• 1

El norte de Colombia y la cuenca del Caribe

Por: Jimmy Ríos, Guerrillero del Bloque Martín Caballero

A juzgar por los planes de desarrollo capitalista en Colombia, la Era del Pacífico no ha logrado opacar la Cuenca del Caribe. Impulsados por la consigna neoliberal de ¡Producir para afuera!, y en el marco de los ajustes espaciales en el norte colombiano, allí se construye una infraestructura multimodal de transporte con más y mejores salidas al mar, siendo las obras en ejecución más costosas del país. Esos planes también tratan de consolidar el poder militar nacional y extranjero, con ejércitos de ocupación que alistan el territorio antes del arribo del taladro y la retroexcavadora.

Dichos planes buscan salida a una zona desde donde los EEUU tienen desplegadas sus FFMM para la recolonización de América Latina y el Caribe, aunque se puede decir que es una zona que de nuevo está en disputa. En ese sentido aquí tuvo lugar una destacable actividad internacional en el primer trimestre del 2015: Rusia envió su Ministro de Defensa a Venezuela, Cuba y Nicaragua; el Canciller ruso viajó a Colombia, Nicaragua, Guatemala y Cuba; en Beijing se realizó el primer encuentro de China con la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC); los EEUU nombraron un enviado especial a la Mesa de Conversaciones entre las FARC y el gobierno de Juan Manuel Santos, e iniciaron conversaciones con Cuba. Venezuela realizó ejercicios militares con fuerzas rusas luego del decreto de Obama según el cual la cuna de Bolívar le representa una amenaza. El Ministro de Defensa de Colombia firma acuerdos de participación en misiones de paz con la ONU, mientras sus FFMM realizan ejercicios en grandes teatros internacionales con sus pares del imperialismo.

Es que desde el Caribe se pueden observar algunos movimientos de las FFMM colombianas, orientadas a cumplir el rol de principal aliado de los EEUU en esta parte del mundo. Allí son continuos los ejercicios militares de tierra, mar y aire, presentados como ensayos que “buscan garantizar la respuesta conjunta en operaciones humanitarias en la región”. Las FFMM de Colombia realizan actividades permanentes con el Comando Sur y la OTAN. En febrero, la Fuerza Aérea de Colombia visitó la Guardia Nacional Aérea de Carolina del Sur, para conocer la operación de los aviones F – 16. No sobra decir que Carolina del Sur se encuentra en línea recta con el Caribe colombiano, pasando justo por el medio de la mayor de las Antillas. Al mismo tiempo, en Colombia no dejan de crecer las unidades militares desplegadas para hipotéticos conflictos bélicos con los países cuya expansión ideológica y territorial los convierte en amenazas, a saber, Nicaragua y Venezuela.

Decíamos al inicio del texto, que los más grandes proyectos de transporte en ejecución en el país se orientan hacia el Caribe, mejorando la comunicación entre el otrora triángulo de oro (Bogotá-Cali-Medellín) y el mar caribeño: puertos, carreteras, navegabilidad del río Magdalena, construcción y adecuación de aeropuertos, recuperación y construcción de ferrocarriles están en la agenda de la inversión privada en la construcción. La Ruta del Sol, por ejemplo, es la obra de carretera más costosa en la actualidad. Mejorar la competitividad y sacar ventaja en el TLC con los EEUU requiere aumentar la velocidad del transporte hacia fuera; de hecho muchas empresas comienzan a ubicar instalaciones en las zonas costeras y nombradas con eslogan tipo “Barranquilla ciudad del TLC”. Mientras el Pacífico colombiano cuenta con un solo puerto, el Caribe cuenta con 6: incluso recién fue inaugurado Puerto Brisa, en La Guajira, donde también se espera instalar una Zona Franca. En este marco, Nicaragua pone un punto alto con el inicio de las obras del canal inter oceánico, demostrando además la fuerte presencia de China, aplazando (o cancelando) otros proyectos de conexión inter oceánica, sueño que tiene Colombia desde que entregó Panamá por un puñado de dólares.

Las características del norte de Colombia, especialmente del departamento de La Guajira, son de sumo interés para el apetito insaciable del capital. En primer lugar, debido precisamente a su ubicación espacial privilegiada en la salida al mar Caribe y al Océano Atlántico: La Guajira parece ser la mejor esquina de América. En segundo lugar, La Guajira y el Cesar representaron el 93% de las 88.5 millones de toneladas de carbón que produjo Colombia en 2014, cifras que la ubican en el cuarto lugar en el ranking de países productores del mineral. En tercer lugar, allí se logró el mayor hallazgo de petróleo en América Latina en 2014 y así mismo posee importantes reservas de gas. Pese al saqueo al cual ha sido objeto el Caribe colombiano y la cuenca del Caribe en general, aún las multinacionales identifican grandes oportunidades, como el acceso a millones de consumidores y grandes extensiones de tierra bien ubicada en el mapa mundial, pero sobre todo con recursos importantes para la alimentación, la energía y el desarrollo tecnológico.

Y una cuarta característica del norte de Colombia es que allí se encuentra una de las principales fronteras con Venezuela, lo cual sugiere que en esta zona los EEUU tienen una línea divisoria entre su principal aliado y su recién declarada amenaza. Fue en marzo desde Bogotá, cuando la ex sub secretaria Defensa de los EEUU Mary Beth Long dijo que los militares colombianos estudian y se preparan para otras amenazas en la región como puede ser su vecina Venezuela. Esto lo dijo en un panel de expertos invitados por el Ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón, en el cual se abordó el futuro de las FFAA en el post conflicto. Una muestra de ello se presentó en enero, cuando el ejército de la oligarquía activó la Fuerza de Tarea de Armas Combinadas en La Guajira, a cuya ceremonia asistió el Jefe del Ejército de Chile. Colombia ha actualizado sus hipótesis de guerra con sus vecinos, y con base en estas ha fortalecido su capacidad disuasiva y otros armamentos de guerras convencionales. Al finalizar marzo trascendió que los marines estadounidenses tienen lista una nueva Fuerza de Tarea de Propósito Especial Aire Tierra de Marines Sur que estará ubicada en la base aérea de Soto Cano en Honduras. Se trata de una unidad especial de respuesta a crisis en América Latina.

Lo anterior no pone en duda la importancia de la Cuenca del Pacífico y su impacto espacial en los planes de desarrollo capitalista y en las relaciones internacionales. Colombia lleva varios años intentando ingresar a las grandes ligas de los organismos multilaterales como la APEC: Asia Pacifico Económico Cooperación. Y en esa dirección está la Alianza del Pacífico: aunque tenga el tufillo opositor anti ALBA, lo cierto es que son varios lustros en los cuales la Cuenca del Pacífico ha sido objetivo de Colombia y de los otros países latinoamericanos que tienen costas en este océano. Paradójicamente, por ahora tiene mayor fuerza el hecho de que los países del Asia Pacífico necesitan llegar al Caribe y eso le coloca un elemento adicional a la Cuenca del Encanto. Así pues, el presente y el futuro inmediato le ofrecen a la Cuenca del Caribe un lugar especial en los planes capitalistas, en la actividad política revolucionaria y en la preparación de la defensa de nuestra independencia.

Montañas de Colombia, 26 de septiembre de 2015.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar