• 1

 


Esta narración que se refiere a los derroteros seguidos por el Frente Cacique Upar la iniciamos con el conocimiento de las pistas que en una memoria anterior se plasmaron respecto al surgimiento del 19 Frente y que muestran la existencia de un hilo conductor entre ellos.

Ahora reiniciamos con una nueva entrevista a Solís Almeida, de quien valiéndonos de su extraordinaria memoria y capacidad de relato, tomamos los datos más importantes para la reconstrucción  del pasado.


- DE LA CAUCHA A LA NEVADA:


Cuando el avión aterrizó en Santa Marta todavía venía masticando los recuerdos de los fríos días que permanecí en la Caucha recibiendo las orientaciones del Secretariado Nacional de las FARC sobre la tarea de instalar un nuevo Frente de Perijá.  Sería el mes de mayo de 1988, época en que se había realizado la Tercera Cumbre de la C.G.S.B. cuando una noche el mismo Camarada Jacobo Arenas y Alfonso Cano me despacharon para la Sierra Nevada con el fin de asistir al desdoblamiento del 19 Frente y a que asumiera la conducción  de  la  nueva estructura: el Frente 41 Cacique Upar.

Al llegar a la capital del Magdalena los contactos clandestinos del 19 me recogieron y me condujeron hasta el área del Frente en la Sierra. Es Ciro quien me recoge en un vehículo y me transporte a un lugar llamado Parranda Seca, donde de inmediato, luego de encontrarme y coordinar tareas con Adán Izquierdo, comandante del Prudencio Padilla en ese momento, partí a hacer un reconocimiento del área donde operaría el nuevo Frente y a conocer también a los combatientes.  Estuve por Media Luna, Becerril, Fundación, etc.

Al volver donde Adán con una imagen clara de los futuros guerrilleros del 41 y con una idea fresca del terreno que años antes, en el 82, yo había ayudado a penetrar, tuve la grata sorpresa de encontrarme con Oscar Narváez, ayudantía del Secretariado al que había conocido en el 81 haciendo un curso de Inteligencia que dictaron Manuel Marulanda, Jacobo Arenas y Martín Villa.  Con Oscar venía Pedro Jiménez a quien habían designado para integrar, también el Estado Mayor del nuevo Frente.  Ellos dos como enviados de la Dirección, Adán Izquierdo y Jairo Quintero como miembros del Estado Mayor del 19 Frente y yo como futuro comandante del 41 Frente nos reunimos para trazar las pautas de desdoblamiento: partición del personal, armas y recursos.  Se acordó que realizaríamos una acción de despedida y bautizo del 41 Frente que sería respuesta a la guerra sucia del Régimen.  Entre Aracataca, San Pedro, Bonda y Minca, se escogió esta última población como objetivo militar para nuestra acción.

Luego de realizar preparativos, el 8 de septiembre de 1988 unidades de los Frentes 19 y 41, ya estructurados cada uno con sus propios Estados Mayores y combatientes, accionaron sobre la población elegida en una operación exitosa y memorable que se denominó Operación Marcos Sánchez Castellón en homenaje a ese gran dirigente de la U.P. asesinado por los militares en Santa Marta.  Un nuevo Frente nacía en el Caribe, el Frente 41 Cacique Upar.

RELATO DE SOLIS ALMEYDA, noviembre de 1996.


- LA TOMA DE MINCA (Relato de Solís Almeyda).


Acababa de producirse el desdoblamiento del 19 Frente para dar origen al 41, al Cacique Upar.  Corría el mes de septiembre de 1.988 cuando tomamos la decisión final de entrar en acción.  Los E.M. de ambos Frentes habían planificado realizar una operación militar en momentos en que la tregua y los acuerdos de paz con el gobierno habían entrado en una profunda crisis.  La hostilidad del ejército y la insensatez gubernamental frente al proceso de paz eran evidentes.  La guerra sucia contra el pueblo se había recrudecido y por lo tanto nos tocaba comenzar a dar una respuesta clara de inconformidad frente a las violaciones de lo acordado en la Uribe.  Teníamos que comenzar a responder con fuerza a la violencia oficial desatada con saña contra quienes alentaban la consigna de la reconciliación nacional.

Echa la aproximación hasta el río Córdoba por trochas recién abiertas distribuimos la tropa en cuatro grupos.

  - En el sitio La Enramada quedaría el grupo de salud y cuidado de equipos  al mando de Salvador, el médico.

  - En la base de La Tagua quedaría un grupo de seguridad al mando de Mario Beltrán.  Esa era una base militar abandonada pero que tenía helipuerto y era posible que allí arribara ejército en el marco del operativo previsto.  La base fue minada.

  - Otra escuadra se ubicó en la Ye de la carretera que de Minca conduce a Cerro Kennedy, en el lugar que se bifurca hacia Los Galpones.

  - Hacia Minca, por la misma carretera avanzaron cinco grupos más, uno de los cuales debía adelantarse a volar un puente.

  - Otro grupo de seguridad iba al mando de Felipe.

  - Una escuadra de contención, al mando de Pedro Jiménez.

  - Un grupo de pintas y control de los pobladores fue integrado por Julio Gaviria, Sánchez y Simón.

  - Un grupo de asalto, a su vez dividido subdividido en tres, dirigido por Jairo Quintero, Ciro y Cristo.

  - Y el Puesto de Mando, donde íbamos Oscar Narváez, Adán Izquierdo y yo, con cinco guerrilleros más.

El operativo se desplegó a las 05:15, y en 45 minutos el puesto de policía fue demolido, rendidos los efectivos, capturados y tenidos como prisioneros de guerra por varios meses, y tomado el armamento, la intendencia y las municiones.

¿Pero por qué semejante despliegue nuestro para un objetivo que tan sólo tenía 10 unidades enemigas?  Pues sencillamente porque el problema no eran los policías sino la reacción del ejército que se preveía por lo que significaba Minca, como población relativamente cercana a Santa Marta, la guarida de la Primera División del Ejército.  En efecto, la respuesta fue violenta, nunca habíamos visto tanta agresividad.  Cansados y con sueño, pero con mucha moral, nos tocó sortear y combatir durante una semana un operativo enemigo por aire y tierra que abarcaba territorios de Parranda Seca, Corea, Cuatro Caminos, Siberia, etc. con descargue de tropas que pretendía taparnos todas las vías de retirada.

Pero cuando la guerrilla tiene el corazón del pueblo ganado, éste se convierte en la mejor montaña que la ampara y la auxilia.  Con la ayuda de la gente de la Sierra combatimos, hicimos innumerables bajas y nos retiramos triunfantes con dos guerrilleros heridos.

Esta fue la toma de Minca..., una odisea a la que denominamos Operación Marcos Sánchez Castellón, en homenaje a ese gran dirigente samario asesinado el 4 de agosto de 1.987 por el ejército en su misma ciudad natal.  En ella participaron decenas de combatientes, y fue el bautizo del 41 Frente Cacique Upar de las FARC-EP.
 
 
* Integrantes del Estado Mayor Central de las FARC-EP

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Videos