• 1

Ubicado en el departamento de Sucre, subregión Golfo de Morrosquillontaran con los o, San Onofre es uno de los posibles municipios que conformaría los Terrepaz o territorios de paz y reconciliación definidos para la implementación de los acuerdos de la Habana. Teniendo en cuenta que estos territorios podrán construir sus propios Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial, sus habitantes y autoridades los acuerdos como una oportunidad para encontarr soluciones a tantas necesidades insatisfechas durante décadas.


San Onofre cuenta con una población de 50.214 habitantes, la mayoría Afrodescendientes. 25.881 de sus habitantes están en la zona rural. Su población sufre el abandono del estado.


Su índice de necesidades básicas insatisfechas es de 65%, y un déficit cuantitativo de 8.120 viviendas, a lo que se le suma que un alto porcentaje de las viviendas no están en condiciones dignas para vivir.


No cuenta con los suficientes centros de salud, tampoco con suficientes cupos de bachillerato y carece de centros para la educación superior, Su tasa de analfabetismo es del 28%, la tasa de mortalidad infantil es de 33%; un alto índice de niños nace con bajo peso  y son  propensos a la desnutrición. Estas cifras son preocupantes puesto que estamos hablando del futuro del país.


Desde los años 90, ha existido presencia de los grupos paramilitares, que han sometido a la población a todo tipo de violación a los Derechos Humanos y atropellos, que van desde el asesinato, el desplazamiento forzado, el despojo, las masacres, violencia contra las mujeres, la discriminación a minorías Étnicas, y a  la población LGTBI.  Alli tuvo su base de operaciones para el trafico de armas y drogas el jefe paramilitar Marco Tulio Pérez  “alias el Oso”  (2001 al 2004) a quien se le acusa de violar a más de 50 mujeres. Todos estos acontecimientos fueron  con la complacencia y colaboración  de políticos, militares y poderes locales.


En San Onofre se recuerda las peleas de gallos realizadas en Berrugas,  donde políticos poderosos compartían  palco en la galleras con los jefes paramilitares (Cadena y el Oso).


Como consecuencia de esta cadena de violencia y despojo persiste una cifra de 11.718 desplazados entre los años 2000 a 2009.


Los acuerdos alcanzados en la mesa de diálogos de la Habana entre el gobierno de Juan Mnuel santos y las FARC-EP, son una victoria del pueblo colombiano quien es su principal beneficiado. El acuerdo sobre Reforma Rural Integral brinda garantías de vida digna para comunidades como la de San Onofre.


Los principios sobre los que se construye el acuerdo lo dicen todo: Transformación estructural del campo con equidad y democracia; Bienestar y buen vivir (el objetivo es la erradicación de la pobreza) para los campesinos, comunidades afrodescendientes e indígenas; La integralidad, asegura la productividad, mediante programas que acompañen el acceso efectivo a la tierra, con innovación, ciencia y tecnología, asistencia técnica, crédito, riego y comercialización y con otros medios de producción que permitan agregar valor. También asegura oportunidades de buen vivir que se derivan del acceso a bienes públicos como salud, vivienda, educación, infraestructura y conectividad, seguridad y soberanía alimentaria. Restablecimiento de los derechos de las víctimas del desplazamiento y del despojo, y Regularización de la propiedad (garantía de los derechos de los legítimos poseedores y dueños).


Pero estos acuerdos por sí solos no se harán realidad; para su implementación se requiere de la participación decidida de todos los colombianos en especial los más afectados por el conflicto y el abandono estatal.


La paz será posible con justicia social y garantías de no repetición.


Sara Narváez: Guerrillera del Bloque Martin Caballero.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Videos