• 1

Energía electica es una de las necesidades que más golea a los habitantes de la costa caribe colombiana. La prestación del servicio llamado “público” está realmente en manos de un operador privado llamado Electricaribe.


Electricaribe  es una de las pesadillas de los habitantes de la Costa caribe colombiana desde que el negocio de la energía eléctrica fue acaparado por empresas extranjeras como Unión Fenosa en aplicación del modelo económico neoliberal que inició en el gobierno de Cesar Gaviria con base en la constitución de 1991. La privatización del servicio de energía ha traído como consecuencia altas tarifas, deficiente cobertura y mala calidad del servicio que prestan las multinacionales.


Hace 15 años el servicio lo prestaban empresas públicas como la Electrificadora del Atlántico, cuya infraestructura quedó en manos de empresas privadas, que sin hacer ninguna inversión comenzaron a disfrutar de un negocio rentable, gozando entre otras de la libertad para facturar recibos con tarifas exageradas a los usuarios más humildes, agravando la crisis social. En departamentos como Atlántico y Guajira si los usuarios pagan los servicios no comen y si no pagan puntual los desconectan.


Llama la atención que en medio de una crisis de energía, el gobierno de Juan Manuel Santos resolviera vender ISAGEM, una de las empresas más rentables del país, que además proporciona fluido eléctrico a millones de habitantes, decisión que generará más calamidades al pueblo colombiano.


A medida que se agrava la crisis, crece la inconformidad de los usuarios por las arbitrariedades de la empresa, pero aunque denuncien el caos, reclamen o protesten, la capacidad de la empresa para corromper funcionarios a la par del trabajo que realizan sus oficinas jurídicas enredan para enredar a los usuarios en trámites y pleitos desgastantes e interminables.


Esto no es solo el problema de esta región, si no la del conjunto de la nación que está sumergida en las desigualdades muy poderosas. La situación que se padece actualmente con el servicio de energía se repite en la salud, la educación o la vivienda, donde el común denominador es la incapacidad de la clase política que gobierna el país, para resolver las necesidades básicas de la población, en cambio sí son oportunos para reprimir con escuadrones especiales la legitima protesta ciudadana.


Desconsuela el hecho de que no aparecen soluciones a la vista. Pescando en río revuelto  los gobernadores de la costa caribe proponen dar por terminado el contrato que actualmente disfruta la transnacional Electricaribe; que este pase a otro operador sin que lo esencial del problema se resuelva.


De acuerdo que la empresa transnacional Elictricaribe debe salir de nuestro país como proponen algunos politiqueros tradicionales de la región caribe, pero no para que la remplacen por otro operador privado sin que mejoren las condiciones del servicio prestado a la ciudadanía, representadas en calidad, cobertura, y altas tarifas.


Hasta ahora esos mismos políticos corruptos que salen a manifestarse en supuesta solidaridad con las calamidades de la población, son los mismos que en los últimos años se han beneficiado del negocio. Son los mismos que aprobaron la privatización de las empresas públicas, que dígase lo que se diga funcionaban mejor y tenían más respeto por la gente humilde.


En la mesa venimos discutiendo con el gobierno el futuro de Colombia. Te invitamos a que apoyes los diálogos y respaldes nuestras propuestas de bienestar social para las mayorías.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Videos