• 1


A diez años de la partida del juglar guerrillero: A su memoria.
Por: Alirio Córdoba (integrante de las FARC en proceso de reincorporación a la vida civil).
La mejor manera de hablar de Cristian Pérez, es invocando sus versos llenos de
Humanismo, sus ritmos y cantos herederos de la cultura anfibia de donde proviene la
Magia de su inspiración.


“Yo quisiera ser un rey de un mundo feliz y bueno
Donde no exista el rencor, egoísmo ni sufrimiento
Donde exista la igualdad y podamos trabajar todos por el bien contentos
Donde haya prosperidad y paz en el universo”


Cristian es, a mi juicio, el más auténtico exponente de la canción fariana; sus versos
Desbordantes de metáforas y demás recursos literarios, interpretan como nadie, la
Esencia de la cotidianidad guerrillera; es un "Juglar alzado en cantos" contra la
Inequidad, un hombre comprometido con su tiempo, su pueblo y su cultura caribeña.

Su ingreso a las filas guerrilleras ocurrido a finales de los años ochenta, en el área del
Frente 19 “José Prudencio Padilla”, lo registra cantando de la siguiente manera:
“Me di un baño de amores en el mar caribe, cogí el camino y me fui a la Sierra Nevada,
Me encontré con Adán Izquierdo en Santa Clara y vi los hombres que tras de sus huellas
Siguen,


Unos que suenan acordeones y fusiles y hablan de amor ante una luna enamorada,
Pegó mi corazón un grito de hombre libre y el Negro Adán echó a volar su carcajada”
Su canto resume no sólo su vida, sino la de sus compañeros de armas e ideas,

hombres y mujeres que ofrendaron la juventud y la vida a una causa altruista,

que no ha perseguido otro objetivo que las trasformaciones sociales, las garantías políticas y la justicia.


“Sólo importa lo bueno que he sido, nada le dejo a mis hijos solo un canto de mi tierra
El mismo del rancho campesino, el del fogón de los indios, el de la casita obrera
Y la enseñanza de que el hombre es digno, cuando con corazón limpio se alza a romper las cadenas”
Así exactamente lo recordaremos, entregado a la causa de los humildes,

jugándose la existencia misma por su pueblo sin aspirar a ningún beneficio personal.

Por eso, a aquellos que sueñan con amasar fortunas a costa del trabajo y la explotación del prójimo,

dispara estos versos del amor y la ternura en su canción El Rey:


“Yo tendré sólo el poder de un territorio pequeño,
Sólo mandaría mujer en el jardín de los sueños,
Dónde un mango es general, el alcalde un tulipán y el juez un anturio rojo,
Y tendré en un naranjal, una hamaca pa' nosotros,
Donde se mesa mujer, nuestro amor en el insomnio”

Nunca perdió el buen humor y la picardía de caribeño, su canción el "Lorito guerrillero"
Es un reflejo de ello:


“Yo soy el lorito guerrillero,
Del comando conjunto central
Canto, silbo, soy dicharachero,
Y tengo más gracia que un turpial
Ir al combate no me da miedo,
Porque estoy enseñado a pelear
Si en un campamento guerrillero,
Una lora me empieza a mirar
Con una hojita me hago un sobrero,
Y enseguida me pongo a cantar
Ven cerquita lorita que quiero,
Ese lindo piquito besar”


Cristian Pérez murió el 7 de junio de 2007 en las montañas del Cauca, en un combate con
El ejército, pero su obra musical y poética permanecerá en nuestros corazones
Insurgentes y en los de su pueblo, tal como lo describió el cantautor fariano Julián
Conrrado:


“Desde la Sierra Nevada mirando al mar,
Bajo la sombra de un imponente campano,
Convoca al pueblo para que se alce a luchar
Y así realizar el sueño bolivariano”


Aunque la guerra nos arrebató a un auténtico juglar, su canción siempre necesaria sigue
Siendo un aporte a la cultura de paz que requieren estos tiempos de reconciliación, su
Canto de resiliencia nos ayuda a sanar las heridas que el conflicto ha dejado en muchos
Corazones. Razón tiene Julián Conrado, “Cristian Pérez no se muere, su canción vivo lo
Tienen” y si no que lo digan estos versos de su canción “convoco”, con la que cerramos
Este fragmento:


“Convoco los cisnes blancos del monte adentro
Y al cóndor que como el viento en silencio va
Una mecida en hamaca Sanjacintera
Una melodía vallenata en nuestra tierra
Cantada con la voz ronca de un buen cantor”

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar