• 1

El futuro de la agricultura en el Caribe.


Por Jimy Ríos


Se reedita el conflicto entre dos ideas de desarrollo agrario en el Caribe. Por un lado, un proyecto campesino y popular cuya síntesis encontramos en las 100 Propuestas para el desarrollo rural presentadas por las FARC y en el Acuerdo de Reforma Rural Integral logrado en la Mesa de Conversaciones.Y del otro lado, el proyecto de competitividad agroindustrial de exportación. A pesar de que las ZIDRES y el “Diamante agropecuario” son una amenaza para el campesinado, algunos mandatarios del Caribe los han incluido en los Planes de Desarrollo Departamental y Municipal 2016 - 2019.

La burguesía, el gobierno y la tecnocracia neoliberal,han incorporado en su discurso el supuesto “tránsito hacia una nueva economía, un nuevo modelo de desarrollo” basado precisamente en la agroindustria. “Colombia será la despensa de alimentos del mundo”, dijo Santos cuando sancionó la Ley ZIDRES, Zonas de Interés de Desarrollo Rural, Económico y Social. En el mismo acto trascendió que La Guajira fue seleccionada para la implementación de esta nueva expansión territorial del capitalismo.

Con el mismo discurso de la competitividad, La Guajira había sido seleccionada para el desarrollo minero energético con lamentables consecuencias. Durante las últimas tres décadas se encargaron de desindustrializar la región y lo propio hicieron con la agricultura. Apertura económica y acumulación basada en la explotación de los recursos naturales como el carbón y el gas con privilegios para las multinacionales, explican en buena parte el decrecimiento de la industria y el agro, sectores estos que revisten carácter estratégico para la soberanía. Hagamos un repaso por la reducción de la participación agrícola en el PIB de los departamentos del Caribe.

La Agricultura en el PIB del departamento del Atlántico en 2008 fue solo del 2.5% y para 2013 no registró participación alguna, según la ficha departamental de Planeación Nacional. En el caso de Bolívar, en 2008 el PIB agropecuario sumó el 7.1% y en 2013 aparece diluido en “otros sectores”.  En el Cesar logró ubicarse en el 12.5% y se redujo al 8% en el mismo periodo. De igual forma pasó en La Guajira pasando del 6.2% a no registrar. En Sucre llegó a pesar el 12% en 2008 y en 2013 quedó agrupado en otros sectores. La información del departamento del Magdalena nos permite un período más extenso: en 2002 el agro pesaba el 29% y en 2013 aparece con el 14.9%, se redujo a la mitad. Magdalena es el de mayor participación en la exportación agrícola con el banano y la palma.

Esta es la expresión regional del sector del agro que llegó a participar con el 11% del PIB nacional y ahora es del 6%. Las políticas neoliberales quieren regresar a una participación de dos dígitos. A qué precio nos preguntamos nosotros. ¿Pagará el Caribe el mismo precio del desarrollo minero energético? ¿Acaso la concentración de la tierra es parte del alistamiento del territorio rural para la recuperación económica del campo en favor de la oligarquía y el capital extranjero? Entre el año 2000 y el 2011 la concentración de la tierra aumentó, según concluye el Gran Atlas de la Propiedad Rural del IGAC (2011). Aumento producto del despojo, el mismo que ahora pretende ser legalizado con la Ley ZIDRES.

Dicha Ley crea un marco institucional atractivo para la inversión capitalista en territorios y tierras consideradas “baldías” y “lejanas”; seguridad jurídica para los grupos que obtuvieron esas tierras de manera fraudulenta y para inversiones que llevarían a la extranjerización de la tierra; el tamaño de la propiedad y la escala de producción del proyecto indican el tipo de empresas convocadas que podrán cumplir con los requisitos de la ley. Sobre la propiedad contempla los contratos de arrendamiento, concesión u otras modalidades que impliquen su transferencia a manos privadas.

Preocupa la definición de los usos del suelo. En caso de que el baldío adjudicado haya tenido una explotación previa que no corresponda con la aptitud del suelo establecida por la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria, el proyecto productivo deberá incluir dentro de las actividades un plan gradual de reconversión.Queda así demostrado que las ZIDRES no producirán para el consumo en La Guajira donde mueren de hambre sus pobladores. Está claro que la inversión extranjera definirá el rubro de productos que siembra de acuerdo a sus necesidades comerciales en el mercado internacional,requerimientos alimentarios en sus países de origen y cuotas de los TLCs.

En la Misma dirección va el Diamante Agropecuario. “El Diamante Caribe y Santanderes de Colombia es un proyecto para acelerar la competitividad de este espacio e impulsar su papel como motor económico del desarrollo de Colombia, integrando propuestas estratégicas de intervención en el territorio y facilitando el acceso a las nuevas tecnologías digitales al servicio de la población.” Más de lo mismo convertido en promesas incumplidas del capitalismo. El tal Diamante está en el marco de los afanes espaciales del capital y de la tarea del Estado en la creación de condiciones favorables para la agricultura de exportación. Se trata de ofrecer continuidad en la adecuación de la política pública, el presupuesto, los macroproyectos de infraestructura, los usos del suelo y el ordenamiento territorial a la explotación de la naturaleza, de la tierra.

Ambos proyectos (ZIDRES y Diamante) son contrarios al Acuerdo de Reforma Rural Integral logrado en la Mesa de Conversaciones. Allí se contempla la distribución gratuita de la tierra; el acceso se complementa con créditos y subsidios. Así mismo se encuentran Planes de infraestructura, Planes sociales y de dignificación del trabajo agrario. En éste punto de la Agenda de Conversaciones, las FARC - Ejército del Pueblo presentamos 100 propuestas mínimas para de Desarrollo Rural y Agrario para la Democratización y la Paz con Justicia Social de Colombia. El documento compila las propuestas que realizaron las organizaciones campesinas y populares en los foros convocados para tal efecto y otras que hicieron llegar a la Mesa de conversaciones. En esa dirección proponemos que sean reconocidos y protegidos los territorios campesinos en las formas de Zonasde Reserva Campesina, de Zonas de producción campesina de alimentos y de otras modalidades de producción campesina del territorio.

La Zonas de Reserva Campesina son una expresión histórica organizada de las luchas campesinas por la reforma agraria que merece el respeto y reconocimiento por parte del Estado para contribuir a saldar la deuda histórica del Estado con elcampesinado. En la actualidad son un importante baluarte de la defensa del derecho al territorio, de la protección socioambiental y de la producción de alimentos, de cierre de la frontera agrícola, contra la concentración de la propiedad sobre la tierra y las presiones de cambio en su uso por proyectos minero energéticos, infraestructurales y de agrocombustibles. Son la mejor expresión existente de una sociedad rural organizada, basada en la cultura, el modo de vida y de producción campesinos, de apropiación social colectiva del territorio.

La creación de Zona de producción campesina de alimentos. Se crearán las Zonas de producción campesina de alimentos, en una extensión territorial no inferior a 7 millones de hectáreas. Las zonas se crearán con tierras redistribuidas de latifundios improductivos, ociosos o inadecuadamente explotados, expropiadas al narcotráfico, obtenidas ilícitamente mediante el ejercicio de la violencia, baldías, restituidas a los campesinos, o de minifundios. Dentro de sus propósitos se encuentran: garantizar el mejoramiento de las condicionesde vida y de trabajo de sus pobladores; contribuir a la reestructuración del minifundio y a la estabilización socioeconómica de la pequeña y la mediana producción campesina; evitar la concentración de la tierra en pocas manos; estimular formas asociativas, comunitarias o colectivas de la producción; propiciar producciones orgánicas y agroecológicas, principalmente de alimentos; garantizar producciones agrícolas basadas en el uso racional del agua; contribuir a la sostenibilidad socioambiental; estimular relacionamientos más equitativos de las comunidades campesinas y rurales con los centros urbanos. La Agenda de las FARC es la Agenda del pueblo. 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Videos