros, controlan el mercado nacional e imponen precios para aplastar la competencia local, en especial los productos agrícolas, pues en Estados Unidos se cuenta con subsidios, mientras que en Colombia los campesinos son acosados por las deudas y el paramilitarismo de Estado


c) Incremento del comercio a costa de la disminución de la industria, generando la pérdida de empleos.


d) La apertura de nuevas Zonas Francas para la consolidación de maquilas que esclavizan a los trabajadores con agotadoras jornadas de trabajo, míseros salarios y total desprotección en materia de seguridad social.


e) Tercerización laboral que permite a los patronos y al Estado descargar en los trabajadores los costos de la salud, pensiones y riesgos profesionales.


 f) Pone la educación básica y media en función de las exigencias de la producción de mercancías, haciendo a un lado la educación superior encaminada al desarrollo de la región y desperdiciando recursos en proyectos mediocres como “Universidad a tu Barrio”;


g) Aumento de la desigualdad social e incremento de la criminalidad en los barrios populares, que se evidencia con el accionar de bandas paramilitares como los 40 negritos que azotan las comunidades, aplicando prácticas atroces como los desmembramientos, bajo la mirada cómplice de la policía y demás organismos de la seguridad del Estado.


En conclusión: el TLC trae consigo el derrumbe de lo que fue una ciudad emprendedora. Sin dudas empeorarán las condiciones de vida de sus habitantes, que de por sí ya son precarias. Modas y costumbres foráneas amenazan su idiosincrasia. Barranquilla ha padecido por unos pocos, no seamos la mayoría indiferentes y luchemos por hacer de esta ciudad nuevamente la puerta de oro pero no del neoliberalismo y las privatizaciones, sino del bienestar de la población. La invitación a nuestro pueblo de Barranquilla y de Atlántico es a levantarse en protesta organizada y a vincularse al Partido Comunista Clandestino y al Movimiento Bolivariano, a las Milicias Urbanas y a filas de las FARC-EP.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Videos