• 1


“La cultura es también un campo de resistencia”
Jean Paul Sartre


Cultura, es una manera de estar en el mundo, un modo de asistir al destino humano, podríamos decir, que la cultura no es otra cosa que la trama completa de la esencia de un pueblo y es condición esencial para el desarrollo y progreso.


El capitalismo y su expresión actual el neoliberalismo ha hecho innumerables esfuerzos para penetrar en las costumbres y creencias de la población. Al mejor estilo de las cruzadas de Tancredo, ha invadido, saqueado y despojado a  comunidades enteras, no sólo golpeándolas, sino imponiendo otro ritmo de vida, una forma depredadora de estar en el mundo.


La clase gobernante y los círculos “intelectuales”  históricamente han admirado y copiado la tradición cultural Europea y de Estado Unidos, contrario al menospreciado que expresan por nuestras culturas nativas. Sin despreciar las riquezas culturales provenientes de Europa y otros pueblos con las que deben existir diálogos interculturales que permitan conocer otros mundos, lenguas, formas de vida y artes, tenemos el deber es cultivar lo nuestro.


Esa clase política dominante de la mano del capital extranjero ha realizado esfuerzos innumerables para borrar de los colombianos la memoria histórica, la integridad sociológica, las leyendas más genuinas, los  cantos, los bailes, la cultura.  Ha hecho de muchos colombianos seres extraños de sí mismo, al punto de llegan a sentir vergüenza de las tradiciones y costumbres que representan la identidad cultural de su pueblo; de tal modo que se sienten inferiores y bárbaros y terminan avergonzándose de su rostro, de su color, de su sensibilidad ante la vida, el amor, la muerte y el arte.


La oligarquía y el imperio saben que un pueblo que se nutre de sus propias raíces, es un pueblo que se encuentra a sí mismo. Por ser la cultura el saber y el hacer de un pueblo, posee un potencial liberador; De ahí que les incomoda hasta la irritación las epopeyas emancipadoras de América, el pensamiento de hombres y mujeres que han luchado por la libertad y definitiva independencia.


Esto explica por qué han asesinado, perseguido y censurado a todos aquellos gestores culturales que han mostrado con valeroso esfuerzo la esencia de nuestra tierra, definida por el Libertador Simón Bolívar  como “Aquella que nos ha moldeado”. Para esta burguesía entregada al neoliberalismo, todo lo que suene o se parezca a la cultura nativa, es subversivo.  


“La Cultura es un campo de resistencia” afirma el filósofo y es un elemento fundamental, para la construcción de paz con justicia social.


Hoy los colombianos necesitamos salir del abismo en el que nos ha arrojado el capitalismo decadente, quien ha empujado al ser humano al el vacío y el sin sentido. Hay que recuperar la esencia, la sensibilidad, los versos, los cantos, los poemas… ¡Hay que recuperar la vida! ¡Hay que volver a estar en el mundo en convivencia con él! Ahí  también tendremos que combatir!


Es por eso, que desde las FARC-EP, extendemos la invitación a todas las expresiones artísticas y culturales colombianas, a defender con ahínco y valentía, nuestras culturas, nuestras riquezas, nuestros sueños, nuestros anhelos de Paz y de Justicia Social.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Videos