• 1

 

El Carbón es un compuesto de Carbono, Oxigeno, Hidrogeno, Nitrógeno, Azufre y otros componentes no volátiles como arcilla, silicio y carbonatos de hierro. De origen fósil, consistente, bituminoso, generado por la descomposición de material vegetal, esencialmente leñoso, en espacios protegidos del aire que es su principal factor de descomposición.



El carbón extraído en El Cerrejón se destina casi en su totalidad a la exportación hacia los países ricos industrializados, para la producción de energía, mientras que la población local tiene que sufrir frecuentes cortes en el servicio de luz.


El Despojo
Las trasnacionales llegan a Colombia en busca de la máxima rentabilidad y mínimos riesgos. Utilizan triquiñuelas jurídicas y acciones armadas para despojar del territorio a sus dueños ancestrales. A tal punto que el área minera y el puerto marítimo de exportación ocupan 68,600 hectáreas, cerca del 3.3% de la superficie del departamento de la Guajira.

Las multinacionales utilizan como táctica, previo al desalojo, una campaña sistemática, calculada de intimidación destinada a desestabilizar y amilanar la frágil resistencia de las comunidades. Desatan una serie de hechos y violaciones que van desde impedir el libre tránsito, irrespeto a su idiosincrasia, la exterminación de sus costumbres ancestrales, culturales, económicas y sociales hasta impedir el derecho de asociación, todo esto mediante una serie de acciones, comenzando por adquirir los predios o fincas aledaños a los poblados, para luego, aduciendo su carácter de propiedad privada, les impiden realizar actividades agrícolas, ganadera y de caza.
Accionar paramilitar en beneficio de las trasnacionales.


Con la intervención de grupos paramilitares, se han expandido ostensiblemente los tentáculos de la compañía, a punto tal que hoy por hoy cuentan con apoyo gubernamental del orden nacional,  departamental y local, y con una cómplice omisión por parte de los órganos judiciales de control.
Son Innumerables las denuncias por parte de las comunidades, en las que se relaciona al Cerrejón y agentes del estado como responsables de violaciones a los derechos humanos que afectan la vida, el territorio y la naturaleza en la Guajira, como el desplazamiento forzado, amenazas, hostigamientos y atentados contra líderes sociales por parte de los organismos militares y paramilitares.

Impactos del carbón sobre producción y empleo
Las bondades anunciadas por el Gobierno y las transnacionales, sobre aumento en el pago de impuestos y regalías, mayor inversión en lo social, elevación de las tasas de empleo, cuidado del medio ambiente, en suma un modelo de desarrollo cercano al paraíso, ha demostrado hasta la saciedad que es falso:
En promedio Cerrejón desde 1985 que comenzó la explotación, ha pagado en regalías escasamente un 8%. La aparente magnitud es un espejismo: por ejemplo, en 2009 se recibieron por concepto de regalías 1,93 billones de pesos, pero el gobierno otorgó a las compañías exenciones tributarias por valor de 1,44 billones, con lo que el saldo neto llega apenas a 0.44 billones, algo menos de una cuarta parte del total.

En lo social, las inversiones en compensaciones a las comunidades wayuu que se encuentran asentadas en las zonas aledañas, la inversión en10 años son 5 millones de dólares, que es igual a la producción de dos días y medio.
Antes de los daños ocasionados con la presencia de la minería, se producían variedad de productos agropecuarios. Con el cambio de la orientación productiva, en la Guajira, se han perdido más empleos de los que ha generado el complejo carbonífero. En donde antes se sostenían produciendo comida alrededor de 40.000 campesinos, en la actualidad la empresa cerrejón solo ocupa 9500 personas en su mayoría de fuera del departamento.

Y de ñapa, con la explotación del carbón, los guajiros se vienen enfrentando a la mayor devastación ecológica y atentado al medio ambiente que se pueda dar en Colombia por la contaminación del agua, aire y tierra.

Las comunidades han demostrado que han sido víctimas del engaño, la manipulación, el despojo y arrebatamiento del territorio, lo que las hace también víctimas de un modelo de desarrollo que no cuida su entorno.

De lo anterior se concluye que transcurridos 30 años de presencia en Colombia del Cerrejón y de la promoción de su modelo extractivo, no se ha avanzado ni generado desarrollo sostenible en la región, por lo que La Guajira sigue siendo un departamento con mala calidad educativa, pobreza, poca cobertura en salud y un territorio en el que se vulneran abiertamente los derechos humanos, culturales y ambientales, a tal punto que el departamento tiene los más altos índices de mortalidad, desnutrición, analfabetismo, falta de vivienda, salud y otras reivindicaciones.


Se han entablado denuncias por más de 10.000 indígenas que han muerto de hambre y de sed, en su mayoría niños y ancianos.

Actitud del gobierno frente al saqueo.
El gobierno nacional, Departamental y local ha sido cómplice del robo descarado de los recursos, porque le han permitido a las transnacionales operar en la Guajira sin el cumplimiento mínimo de los estándares internacionales determinados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Frente a la creciente resistencia popular, el Gobierno ha respondido con la agresión militar, aumentando el pie de fuerza en La Guajira a fin de defender la industria minera y amedrentar a la población, Pisoteando la soberanía patria y poniendo a los mejores hijos del pueblo pobre como carne de cañón para que se hagan matar defendiendo el saqueo, y lo que agrava la situación es que los pobres de Colombia pagamos con los impuestos la seguridad para que las trasnacionales sigan robando.

Otra estrategia utilizada por la multinacional Cerrejón, ha sido la cooptación a través de ofertas de empleo a los hijos de los líderes, y con prebendas económicas a los líderes sociales, lo que ha causado división entre las familias, sobre todo en el escenario de desempleo constante en la región.


Hay incumplimiento general de los acuerdos y compromisos, porque no ha existido ninguna mitigación real frente a los daños de la explotación de carbón, pues sea donde sea que estén los reasentamientos”, son continuas las violaciones a los derechos humanos, sociales y económicos, en otras palabras a una vida digna.

Las violaciones comprobadas constituyen, por su gravedad, sistematicidad y premeditación, delitos de lesa humanidad y por ende imprescriptibles.
Los habitantes de La Guajira no se dejan intimidar fácilmente, pues lo que está en juego es su supervivencia y su dignidad. Es necesario redoblar la lucha y elevar la resistencia contra el saqueo, enarbolando las banderas de la nacionalización de los recursos y riquezas naturales.


De lo contrario el etnocidio por parte del cerrejón continuará, asesinando  pueblos enteros, como el de La Guajira que sus pobladores están condenados a la muerte.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Videos