• 1

El ex comandante de las Farc Joaquín Gómez de las FARC – EP responde críticamente al texto publicado por el escritor Alonso Baute a raíz de su visita al Punto de Transición y Normalización Amaury Rodríguez, en Pondores, Conejo. La Guajira. Esto le dice:

 

En la primera parte de su crónica titulada “Sangre joven en las Farc” publicada en Semana el día 10 de julio, ya se anunciaba un estilo ligero, y un toque de imprecisión, que quedó ratificado después que leí la nota en Las2orillas  titulada Tres días con las Farc en el Conejo, puedo deducir respecto a su crónica, que cuando se abordan los hechos pensando llegar a la objetividad a través de un desbordado amor propio y con ideas prefabricadas, el resultado siempre estará divorciado de la realidad.

 

En la primera parte de su escrito hablaba usted de las impresiones generales que los excombatientes le habían dejado, entre ellas, la disciplina, las rutinas de trabajo en el PTN, el cumplimiento por parte de las FARC de los compromisos pactados en los acuerdos y los mundialmente conocidos incumplimientos y dilaciones por parte del Estado colombiano en cabeza del gobierno de Juan Manuel Santos y por supuesto, la evocación de su sofocante experiencia en una de las casas del PTN a la que tan acertadamente llamó “horno crematorio”.

 

Antes de conocer su “crónica total de esta visita”, la apertura, ya nos dejaba un sinsabor, y la sensación que emerge cuando evidenciamos ligereza e injusticia en las valoraciones. Afirmaba usted, por ejemplo, con una inexplicable seguridad, en relación a los guerrilleros del Punto de Transición que: “La tropa está desmoralizada”.

 

No logra uno explicarse como alguien en tan pocas horas, claramente insuficientes para contar con un diagnóstico objetivo y general de cualquier fenómeno, puede aseverar una “desmoralización”, y más aún cuando fueron tan evidentes sus desatinos para lograr establecer una comunicación asertiva con el grupo de combatientes.

 

Quizás confunde usted desmoralización, con las justificadas expectativas y temores frente al futuro en el contexto de miles de ex guerrilleros que continuarán su lucha política y aspiraciones individuales en el marco de la legalidad, en un país como Colombia, donde se asesinan, desaparecen o encarcelan a miles de compatriotas por el solo hecho de pensar, organizarse y protestar contra la injusticia social.

 

En su segunda parte de la crónica sobre el PTN en Pondores, es inevitable ver un entrelazamiento entre episodios, especulaciones, y su visión, que, aunque respetable, también es limitada, acerca del conflicto y los actores del mismo.

 

Pero lo inaceptable es la falsificación, como es el caso del fragmento que usted señor Baute me atribuye y que dice; “Para nosotros era menos peligroso cuando estábamos en el monte. Ahora no solo estamos concentrados donde todo el mundo sabe, sino también completamente desarmados. Hay temor ciudadano de lo que pueda suceder con la guerrilla en la calle, pero somos… Leer más

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar